Suscriptor digital

De los lectores: cartas & mails

(0)
22 de septiembre de 2018  

Contratos del Estado

El festival de coimas en la obra pública puesto al desnudo por un brillante periodista a partir de las anotaciones de un disciplinado chofer, mostró que en la pista de la corrupción bailaban abrazados políticos y empresarios. El avance del proceso penal puso a la Argentina frente al típico dilema: practicidad o ley. La genuina preocupación por los trabajadores de las empresas corruptas -nadie quiere obreros en el paro- hace que entre políticos, funcionarios y el periodismo en general se promueva e instale la idea de que la empresa no puede ser sancionada, y que la solución es alejar a una sola persona -el director "arrepentido"- de la administración de la compañía. Pero la solución legal sería dejar sin efecto las obras adjudicadas por los vicios constatados en la contratación y licitarlas nuevamente. Hay empresas y empresarios, locales y extranjeros, serios y honestos, que podrían ejecutar perfectamente las obras que la banda de corruptos cooptó. Si se mantienen los contratos, los accionistas de esas empresas seguirán enriqueciéndose a costa de un Estado pusilánime, que no se atreve a aplicar la ley, que se conforma cortando una sola cabeza de la hidra venenosa.

Tomás Young

DNI 17.692.129

Jueces contaminados

Trabajo en la Justicia. Tengo el gusto de conocer a jueces nacionales de la Capital Federal con una carrera íntegra, intachable y honesta. Lo digo con certeza absoluta. Si hubiera alguna ilegalidad en alguna causa lo notaría hasta el ordenanza de cualquier juzgado. Es por ello que puedo afirmar que para descontaminar la Justicia Federal es necesario e imprescindible el traslado de la Justicia nacional en lo criminal y correccional a la Justicia Federal. En esa jurisdicción no hay personas contaminadas por la política o que deban favores. Con eso se soluciona la injusticia de esa jurisdicción y que tanto se critica en la Argentina. Allí nunca suena el teléfono de ningún otro poder del Estado, solo llaman por cuestiones jurisdiccionales. La Justicia es un servicio, como la luz, pero protege bienes jurídicos como la vida y la libertad, por eso tiene que ser de calidad. ¿Cómo puede ser la cantidad de contratos que la Corte Suprema otorgó a la Justicia Federal? Se ignora el colapso que hay en la Justicia nacional, donde se juzga desde homicidios agravados hasta abusos.

Sebastián J. Arzuaga Paz

DNI 31.651.756

Derecho a la protesta

El martes pasado, a las 14.20, ingresé a la estación de subte Avenida de Mayo para concurrir al médico. Ya en el túnel me encontré con un enorme cantidad de personas. La mayoría mujeres con niños. Iban a la protesta que minutos antes había presenciado sobre la 9 de Julio. No solamente los vi; también los escuché y pude comprobar lo que muchos ya me comentaron: la mayoría no eran argentinos. Entiendo que en la Argentina las personas tienen el derecho a peticionar a las autoridades. Lo que con seguridad no está escrito en la Constitución es que los extranjeros puedan hacer lo mismo. Y también me pregunto si estas personas son beneficiarias de algún plan social y si no lo son, la pregunta es: ¿quién les paga?

María Laura Piola

DNI 5.638.442

Es un desacierto la intervención de jurados populares para el juzgamiento de delitos penales de acción pública en nuestro país, sin que esté debidamente acreditada la aptitud cultural y madurez de la ciudadanía para acometer estos desafíos. No entiendo la apreciación del ministro de Justicia cuando dice que estos son el resultado de una "construcción colectiva", cuando a mi entender no existió ni existe tal reclamo de la población. Este mecanismo legislativo se enmarca en el recurrente afán de transpolar instituciones extranjeras, especialmente norteamericanas, como en este caso, sin atender las costumbres y tradiciones propias locales. En Estados Unidos esto obedece, como es sabido, a una antigua y rica práctica de participación popular, en donde seguramente funciona muy bien? También existe la elección popular de los jueces (!), que aquí sería imposible. Si para muestra basta un botón, tenemos el juicio del carnicero, en donde pese a estar probada la autoría material del entonces procesado, fue declarado "no culpable" sin dar fundamentos. Entiendo que en el modelo norteamericano, el juzgamiento de la culpabilidad lo hacen los jueces técnicos, y el jurado se expide sobre la existencia del hecho y la autoría del acusado. Pronunciarse sobre la culpabilidad, o sea, el encuadramiento legal, exige conocimientos jurídicos que no son atributos de los legos.

Víctor Manuel Monti

Exfiscal federal

victormanuelmonti@gmail.com

Posturas partidarias

El funcionamiento del sistema democrático prevé que los partidos políticos condensen distintas propuestas y valores, y que el electorado elija a sus representantes según sus preferencias. Este esquema es solo posible si estas agrupaciones muestran un funcionamiento orgánico claro, con autoridades visibles que toman una determinada posición en nombre del partido ante cada tema trascendente. Resulta entonces sorprendente que dos temas importantes de nuestra realidad política no hayan originado posturas concretas de parte de la oposición.

