Suscriptor digital

Los 8 jugadores que van a dejar su huella en el superclásico

Agustin Rossi perdió su puesto por flojos rendimientos y ahora vuelve por la lesión de Andrada
Agustin Rossi perdió su puesto por flojos rendimientos y ahora vuelve por la lesión de Andrada Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Ariel Ruya
(0)
21 de septiembre de 2018  • 23:59

El partido que se jugará este domingo en la Bombonera tendrá múltiples desafíos; más allá de que la prioridad de Boca y River es la Copa Libertadores, el clásico invita a seguir de cerca los desempeños de Rossi, Izquierdoz, Barrios, Pavón, Armani, Ponzio, Palacios y Pratto.

Agustín Rossi

Vuelve desde las sombras, con la posibilidad de reinventarse

Es una incógnita, después de haber perdido el puesto debido a las fallas que mostró en el arco xeneize. Es bicampeón del fútbol argentino, de apenas 23 años, pero pocas veces estuvo a la altura del desafío. La llegada de Esteban Andrada se debió a que perdió apoyo en todos los órdenes. Primero aparecieron los murmullos en las tribunas. Luego, Guillermo Barros Schelotto declinó en su intento de protegerlo. Habrá que ver si luego de haber estado tantas semanas sentado en el banco de suplentes -su última actuación fue ante Alvarado, por la Copa Argentina y este domingo se cumplirán 53 días de aquel partido- su figura recuperó la seguridad de otro tiempo. "Rossi es y será el arquero", asegura el DT.

Carlos Izquierdoz

Seguridad y pelota parada, justo lo que hacía falta

Hace poco menos de tres meses, el zaguero se presentó en Boca luego de una operación millonaria: casi 6 millones de dólares le pagó a Santos Laguna, de México. Un mes atrás, sufrió un desgarro en la sorpresiva derrota contra Estudiantes por 2 a 0, lo que provocó un sismo por el dinero pagado y por los pocos minutos jugados. Se recuperó, exhibió un nivel aceptable y hasta marcó un gol: el del triunfo frente a Argentinos, una semana atrás. Es el líder indispensable de una línea de fondo que pocas veces ofreció garantías, sobre todo en la pelota parada, un sufrimiento que parece olvidarse hoy en la Ribera. Su solidez es contagiosa: se respira un aire de solvencia desde la última línea.

Cristian Pavón

El delantero preferido del Mellizo, que siempre responde

Un año atrás, se conoció un video que causó furor en las redes sociales: un joven Pavón reconocía su simpatía por River. En tiempos de efervescencia mayúscula, el delantero debió aclarar el asunto. "Desde que llegué a Boca, me siento un hincha más. Estoy agradecido a la gente, que siempre me apoyó. Son cosas que les pueden pasar a todos. Lo pasado, pisado", aceptó. Más allá del sentimiento, Pavón suele parecer un hijo pródigo xeneize: es un wing como los de antes, marca goles, tiene habilidad y afinó la puntería en los centros. Fue parte de la experiencia en Rusia 2018 y, ahora, Arsenal, de Inglaterra, pagaría la cláusula fijada en 50 millones de euros. Ya le marcó a River en el torneo local: en un 2-0 jugado en 2015.

El gol de Pavón a River en 2015

Wilmar Barrios, fundamental en el mediocampo de Boca
Wilmar Barrios, fundamental en el mediocampo de Boca Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Wilmar Barrios

El N°5 que corre, quita (sin faltas) y juega cada día mejor

Es el corazón del equipo, el más querido en tiempos recientes. Juega simple, directo, sin vueltas. Se acomoda cerca de los zagueros y recupera el balón. Se acerca a la zona de creación y se convierte en una punta de lanza. El colombiano tiene las características del volante central que enamora a los hinchas xeneizes: deja la sensación de que nunca juega mal y que los desafíos mayúsculos fueron hechos a su medida. El paso por el Mundial le dio mayor roce internacional y aprendió otros elementos indispensables del juego, como jugar sin el balón o robar sin infracciones. El miércoles pasado, en la Bombonera, se arrojó sobre el césped y evitó un tanto de Rafinha para Cruzeiro. "Fue como un gol", aceptó.

