Juan Pablo Basso: "Bajamos los precios para seguir vendiendo"

El desarrollador reconoce que la decisión de ajustar los valores por la turbulencia cambiaria le permitió mantener el ritmo del negocio
El desarrollador reconoce que la decisión de ajustar los valores por la turbulencia cambiaria le permitió mantener el ritmo del negocio Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Carla Quiroga
(0)
22 de septiembre de 2018  

El mercado inmobiliario sigue generando oportunidades", afirma Juan Pablo Basso director de Basso, la constructora fundada hace más de 50 años por su abuelo. Inquieto, el joven fue uno de los principales impulsores de la diversificación de la empresa al negocio inmobiliario. "Tomamos la decisión hace tres años", recuerda. Con una historia que suma más de 20 proyectos desarrollados entre Belgrano y Vicente López, hoy Basso reconoce tener el foco en tres emprendimientos que están en plena ejecución, todos en zona Norte. Uno de ellos ubicado en la avenida San Martín, en el predio en donde funcionaba el famoso restaurante alemán Zur Eiche. El otro, un edificio de studios ubicado a pocos metros del cruce de la avenida Libertador y la General Paz. "Nos posicionaros en buenas ubicaciones con productos diferentes a los que hay en la zona", confiesa la estrategia el hombre que forma parte de la tercera generación de la empresa familiar. "En este caso, son unidades de entre 35 y 45 metros cuadrados en un área en la que hay oferta de pisos de más de 200 metros cuadrados. Construimos oficinas para pequeñas empresas o emprendedores. Es un negocio en el que el metro cuadrado se está alquilando a US$20, 25, con una renta que oscila entre 4 y 5 por ciento, aunque con la devaluación está cayendo a 2,5 o 3 por ciento", aclara.

-¿Por qué tienen el foco en el Norte?

- En Vicente López hay oportunidades. El nuevo Código de Urbanismo que avanza en la Capital Federal está generando que muchos desarrolladores estén migrando hacia esta zona. Los precios de los terrenos de la avenida Maipú, beneficiada por el metrobús se están acercando a los que tienen las tierras en la avenida Libertador, en donde las incidencias alcanzan los US$1000 por metro cuadrado. De todas formas, este último es un corredor que ya está sobre ofertado con un valor de pozo que arranca en los US$3500/m2. Por otra parte, Vicente López es un mercado en el que vive gente de toda la vida, muy localista. Muchos de ellos atraviesan la etapa del nido vacío y dejan las grandes casas para mudarse a departamentos grandes. Por eso en el proyecto de la avenida San Martín generamos departamentos de hasta 150 metros cuadrados con toilette, vestidores y terrazas de hasta tres metros cuadrados en donde el metro cuadrado varía entre US$3000 y US$3200. Pero, sin duda, el caso más emblemático en el que trabajamos es el proyecto de US$15 millones de costo que estamos construyendo en la estación Aristóbulo del Valle.

-¿Por qué es el más emblemático?

-Compramos una casona del 1900 lindera a la estación de tren que tenía una torreta en la que en su piso superior funcionó el primer observatorio de Vicente López. Es un área del barrio muy tradicional, allí funciona la librería Sudestada en donde Federico García Lorca tomaba café. Hay una magia especial que vamos a mantener. De hecho la torreta quedará y allí funcionarán los amenities del emprendimiento: desde un café hasta un espacio de coworking. En este caso estamos armando unidades chicas con tickets que parten desde los US$99.000. Vendemos a precio final cerrado en dólares. Con la devaluación, bajamos 5 por ciento los valores y logramos mantener el ritmo de las ventas. En dos meses y medio colocamos el 20 por ciento del proyecto.

-¿Por qué apostaron a unidades pequeñas si la demanda es de familias que se achican?

-Es un modelo diferente, apostamos al coliving pero adaptado a la idiosincrasia argentina. A diferencia del mundo, en el que avanza la construcción de proyectos con unidades tipo habitaciones con ocupantes que comparten baños y cocinas, en nuestro país nos gusta escriturar la propiedad. Entonces generamos amplios espacios comunes con amenities que van desde sala acústica hasta cafetería y gimnasio. Es un producto para el inversor que apuesta a la renta temporaria que se alquila a través de las plataformas digitales, un negocio que deja una renta de más del 6 por ciento anual en dólares.

-¿Cuál cree que será el potencial de revalorización del metro cuadrado?

-Para cuando esté finalizado, en 2020, el metro rondará entre US$4000 y US$4500. Hay inversores que entran en pozo y salen cuando se termina el proyecto y obtienen un margen del 30%.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.