Cardoso llama a la unidad del centro para frenar el crecimiento de Bolsonaro y Haddad

El expresidente Fernando Henrique Cardoso
El expresidente Fernando Henrique Cardoso Fuente: Archivo
Alberto Armendáriz
(0)
21 de septiembre de 2018  • 16:25

RÍO DE JANEIRO.- En un esfuerzo por quebrar la polarización derecha-izquierda que se afirmó en la campaña brasileña, el expresidente socialdemócrata Fernando Henrique Cardoso llamó a la unión de los candidatos de centro para evitar la victoria de una visión radical en las elecciones del 7 de octubre. Sin embargo, su convocatoria no fue bien recibida ni por los destinatarios de la convocatoria ni por los dos aspirantes que encabezan las intenciones de voto: el ultraderechista Jair Bolsonaro , del Partido Social Liberal (PSL), y el izquierdista Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT).

"Ante el dramático cuadro actual, o se busca la cohesión política con valentía para decir lo que ya se sabe y la sensatez para juntar a los más capaces para evitar que el barco naufrague, o el remiendo electoral de escoger entre un salvador de la patria o un demagogo, aunque bien intencionado, nos llevará a la profundización de la crisis", escribió Cardoso, de 87 años, en una "carta a los electores" .

En la misiva, el exmandatario, que gobernó Brasil entre 1995 y 2002, evitó referirse a los candidatos por su nombre; ni a Bolsonaro ni a Haddad, que se ubican en un primero y segundo puesto de preferencias con 28% y 16% de apoyo respectivamente, ni al resto, incluido el postulante de su Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el exgobernador de San Pablo Geraldo Alckmin, quien ocupa un distante quinto lugar, con 9%, detrás del exgobernador de Ceará Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT), con 13%, según la última encuesta de Datafolha. Ya más atrás se alinean la ecologista Marina Silva, de la Red Sustentabilidad, con 7%; João Amoedo, del partido Novo, y Alvaro Dias, de Podemos, ambos con 3%; Henrique Meirelles, del oficialista Movimiento Democrático Brasileño, con 2%; y Guilherme Boulos, del Partido Socialismo y Libertad, con 1%.

"Si los candidatos que no apuestan por soluciones extremas no se reúnen y deciden apoyar a quien tenga mejores condiciones de éxito electoral, la crisis tenderá ciertamente a agravarse", señaló Cardoso, para quien todos los brasileños son responsables de evitar ese camino. "Es eso lo que está en juego: el pueblo y el país. La nación es lo que importa en este momento decisivo", subrayó.

En alusión a Bolsonaro, convaleciente en un hospital de San Pablo tras sufrir un atentado el 6 de septiembre durante una manifestación callejera, escribió: "La gravedad de que una cuchillada con intenciones asesinas haya herido a un candidato que está al frente de los sondeos debería servir como grito de alerta; basta de predicar el odio, tantas veces estimulado por la propia víctima del atentado". Y añadió que el hecho de que Bolsonaro "tenga como principal opositor a quien representa a un líder preso por acusaciones de corrupción muestra el punto al que llegamos", en referencia a Haddad, quien el 11 de septiembre fue elegido por el PT para reemplazar a Lula, impugnado por cumplir una condena a 12 años de prisión por corrupción.

De inmediato, la carta no tuvo la reacción positiva esperada. Desde las propias filas del PSDB, Geraldo Alckmin señaló que aunque concuerda plenamente con el espíritu reflexivo del mensaje de Cardoso no piensa convocar a sus rivales moderados de centro. "No voy a buscar candidatos, porque la idea es una reflexión junto al electorado", dijo, y confió en que los próximos 15 días depararán sorpresas en las encuestas.

Por su parte, Gomes respondió con dureza. "Creo que Cardoso debería ser recatado; uno de los responsables de esta tragedia es él", aseguró en referencia al apoyo que el PSDB dio al impeachment a la destituida presidenta Dilma Rousseff y luego al gobierno del actual mandatario Michel Temer. "Cardoso es un encantador de serpientes. Quiere ver si crea alguna forma de resurrección de la candidatura del PSDB", agregó.

Alvaro Dias, en tanto, propuso que Alckmin abandone su postulación como prerrequisito para buscar una candidatura conjunta alternativa. Y recordó que el PSDB ha perdido ante el PT desde 2002.

La presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, también se sumó a las críticas. "¡El hombre de las élites quiere juntar a los sensatos para las elecciones! Aquellos que no aceptaron el resultado de las urnas en 2014, dieron el golpe, fueron para el gobierno Temer y aprobaron las reformas que tiraron al país en la crisis.Vergüenza ajena debería darles. Bolsonaro es una consecuencia de los socialdemócratas", afirmó.

Sin citar al expresidente, Bolsonaro escribió en su página oficial una respuesta a la carta de Cardoso. "Intentaron sacarnos de la disputa cobardemente, pero el esfuerzo de cada uno, aún en el momento más crítico, sólo nos afirma más. Estamos demostrando que es posible vencer sin vender el alma, sin mentiras, y eso nadie lo podrá borrar. ¡Vamos para adelante! Basta de facciones que comanden a Brasil", exhortó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.