Suscriptor digital

Cuaderno 1: un prólogo discreto que reflejó el vínculo cercano con De Vido

Centeno inauguró sus anotaciones con registros detallados de los viajes que hacía con sus jefes, además de actividades no oficiales, como trasladar a la madre del ministro
Centeno inauguró sus anotaciones con registros detallados de los viajes que hacía con sus jefes, además de actividades no oficiales, como trasladar a la madre del ministro Fuente: DyN - Crédito: LILIABNA SERVENTE
Alan Soria Guadalupe
Candela Ini
(0)
24 de septiembre de 2018  

Este anotador de 80 hojas y tapa blanda roja es el que da el puntapié inicial a la detallada descripción de lugares, personas, bolsos, bolsas y millones de dólares que pasaban de manos de contratistas del Estado a Roberto Baratta , uno de los integrantes de la segunda línea del superministro de Planificación, Julio De Vido , y que -según la causa- llegaban a manos del matrimonio Kirchner .

En esta etapa, que va del 2 de febrero al 16 de octubre de 2005, cuando el kirchnerismo transitaba sus primeros años en el poder, Centeno todavía trabajaba exclusivamente para De Vido y, si bien realizaba viajes frecuentes junto a Baratta, el vínculo con el exsubsecretario de Coordinación todavía distaba de ser el que tendría más adelante, cuando la maquinaria de recaudación de sobornos de los empresarios ya estaba aceitada.

Entrevista exclusiva con el hombre que entregó los cuadernos

15:28
Video

La dependencia de De Vido se traduce en las páginas del anotador. Se detallan incluso traslados ligados a la madre del ministro, Celina Esther Noé, de apodo Chela. Llegó a entablar con ella una relación cercana a partir de sus viajes al hospital Fleni, donde se atendía la mujer. De esa manera también construyó el vínculo de confianza con De Vido.

Diego Cabot: "Tengo muchas dudas respecto a quién es Centeno"

05:41
Video

El primer anotador de los ocho que integran los cuadernos de las coimas ya develaba el patrón de minuciosidad casi obsesiva que Centeno tenía para dejar asentadas sus actividades diarias mientras estaba bajo las órdenes de De Vido. Registraba desde la salida y el regreso a su casa hasta cuando iba a buscar el auto a un estacionamiento o cuando llevaba el vehículo al mecánico.

Esos detalles dejaron en evidencia que el titular de Planificación aprovechaba los servicios del chofer ya no solo para tareas ligadas a la actividad oficial del ministerio, sino que se le solicitaban traslados para cuestiones personales, algo que en adelante se haría más explícito.

El remisero fiel: del 23 de marzo al 16 de octubre de 2005

80 viajes registrados: las primeras anotaciones de Centeno se realizaron en un anotador pequeño y breve, a diferencia de los cuadernos que usó después.

Nombrados:

  • Julio De Vido, ministro de planificación: el relato del chofer en las primeras páginas permite deducir el tipo de relación cercana que mantenía con el ministro
  • Roberto Baratta, subsecretario de coordinación: aunque aún no tenía una relación aceitada, en ese tiempo Baratta realizaba varios viajes
  • Celina Noé, madre de De Vido: Centeno había establecido un vínculo cercano con Chela, a partir de sus reiterados traslados al hospital

Claves:

  • La trama de corrupción aparece en ciernes en este anotador, si se lo compara con las obsesivas descripciones del resto de los cuadernos de las coimas, escritos durante los años posteriores
  • En este tiempo, el kirchnerismo transitaba su segundo año de mandato y se asentaba en el poder
  • Las primeras anotaciones de Centeno también revelan que sus servicios eran utilizados para fines personales, como los traslados de la mamá de De Vido al hospital o servicios de mecánica del auto

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?