Suscriptor digital

Apuntan a limitar la expansión monetaria

Fuente: Archivo - Crédito: Martín Acosta/REUTERS
Javier Blanco
(0)
22 de septiembre de 2018  

La versión remozada del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) no solo significará el final del dólar "libre", sino que trae consigo la partida de defunción de las metas de inflación como esquema de manejo de la política monetaria, la que pasará a estar regida de aquí en más por un control trimestral de los agregados monetarios.

Así lo logró establecer LA NACION tras variadas consultas con fuentes oficiales y privadas que están al tanto de las negociaciones, que avanzaron mucho en los últimos días, y darían la posibilidad de un anuncio a mitad de la próxima semana.

La conducción del BCRA logró convencer a la misión del FMI que se encuentra en Buenos Aires sobre la necesidad de acotar la volatilidad del tipo de cambio, al menos por un tiempo prudencial, para tener chances de reencauzar una economía que, por la escalada sostenida y desbocada del billete, se había quedado sin precios de referencia.

Será volver a un esquema de "flotación sucia" o controlada del tipo de cambio, que pasaría a moverse solo dentro de una banda con piso y techo que fije (no necesariamente de manera explícita) el BCRA de acuerdo con sus objetivos de inflación o de manejo macroeconómico. Así, la entidad podría señalarle al mercado el nivel del tipo de cambio mediante intervenciones de venta (para limitar el alza) o de compra (para contener la baja) de reservas, si lo considerase necesario.

A cambio del grado de libertad que recupera para operar en materia cambiaria, el BCRA debió aceptar que los auditores impongan una serie de metas de expansión controlada en los agregados monetarios que estén en línea con la proyección de una inflación del 23% anual para 2019, ya plasmada en el proyecto de presupuesto para ese ejercicio que el Gobierno giró días atrás al Congreso para su tratamiento.

Dicha concesión no fue costosa para Caputo , que ya había dejado al esquema de metas de inflación "en suspenso" desde que asumió en el BCRA, dada la emergencia y la imposibilidad de fijar con certeza dichas metas por la dinámica que había tomado la devaluación del peso.

Mayor control del circulante

El funcionario había confesado anteayer ante operadores cambiarios y bursátiles y gerentes de fondos de inversión que el nuevo acuerdo avanzaba en cubrir las dudas que habían aparecido en el mercado durante agosto al avanzar en la solvencia y en un esquema monetario y cambiario coherente con el objetivo de estabilizar el mercado para poder devolverle algo de previsibilidad a la economía.

"Allí recordó que estos dos últimos puntos serán su responsabilidad y se mostró convencido de que los avances acordados en la negociación van a despejar todas las dudas", refirió Norberto Sosa, director de Invertir en Bolsa (IEB), uno de los asistentes a la reunión de anteayer en el BCRA.

"Se habla de ir a un esquema de metas cuantitativas de agregados monetarios, definidas en función del M2, es decir de los medios de pago [circulante más dinero depositado en cuentas a la vista y, por lo mismo, con opción a agregarse al circulante]. Fijar objetivos explícitos al respecto serviría para disipar las dudas que aún quedan sobre cómo van a manejar la etapa final del desarme de Lebac o la administración de la bola de Leliq, que es parte de ese reemplazo, o la baja de encajes, para que eso no provoque gran expansión monetaria", refirió Alejandro Henke, de Proficio Investment.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?