Condenaron a seis prefectos por torturas en la villa Zavaleta

Recibieron penas de hasta 10 años de prisión por atacar a dos jóvenes
(0)
22 de septiembre de 2018  

Seis prefectos fueron condenados ayer con penas de hasta 10 años de prisión por torturar a dos jóvenes integrantes de la agrupación social La Garganta Poderosa en la villa Zavaleta, en un hecho que ocurrió el 24 de septiembre de 2016 en ese lugar, en el barrio porteño de Barracas.

A casi dos años de ese incidente, el Tribunal Oral en lo Criminal N° 9 condenó ayer a los prefectos Leandro Antúnez, Osvaldo Ertel y Orlando Benítez a una pena de 10 años y seis meses de prisión; mientras dictó la pena de 8 años y 11 meses a Eduardo Sandoval, Yamil Marsilli y Ramón F. Falcón.

Los seis acusados fueron considerados culpables por los delitos de imposición de torturas, privación ilegítima de la libertad, lesiones leves, robo agravado y calificado por uso de armas de fuego y por haber sido cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad, según consignó la agencia NA.

Además, el tribunal dictaminó que esos prefectos condenados no podrán volver a ejercer un cargo público.

El Ministerio de Seguridad de la Nación había dispuesto en octubre de 2016 dar de baja a los efectivos imputados en ese ataque, denunciado por la organización social que tiene base en la villa Zavaleta.

El hecho ocurrió la noche del 24 de septiembre de 2016, cuando Iván Navarro y Ezequiel Villanueva Moya fueron detenidos primero por efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) y retenidos después, durante varias horas, por personal de la Prefectura Naval Argentina (PNA) en la villa Zavaleta. Esa fuerza de seguridad federal está desplegada en esa zona de la ciudad de Buenos Aires, desde la creación del llamado cinturón sur, operativo especial de control en asentamientos que fue lanzado por el anterior gobierno kirchnerista.

"Nos detuvieron, nos pegaron, nos secuestraron y nos llevaron hasta la vera del Riachuelo, junto a mi amigo Ezequiel, donde nos torturaron de las maneras más perversas. Incluso con un simulacro de fusilamiento", escribió Navarro en la cuenta de Facebook de La Garganta Poderosa.

"Ezequiel fue llevado al interior de la garita: allí lo golpearon y amenazaron. Dentro de uno de los móviles, Iván también fue golpeado. Después de esta primera sesión de tortura, los dos jóvenes fueron trasladados a un descampado frente al Riachuelo. En ese lugar fueron nuevamente sometidos a torturas y humillaciones, y el robo de varias de sus pertenencias. Los golpes siguieron durante varios minutos hasta que comenzaron los simulacros de fusilamiento", aseguraron en el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que actuó como querellante en el juicio.

El juicio contra los seis prefectos, que fueron separados de su cargo al ser denunciados, comenzó el 11 de mayo pasado. Una semana después, los integrantes de la organización La Garganta Poderosa aseguraron que un grupo de esa fuerza federal de seguridad ingresó en la villa 21-24 para intimidar a una de las víctimas de las torturas. También denunciaron ataques a otros integrantes de esa organización.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.