Suscriptor digital

Killing Joke: la máquina infernal llega por fin a la Argentina

Jaz Coleman, un frontman muy inspirado
Jaz Coleman, un frontman muy inspirado Fuente: AP
Música. Creadores de un sonido mutante, duro y oscuro, la banda inglesa de Notting Hill que tuvo aquel hit "Love like blood" se presentará mañana en Roxy Live a cuarenta años de su formación
José Navarro
(0)
23 de septiembre de 2018  

Corría el año de 1978, y en Notting Hill, Londres, una banda daba sus primeros pasos, con una especial mezcla de influencias que venían directamente del punk, pero incorporando diversos esquemas sonoros que hicieron que la entidad propia apareciera casi de inmediato: Killing Joke estaba en marcha. El naciente vehículo pospunk había encontrado la rueda que le faltaba y el mundo empezaba a cambiar. Pero los fans argentinos tuvieron que esperar 40 años para ver a esta banda que se presenta mañana en Roxy Live, Niceto Vega 5542, que, si bien, no llegan en su momento de apogeo tampoco perdieron las mañas.

Killing Joke fue el primer grupo de rock de los ochenta en incorporar un mensaje conciso a nivel lírico y musical, al punto de forzar sus propios límites y lograron atravesar diversas modas y corrientes sin ceder un ápice de su horizonte. Y tienen con qué: un cantante que es director residente de la orquesta sinfónica de Nueva Zelanda y experto en numerología y ocultismo (Jaz Coleman), un bajista que se aleja en 1982 y regresa en 1993 con un sorprendente currículum como productor (Martin Glover, más conocido como Youth), un baterista que debe ser uno de los creadores de ese sonido monolítico que definió el pospunk (Paul Ferguson) y un guitarrista que vive en su propio mundo creado en base a arpegios invisibles (Geordie)

Con la friolera de haber sido citados como influencia primigenia por muchísimos artistas, inclusive la banda Nirvana, que tuvo un pequeño problema legal al apropiarse de la melodía del tema "Eighties" para su hit "Come as you are", y con una carrera de 15 discos a cuestas, en las que las barreras musicales se caen a cada paso, Killing Joke partió de una mezcla de pospunk y dub-reggae en sus inicios. Después pasaron por una etapa tribal, protoindustrial metal-pospunk (inicios de los 80). Gradualmente se alejaron de los sonidos "industriales" para pasar a ambientes más armónicos, que remiten a un sonido mezcla de new wave con rock progresivo (última mitad de esa década). Y en los 90 la banda transformó radicalmente su sonido, tornándose en una tormenta energética que incluyó guitarras más distorsionadas, fusionadas con bases de teclados que remitían de nuevo a un ambiente industrial y techno, pero mucho más agresivo que en sus inicios. Desde entonces, han mantenido un estilo fuerte, rítmico y combativo basado en un sonido orientado un tanto al metal con espíritu punk... Ese concepto sigue sin un representante o sustituto a la altura de las circunstancias de Killing Joke.

Cuarenta años después de su formación, el grupo llega a la Argentina para festejar también su aniversario. Y el inicio de la primavera negra.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?