Suscriptor digital

José López: el miedo del subordinado y el misterio de los bolsos

Fuente: Archivo - Crédito: Fabián Marelli
(0)
24 de septiembre de 2018  

José López, el hombre que saltó a la fama por arrojar bolsos llenos de dólares hacia un convento , se convirtió en el verdugo clave de Cristina Kirchner , su jefa durante años. Ante el juez Claudio Bonadio , el exsecretario de Obras Públicas la acusó de ser la dueña de aquellos fondos que intentó ocultar en 2016, cuando fue detenido. Dijo que no había hablado antes porque tenía miedo. "Por temor a Cristina Kirchner, persona muy vengativa", declaró, según consignó el juez.

López dio detalles sobre el sistema ilegal de recaudación y a cambio el juez homologó su acuerdo como arrepentido. Esos dichos conforman un elemento central para el procesamiento de Cristina como jefa de una asociación ilícita.

López ratificó la información brindada por Carlos Wagner, extitular de la Cámara Argentina de la Construcción, quien había relatado cómo funcionaba la cartelización de la obra pública. Explicó que tenía un celular que le había dado Daniel Muñoz-secretario privado de Néstor Kirchner -, en el que recibía llamadas de personas que él "desconocía", para consignar la cantidad de dinero que entregarían. Las entregas se hacían a Muñoz "de dos a tres veces por semana". "Mi relación con Kirchner era de jefe; nuestra relación era estrictamente laboral", declaró.

Cuando Cristina fue consultada, el año pasado, sobre los bolsos con 9 millones de dólares que había revoleado López en un convento de monjas en General Rodríguez, contestó que lo odió. "Lo odié, lo odié como pocas veces odié en mi vida".

Sin embargo, la información que brindó López en la causa comprometió a la expresidenta en ese episodio. Detalló cómo se coordinó "mover" el dinero que él llevó al convento. Consignó que quien se contactó con él para organizar el traslado de dinero fue Fabián Gutiérrez, exsecretario privado de Néstor y Cristina Kirchner. "El encuentro (con Gutiérrez) se llevó a cabo en el hotel NH, conocido como City Hotel, y me manifestó que debía cambiar de lugar un dinero. Supuse que se trataba de una suma grande", dijo.

Aludió también a Máximo Kirchner , hijo de los expresidentes, de la siguiente manera: "Lideraba todo, pero estaba mucho en Santa Cruz ".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?