Suscriptor digital

Más por especulación que por factores reales, la soja trepó un 2,4% en Chicago

Con sus compras, los fondos de inversión lideraron el movimiento alcista
Con sus compras, los fondos de inversión lideraron el movimiento alcista
Dante Rofi
(0)
21 de septiembre de 2018  • 02:40

Con una mejora del 2,4%, la soja completó ayer la segunda rueda alcista consecutiva en la Bolsa de Chicago, tras una jornada que fue dominada por la especulación en torno de un eventual recorte (desde el mes próximo) de las tasas que China cobra a productos importados.

Si bien la información publicada por Bloomberg no precisó detalles sobre qué productos estarían incluidos en la medida, los administradores de los grandes fondos de inversión que operan en Chicago -se encuentran sobrevendidos en el mercado de soja- optaron por "comprar" el título de la noticia: "China planea una reducción amplia del impuesto a la importación". Eso, pese a la advertencia contenida en el artículo, en cuanto a que "todavía no está claro cómo la reducción planeada afectaría las importaciones de los Estados Unidos -si es que lo hace-, incluidos los aranceles chinos impuestos en represalia, en medio de la guerra comercial".

Al cierre de los negocios, las pizarras de Chicago reflejaron alzas de US$7,44 y de 7,45 sobre los contratos noviembre y enero de la soja, cuyos ajustes fueron de 312,41 y de 317,47 dólares por tonelada. Durante la rueda los fondos de inversión especuladores compraron cerca de 20.000 contratos, equivalentes a poco más de 2,7 millones de toneladas. Dicho movimiento duplicó al de la jornada anterior.

Otro "rumor" que alentó la actuación de los especuladores durante la rueda fue la posibilidad de que la Argentina importe soja de Estados Unidos para, "sin bajarla del barco", orientarla hacia puertos chinos.

"No podemos encontrar nada ligado con fundamentos del mercado para justificar la dimensión de este rally alcista", comentó antes del cierre de la rueda un operador estadounidense a un corredor argentino. Y añadió que parte de las subas estuvieron ligadas con la debilidad de dólar frente al euro (la relación pasó de 1,1676 a 1,1776, pero durante la rueda superó los 1,18) y con cuestiones técnicas, pero que lo central fue, "sencillamente, que los fondos se encuentran sobrevendidos".

Como factores estrictamente de oferta y demanda ayer se destacaron las fuertes lluvias que se registran en el centro-norte de Iowa y en el sur de Minnesota, que limitan el avance de la cosecha de granos gruesos, y el positivo reporte semanal sobre las ventas externas estadounidenses.

En ese sentido, el USDA relevó ayer negocios por 917.500 toneladas de poroto de soja, por encima de las 693.400 toneladas del trabajo anterior y de un rango previsto por los operadores entre 400.000 y 900.000 toneladas. Vale señalar que para cumplir con el actual objetivo de exportaciones 2018/2019, planteado por el organismo en 56,06 millones de toneladas, el promedio de ventas semanal debería rondar los 1,1 millones de toneladas.

Caída en la plaza local

La parcial apreciación del peso frente al dólar, que llevó la paridad entre ambas monedas de 39,01 a 38, les restó estímulo a los compradores y contribuyó con la caída del valor de la soja en la plaza física local.

Para el Gran Rosario, tanto la exportación como las fábricas ofrecieron 9500 pesos por tonelada, por debajo de los 10.000 y de los 9700 pesos propuestos anteayer por estos sectores, respectivamente. En Bahía Blanca el valor de la oleaginosa retrocedió de 10.000 a 9700 pesos. Así, los $10.000 solo se repitieron en Necochea, desde donde deben embarcarse 101.740 toneladas de poroto de soja antes del 8 del mes próximo.

Las lluvias mejoraron el estado del trigo

En su reporte semanal sobre cultivos, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires indicó ayer que las lluvias heterogéneas que cayeron sobre gran parte del área agrícola permitieron "mejorar en parte la condición de humedad en lotes sembrados con trigo" y ponderó el 50% de las 6.100.000 hectáreas implantadas en "estado hídrico adecuado a óptimo". Dicha proporción se concentra principalmente sobre el centro y el sur del país.

La entidad agregó que en el NOA las últimas lluvias llevaron alivio y recompusieron humedad en los lotes que hasta la semana pasada presentaban estrés hídrico. "De todas maneras, los cuadros más adelantados se encuentran comprometidos en su potencial de rinde, debido a que la etapa de espigazón transcurrió bajo una condición de humedad escasa", dijo la Bolsa.

Por: Dante Rofi
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?