El primero surge de la abrumadora revelación de ilícitos cometidos por la gestión anterior, donde estuvieron implicados funcionarios y empresarios en una magnitud nunca vista. El segundo tema es la abusiva conducta de distintos grupos sociales que, con variados reclamos, asumen provocativamente la delictiva conducta de cortar las calles de la ciudad. Estas situaciones dieron origen a sendos editoriales de la nacion, pero sorprendentemente, no hubo ninguna manifestación oficial de condena de parte de los partidos que conforman la oposición. Ambos problemas implican graves delitos que exigirían una definición de estas organizaciones, bajo la sospecha de que entre sus valores no figura el apego a la ley.

Juan Carlos Ardalla

DNI 6.645.102

Prioridad del peatón

Hace unos meses observé una cantidad importante de carteles colocados en varios semáforos de la ciudad con la leyenda: "Al girar, prioridad peatón", y lo entendí como un buen mensaje para quienes conducimos a diario. Basta haber viajado a Chile -por citar un ejemplo cercano- para observar que los conductores respetan al peatón cediéndole el paso al frenar en aquellas esquinas en las cuales no hay semáforos, y al mismo tiempo ver que los peatones son igual de respetuosos con los automovilistas, cruzando siempre por donde corresponde y esperando su turno cuando el semáforo les indica que el paso lo tienen los conductores. Que las personas de a pie tienen prioridad es casi una obviedad, pero no es algo absoluto. Esta prioridad ocurre siempre y cuando no haya un semáforo que determine cuándo tiene paso el automovilista y cuándo la persona que desea cruzar una calle o avenida. Con sorpresa advertí que los carteles en cuestión fueron reemplazados por unos similares, pero con una leyenda diferente, la cual afirma: "Siempre, prioridad peatón", dando a entender que el peatón puede cruzar la calle aun cuando el semáforo que le corresponde esté en color rojo, en pocas palabras, en cualquier momento. Pocos días después, al pasar con mi auto con el semáforo en verde en una de esas esquinas, una persona que cruzaba de manera incorrecta me insultó y me señaló el cartel con su mano.

Espero que las autoridades de la ciudad corrijan semejante error y eviten accidentes innecesarios. Quiero creer que la medida fue una equivocación y no parte de la demagogia habitual que nos tienen acostumbrados los políticos, generando confusión y castigando a los automovilistas con normas que exceden el sentido común.

Ezequiel Fernández

DNI 27.745.102

Recortes del PAMI

Tengo 80 años y desde hace un año dejé de caminar. Esta inmovilidad hace que deba utilizar pañales para adultos, que son entregados por PAMI. Pero no puedo acceder al beneficio del máximo de unidades que pueden otorgarme (240), que son los que necesito. Este pedido lo presentamos con mi hija ante la oficina de la delegación de Morón, con el certificado médico donde se indicaba esa cantidad. Paro otorgármelo me exigen el certificado de discapacidad, a pesar de que estoy en silla de ruedas y me resulta sumamente engorroso hacer dicho trámite, por motivos obvios.

Es triste llegar a la ancianidad en estas condiciones, con una jubilación mínima de 8394 pesos y recortes en los medicamentos que tomo para el corazón y la presión, los cuales hasta el mes pasado eran cubiertos al 100% y ya no. Mi mayor deseo es que el PAMI delegación Morón pueda atender mi pedido, para poder vivir con la mayor dignidad posible mis últimos años.

Ana María Cuello

gabydocumentalista@gmail.com

Grúas de tránsito

Recientemente se viralizó una filmación cuando una grúa se llevaba un auto y le causaba daños. A quienes conducen estas grúas no les importa ordenar el tránsito. Lo que quieren es llevar muchos autos, en el menor tiempo posible, y así cobrar más. Por eso recurren a los lugares más fáciles y rápidos para poder cumplir ese fin. No van a los lugares de mucho tránsito, porque tardan mucho en sacar los autos y llevarlos.

Los domingos a la mañana, por ejemplo, en la calle French, entre Azcuénaga y Junín, no pasan colectivos, tiene muy poco tránsito y en un rato se llevan muchos autos mal estacionados, pero que no molestan a nadie. No es la forma de educar y ordenar el tránsito.

Marcelo Rojas Panelo

DNI 10.650.453

En la Red

Facebook

Doce puentes colapsaron en Tucumán desde 2015

"Desastre hizo el kirchnerismo con la obra pública"

Mirta Scolamiero

"Bien se dice que la corrupción mata y lo hace sin discriminar, tanto a trabajadores, gente común o fiscales"

Luis Gonzalo Gainza

"Ahí está la corrupción? Quienes se perjudican son los trabajadores, por favor"

Delia Barrera

"Solo muerte. ¡La corrupción mata! Vergüenza e indignación. Hartazgo y hastío"

Marta Colonna

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?