Julio Alsogaray, un referente del yachting argentino que apunta a Lima 2019 y Tokio 2020

Julio Alsogaray, un clásico en la Semana de Buenos Aires
Julio Alsogaray, un clásico en la Semana de Buenos Aires Crédito: Patricio Pidal/AFV
Alejandro Panfil
(0)
22 de septiembre de 2018  • 23:59

Julio Alsogaray es desde hace muchos años una de las referencias argentinas en el yachting, ya que no solo ha ganado oro y bronce panamericano, un subcampeonato mundial y un diploma olímpico. Además, fue varias veces campeón argentino y desde hace 19 años hace cartón lleno en cuanto a participaciones en la Semana de Buenos Aires.

En el Yacht Club Argentino, donde el mal tiempo acaba de provocar la suspensión de la jornada inaugural tras haber podido competir solo tres categorías, el regatista de 38 años es saludado a cada instante, inclusive mientras habla con LA NACION. "Siempre participo en muchas competencias acá en el país, por eso todo el mundo ya me reconoce y me quiere", celebra.

Su vida en el agua comenzó cuando aún no existía la Semana de Buenos Aires. Fue en el Náutico de San Pedro donde se inició y compitió en Optimist hasta los 15 años. Y, en 1999, cuando pasó a competir en Laser y se trasladó a la capital, no tardó en considerar a este certamen como uno de sus favoritos. De hecho, se coronó ocho veces en Laser Standard y obtuvo la Copa Challenger en tres ocasiones. "Es muy motivante y es el mejor campeonato de Latinoamérica en cuanto a lo organizativo", cuenta quien ya conoce cada rincón del club ubicado en Puerto Madero.

Ya desde temprano supo que para practicar este deporte debía hacer grandes sacrificios. Uno de ellos, si bien pudo cursar en su ciudad natal un terciario en Administración de Empresas, fue el de tener que resignarse a no completar una carrera universitaria. "Me hubiese gustado seguir estudiando, pero uno va viendo cómo se va presentando la vida y tomando decisiones". Aunque para nada se arrepiente de su inclinación por el deporte: "Por suerte, a mi edad sigo tan entusiasmado como el primer día".

Desde muy chico, también, comprendió que debía tener una gran fortaleza mental para enfrentar las dificultades que tenía que eventualmente enfrentar durante la navegación. "En un deporte acuático uno va solo en el barco y a veces te frustrás en la primera regata del día y después tenés que seguir corriendo dos regatas más. Para eso tenés que hacer borrón y cuenta nueva. Es fundamental tener una cabeza muy fuerte y muy fresca porque si no te invaden esos temores que te pueden llevar a hacer las cosas mal", explica.

Julio Alsogaray, en plena tarea pensando en las competencias
Julio Alsogaray, en plena tarea pensando en las competencias Crédito: PATRICIO PIDAL/AFV

Alsogaray, flamante padre de Mateo, dedica gran parte de su tiempo a entrenarse -varias horas de gimnasio y bicicleta- y competir. Y la Semana de Buenos Aires forma parte de su pretemporada para los selectivos de Mar del Plata y Paracas, Perú, ya que tiene como gran objetivo los Juegos Panamericanos de Lima. Allí buscará nuevamente la medalla de oro, como la consiguió en Guadalajara 2011. También será la escala previa a su cuarto Juego Olímpico, para lo cual llegar no es un esfuerzo menor: "Si uno pretende ir a los Juegos Olímpicos tiene que dedicarse 100 por ciento a esto, lo que te impide tener otras actividades, como trabajar".

Tampoco es menor la erogación económica que debe hacer un regatista como Alsogaray para llegar de la mejor manera a los Juegos. En comparación con la etapa previa a Londres 2012, en la que el sampedrino percibía 2000 euros entre la beca del ENARD y la Secretaria de Deportes, hoy solo percibe 12.000 pesos (274,25 euros) desde la Secretaría. "Volvimos a una etapa bastante dura. Tuvimos buenos años con el ENARD y ahora los recursos están apuntados a aquellos deportistas que puedan pelear medallas", se lamenta quien mayormente costea su carrera con ingresos provenientes del emprendimiento de traslado de ganado y arena que tiene con su hermano en San Pedro.

Pero más allá de lo económico, el principal sostén que tiene Alsogaray para seguir practicando su mayor pasión es la familia: "Melina, mi mujer, me acompaña siempre y también toda mi familia. Ellos están siempre pendientes y me parece muy importante que comprendan mi pasión, porque acá no venimos a ganar plata con esto. A mí me encanta representar al país, y eso es lo que más me moviliza".

El mal clima interrumpió la primera jornada

Durante la jornada inaugural de la Semana de Buenos Aires -continúa hoy y el próximo fin de semana-, la amenaza de lluvia interrumpió las actividades cuando se habían disputado las regatas de solamente tres categorías: Match 30, liderada por Miguel Fraschini, J70 (Martina Silva) y J24 (Matías Pereira).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.