Suscriptor digital

En desuso, el Parlamento de la Unasur en Bolivia es ofrecido para actos escolares, asambleas y casamientos

La sede del Parlamento de la Unasur, en Bolivia
La sede del Parlamento de la Unasur, en Bolivia Crédito: Gza. El Universo
(0)
20 de septiembre de 2018  • 20:23

LA PAZ.- La recién estrenada sede del Parlamento de Unasur en Bolivia, vacía y sin uso a la vista, se convirtió en el reflejo de la decadencia del bloque regional, sin funcionar y con sus miembros en desbandada. Pero el presidente Evo Morales ya tiene alternativas para el edificio: actos escolares, asambleas sindicales y fiestas de casamiento.

"Así como la Casa Grande del Pueblo [sede de la presidencia bolivana] recibe eventos, promociones, matrimonios los sábados; quiero decir a los cochabambinos y a los bolivianos: si yo estuviera de promoción, haría [el acto de graduación] en esta sala, este año. ¿Por qué no?", declaró el presidente boliviano el día de la inauguración del edificio, en el municipio de San Benito, Cochabamba.

La oferta de usos alternativos del Parlamento de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) tuvo lugar la semana pasada, durante la inauguración de la sede, un complejo de tres edificios de cuatro pisos. En la ceremonia no hubo presencia de ninguno de los otros presidentes del bloque y tuvo muchas menos expectativas que cuando se puso la piedra fundamental del grupo, en 2008.

"Tenemos comedores, salas de debates, comisiones... todo completo. ¿Por qué no? Así otros sectores sociales, por supuesto, como los compañeros transportistas; cuando decidan hacer su congreso estaré presente para inaugurarlo", añadió Evo.

La obra, fuertemente criticada por la oposición boliviana, fue construida a un costo de 61,7 millones de dólares. El plan inicial era que en cada país sudamericano fueran elegidos representantes a este Parlamento, pero nunca se firmó un protocolo con este fin.

"Debería convertirse en un hospital", propuso, por su parte, la diputada opositora boliviana Shirley Franco, que también criticó a Evo por "el derroche de los impuestos".

Levantado sobre un terreno de 300 hectáreas en el municipio de San Benito, 45 km al sur de la ciudad central de Cochabamba, el fastuoso edificio de ventanales polarizados tiene un hemiciclo con capacidad para 136 parlamentarios.

Además, tiene oficinas administrativas, centro de convenciones con tres auditorios para 1300 personas, salas para teleconferencias, estacionamiento para 110 autos y helipuerto con capacidad para seis aeronaves.

Más allá de los salones vacíos del Parlamento, lo evidente es que el bloque -que integraban 12 países- cayó en una profunda crisis una década después de su formación bajo al impulso de los entonces presidentes Hugo Chávez , de Venezuela, y Luiz Inacio Lula da Silva , de Brasil.

Hace dos meses, Evo admitió que el bloque "está en crisis".

Unasur estaba conformada por los 12 países: la Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Surinam, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. Cercanos a Lula y Chávez eran Néstor y Cristina Kirchner, el expresidente ecuatoriano Rafael Correa y el propio Evo. Pero el bloque entró en crisis con el fin de la ola de gobiernos de izquierda.

Las divergencias se hicieron patentes en abril, cuando Brasil, la Argentina, Colombia, Chile, Perú y Paraguay suspendieron su participación hasta que sea elegido un nuevo secretario general en reemplazo del colombiano Ernesto Samper, que terminó su periodo en 2017.

Después Colombia fue más lejos: su nuevo presidente, Iván Duque, anunció el 10 de agosto que su país dejaría el bloque dentro de seis meses debido a su "silencio y complicidad" con la "dictadura" de Nicolás Maduro en Venezuela.

"Estamos a favor de mantener Unasur, pero con un nuevo formato. Más centrada, desideologizada y con métodos de gestión y de decisión que sean más eficaces", declaró el canciller brasileño, Aloysio Nunes.

Agrencia AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?