Franco Armani

Una prueba de fuego para una figura casi imbatible

Será la primera vez que va a jugar en la Bombonera. Su aura de imbatibilidad no solo provoca serenidad en sus compañeros: también nerviosismo en los adversarios. La atajada frente a Emmanuel Gigliotti, en el 0-0 con Independiente, por la Copa Libertadores, dio la vuelta al mundo. Volvió a convertirse en una figura excluyente y dejó una vez más el arco en cero. Lleva 30 partidos en River y en 19 terminó con el arco invicto; apenas le marcaron 13 goles. Estuvo 965 minutos sin recibir tantos; Nicolás Blandi cortó la serie en el 1-1 ante San Lorenzo. En Rusia, sufrió en el 4-3 con Francia; acá, los hinchas rivales suelen cuestionarlo, pero su figura se agiganta. Fue decisivo en el 2-0 sobre Boca en la Superfinal.

Exequiel Palacios

La nueva joya de nuestro fútbol que supera cada meta

Tal vez, es la mayor sorpresa del fútbol doméstico de los últimos meses. A los 19 años, encontró el punto exacto de maduración para un volante ideal para estos tiempos: piensa, juega, corre y marca. Representa el último gran acierto de Marcelo Gallardo: hasta tuvo una actuación positiva en la última gira del seleccionado, ahora con Lionel Scaloni en la conducción. "A Palacios lo reté cuando debía retarlo", contó el DT, paternal, en días de excesiva exposición. Es uno de los puntos más altos -e inesperados- del semestre Millonario y dejó a un costado a hombres experimentados, como Nacho Fernández o Enzo Pérez. La Bombonera será una nueva escala para su calibre, que parece no tener techo.

Exequiel Palacios, una de las grandes apariciones de River en estos meses
Exequiel Palacios, una de las grandes apariciones de River en estos meses Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Leonardo Ponzio

Símbolo de una era exitosa, sabe cómo jugar los clásicos

Es el símbolo Millonario de los últimos años, el DT dentro del campo de juego y el motor del equipo en el arte de la contención y el fervor. Clave en los históricos duelos coperos contra los xeneizes -con algún exceso de rigor físico, no siempre alertado por las autoridades-, en la antesala de las exitosas Sudamericana 2014 y Libertadores 2015; en los campos adversarios y frente a los grandes equipos suele agrandarse. Le falló el pulso en el cruce con Racing y recuperó su sapiencia contra Independiente, en los choques coperos en Avellaneda. En el último súper doméstico, marcó un golazo en el Monumental, en el triunfo de Boca por 2 a 1. "No importa cuántos hayas jugado, se viven distinto", asegura.

El gol de Ponzio a Boca en 2017

Lucas Pratto, en medio de una polémica por hablar del "carácter" de River
Lucas Pratto, en medio de una polémica por hablar del "carácter" de River Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Lucas Pratto

El pasado, el "carácter" y un partido que puede marcarlo

Tuvo un fugaz paso por Boca, en la temporada 2009/2010: 22 minutos repartidos en un 0-0 con Huracán y una caída por 2 a 1 con Independiente. Casi una década después y con una cifra millonaria, el delantero juega en River, pero con condimentos más colectivos que individuales. Más sacrificio, menos goles (9 tantos y 10 asistencias). Días atrás, abrió la puerta de la polémica. "Tenemos más carácter que el resto de los equipos", advirtió, lo que provocó una seguidilla de críticas xeneizes y, también, internas. "Fue una cosa innecesaria, no es nuestro perfil", aclaró Gallardo. Será uno de las piezas más observadas en la Bombonera y tendrá la posibilidad de ingresar en el corazón de los fanáticos de la banda.

Por: Ariel Ruya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?