Vaivenes emocionales y adrenalina asegurada: el vertiginoso segundo semestre de San Lorenzo

Postales del triunfo de San Lorenzo ante Patronato
Postales del triunfo de San Lorenzo ante Patronato Fuente: FotoBAIRES
Fernando Vergara
(0)
22 de septiembre de 2018  • 10:00

Una montaña rusa de vaivenes, una variación constante de sentimientos y emociones. Del éxtasis a la confusión, de la pesadumbre al desahogo. En el camino para encontrar solidez, nadie en San Lorenzo podrá negar que en lo que va de este segundo semestre de 2018 el equipo entró en un sube y baja permanente. Con un detalle: por diversas circunstancias, los partidos del elenco conducido por Claudio Biaggio jamás pasaron desapercibidos. Resultados abultados, lesiones, remontadas, polémicas, goles sobre la hora y una eliminatoria que se definió en la Combebol, entre otras cuestiones. Vale entonces un repaso de los once encuentros vertiginosos del Ciclón.

16 de julio: Apenas 31 horas habían transcurrido desde que Néstor Pitana pitó en Moscú y le puso punto final a la definición de Rusia 2018 entre Francia y Croacia. La vorágine del fútbol argentino obligó al Ciclón a cambiar rápidamente el chip. San Lorenzo seguía en la misma tónica del primer semestre: ganaba, pero no convencía a sus hinchas. Así, apenas venció 1-0 a Racing de Córdoba, un elenco que acarreaba un largo periodo de inactividad tras haber culminado su participación en el Torneo Federal A. Paulo Díaz desenredó el cruce con un cabezazo.

26 de julio: Por lesiones y bajas, llegó al duelo de ida contra Deportes Temuco en la Copa Sudamericana con una particularidad: no tuvo defensores suplentes. Inmerso el equipo entre lo inconstante y algunos raptos de perspicacia, perdió 2-1 en el Nuevo Gasómetro. Pero las sonrisas que se habían apagado en Boedo aparecieron tras reclamar en los escritorios por la mala inclusión de Jonathan Requena, quien ya había estado en la lista de buena fe de Defensa y Justicia. Así, el fallo de Conmebol le dio ganado el partido a los azulgranas por 3-0.

10 de agosto: El estreno en la Superliga empezó a exhibir ese amor propio que Biaggio trata de imprimirle a su equipo. Capacidad para revertir situaciones complejas. Por ejemplo, la venta de Paulo Díaz, uno de sus mejores exponentes, ese mismo viernes. Contra el Matador fue el primero de una serie de cruces que terminaron 2-2. En el debut con Tigre padeció dos goles en 11 minutos, pero no se dio por vencido. Empató en una ráfaga y volvió a ser superado futbolísticamente.

Postales del triunfo de San Lorenzo ante Patronato
Postales del triunfo de San Lorenzo ante Patronato Fuente: FotoBAIRES

15 de agosto: En Chile, el clima hostil y enrarecido se vivió desde un principio tras la decisión de Conmebol. Sucedió algo inédito: San Lorenzo avanzo de ronda en la Sudamericana a pesar de perder los dos compromisos. Temuco hizo tres goles en 180 minutos y apenas le convirtieron uno. El pase finalmente fue azulgrana en un encuentro al que lo envolvía un tono épico, de hazaña para los locales. Navarro volvió a ser a figura. "Hay que ser claros, pasamos por el fallo. Pero ustedes [por los chilenos] no son ningún ejemplo", dijo el arquero en una tensa conferencia de prensa.

19 de agosto: A la inversa de lo que sucedió contra Tigre, ahora el que desperdició una ventaja de dos goles fue el Ciclón y dejó despertar a Lanús (2-2). San Lorenzo se transportó a sí mismo de la ilusión a la desazón. Un equipo que oscilaba, sin escalas, de un extremo a otro. Voluble, también sufrió por las bajas de piezas clave como Belluschi y Coloccini. El volante, de hecho, no juega desde marzo.

22 de agosto: El mejor partido en el ciclo Biaggio. Si el dolor y el sufrimiento se convierten en el principal combustible para conseguir las victorias, la idea bien pudo aplicarse a los azulgranas. Lo sufrió Nacional de Montevideo (3-1) en el partido de ida de los octavos de final de la Sudamericana. El Ciclón exhibió una actitud ambiciosa, ganas, unión, espíritu ganador. Y redondeó en su casa la actuación más convincente en el último tiempo. Fue más paciente que los uruguayos y protagonizó las acciones de más vértigo.

27 de agosto: El triunfo frente a Unión, en Santa Fe, se le escapó sobre la hora. Un partido emocionante en el que, antes de la igualdad, Navarro le contuvo un penal a Droopy Gómez. San Lorenzo hizo el gasto y se puso en ventaja a través de Reniero, pero no alcanzó porque fue de mayor a menor. El Tatengue le igualó con gol de Fragapane a los 45 minutos del segundo tiempo.

Postales del triunfo de San Lorenzo ante Patronato
Postales del triunfo de San Lorenzo ante Patronato Fuente: FotoBAIRES

1 de septiembre: Quedará en el recuerdo como la helada noche en la que Blandi (seis goles en este semestre) le cortó la racha de 965 minutos con el arco en cero a Armani. Fue un desahogo para un equipo que mereció la igualdad porque en el segundo tiempo maniató al elenco de Gallardo. Hubo un penal claro de Enzo Pérez que reclamó todo el Nuevo Gasómetro: el volante bloqueó con su brazo un tiro de Moyano, pero no fue sancionado por Jorge Baliño. Números llamativos para San Lorenzo y River: cuatro jugados, cuatro empatados en la Superliga.

7 de septiembre: Con muchas dudas y un pobre desempeño, perdía 2-0 contra Colón en la Copa Argentina, pero lo remontó, empató 2-2 y terminó ganando 3-1 en los penales. Coraje, reacción y amor propio para el equipo del Pampa. Y las manos de Navarro, una vez más. A este Ciclón, adrenalina no le falta.

16 de septiembre: En el minuto 92, el Tomba dejó a San Lorenzo con las manos vacías. Si bien jugó un partido correcto y fue superior a Godoy Cruz, volvió a sufrir un gol sobre el cierre del encuentro. Sin Blandi ni Reniero en el ataque, el juvenil Adolfo Gaich tuvo su estreno como titular. Cinco jugados, cuatro empatados y una caída en la Superliga.

21 de septiembre: El primer triunfo en el certamen local llegó después de un partido atrapante. Biaggio guardó a los titulares para el cruce frente a Nacional de Montevideo por la Copa Sudamericana y encontró una alegría con los juveniles que tanto conoce por su paso como DT en esas categorías. A falta de 15 minutos para el final perdía 2-1 contra Patronato, pero lo remontó con goles de Gonzalo Rodríguez y Mussis, que superó una rotura de ligamentos en la rodilla izquierda y volvió a ser titular después de un año. Además, fue el estreno de varios pibes, entre ellos Matías Palacios, de apenas 16 años y apuntado como la joya de la cantera de Boedo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.