Gimnasia y Rosario Central protagonizaron un polémico 1 a 1

Argentina Superliga
  • 1
Gimnasia La Plata

Gimnasia La Plata

  • Santiago Silva
  • 1
Rosario Central

Rosario Central

  • Leonardo Gil
(0)
23 de septiembre de 2018  • 09:54

Tras conversados noventa minutos, Gimnasia y Esgrima de La Plata y Rosario Central igualaron en uno, al cabo de un mediocre encuentro disputado hoy en el estadio "Juan Carmelo Zerillo", en el marco de la sexta jornada de la Superliga .

Leonardo Gil a través de un tiro libre, a los 37 minutos del primer tiempo, inauguró el marcador para el conjunto "canalla", en tanto que Santiago Silva, a través de un penal a los 2 del complemento, niveló para el "Tripero".

El penal de la polémica

Apenas un hermoso tiro libre del "Colorado" que encontró cierta complicidad en Martín Arias alteró la monotonía exasperante del primer período. Una innecesaria falta de Oreja al mismo rubicundo volante "canalla" provocó que éste direccionara su disparo por sobre la barrera desde corta distancia a media altura sobre el ángulo izquierdo del guardavallas "mens sana".

Antes de la citada circunstancia sendas formaciones conformaron una primera porción de partido carente de relieve y con una incesante cantidad de roces entre los protagonistas, coyuntura que no abandonaron en todo el trámite.

Por su condición de dueño de casa el conjunto platense tomó casi por decantación la iniciativa pero un Central conformado con mejores nombres lo esperó especulando con alguna contra que nunca llegó.

El elenco de Bauza se retiró al descanso en ganancia solo por saber aprovechar una pelota quieta pero de ninguna manera justificaba la ventaja parcial a juzgar por su discretísimo rendimiento, a años luz del excelente inicio del certamen que lo llevó a lograr tres triunfos consecutivos.

A segundos de iniciado el complemento el siempre ampuloso Espinoza sancionó un penal insólito luego que el mañero Silva se tirara en el área cuando Caruzzo ni siquiera lo había rozado, circunstancia que le otorgó al delantero uruguayo la chance de nivelar el score. Su furibundo remate a la izquierda de Ledesma desató la habitual gesticulación del ariete "charrúa" y por ende el desasosiego de la formación visitante, que se vio notoriamente perjudicada por una infracción que solo pudo tener cabida en la frondosa imaginación del árbitro del cotejo.

La igualdad le permitió a Gimnasia jugar con mayor tranquilidad ante una tribuna que estaba comenzando a impacientarse. Asimismo el cuadro del irascible Troglio (tuvo una acalorada discusión con un plateista) se despojó del miedo a una réplica de la visita y por consiguiente no tuvo necesidad de ir masivamente al ataque.

Las últimas misceláneas del cotejo mostraron un conformismo generalizado y un tácito pacto de no agresión entre un Central que dejó atrás una pequeña racha desfavorable que abarcaba dos derrotas en fila, a la vez que el anfitrión logró una unidad que le permite incrementar su inestable promedio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.