Suscriptor digital

De los lectores: cartas & mails

(0)
23 de septiembre de 2018  

Carta de la semana

Dos noticias

Con quince minutos de diferencia escucho dos noticias. La primera, el paro de la CGT del próximo martes, con un discurso setentista y populista por parte de Hugo Moyano, que habló de "gorilas", de "oligarquía" y de otros adjetivos que repite sin contenido en busca de la horda aplaudidora. La segunda, el cumpleaños de su cuñado, el exbarrendero Chiqui Tapia, que se festejó ayer en el lujoso hotel Sofitel de Cardales, cuyo costo para 200 invitados rondaría los 1,5 millones de pesos.

Una vez más se confirma la frase: "La culpa no es del chancho, sino de los que le dan de comer".

Cuánto daño nos hace tanta falta de educación.

Agustín H. Banchieri

DNI 24.155.007

La cohesión social

Desde chico escuché decir a nuestros mayores que la Argentina era un país de futuro venturoso porque tenía una proporción alta de clase media con buen nivel educativo, y porque además no habíamos atravesado guerras. Hasta se comparaban esas características con los de algunos países europeos, y la Argentina se proyectaba por encima de muchos de ellos. Éramos la sexta o séptima potencia mundial, casi no teníamos analfabetos y contábamos además con una matrícula universitaria de las más altas del mundo y una estructura social cohesionada. Esto último fue lo que permitió aquel posicionamiento. Desde hace más de 50 años he visto ir profundizándose cada vez más el quiebre de ese fenómeno sociológico denominado "cohesión social".

Hace unos años que se alude a una "grieta" que divide a los argentinos. Se le ha dado un significado político. Sin embargo, el tema es más grave aún. Lo que verdaderamente ocurre en nuestro país es una ruptura de la cohesión social, ese concepto sociológico que va más allá de lo político y penetra profundamente en la cultura, en los estilos de vida, en los valores y las creencias de la población, y que no se resuelve con la recuperación o la mejora de la macro o de la microeconomía. La pérdida de la cohesión social en una sociedad es el equivalente a lo que en la ingeniería sería la ruptura del encofrado en un edificio. A la corta o a la larga, el edificio se desplomará. Es lo que le ocurre a la sociedad argentina. Hace años que se ha venido desintegrando social y culturalmente.

Para hacer buena política en el futuro próximo, habrá que comenzar por construir los nuevos cimientos. Y esta nueva realidad ya no la veré, pero al menos aspiraría a que pudieran verla mis nietos.

Víctor Parigi

DNI 7.597.106

No más privilegios

Nada irrita más a los ciudadanos que pagan sus impuestos, y sobre todo con una carga tributaria tan alta que solo dos o tres países en el mundo la aplican, que terminar siendo siempre el pato de la boda a la hora de financiar el gigantesco déficit fiscal argentino, al tiempo que ve pasar por sus narices todos y cada uno de los privilegios de los que gozan los millones de empleados públicos y funcionarios de los tres poderes. Da vergüenza ver que en vez de ajustar los gastos de la política y sus irritantes privilegios, los gobiernos, sin solución de continuidad, se han limitado a pasarles la factura a los ciudadanos que con el pago de sus impuestos terminan financiando buena parte del déficit. El sistema de privilegios debe terminar de una vez y para siempre. Basta de sueldos impagables a empleados y funcionarios ineptos que solo van a cobrar su sueldo y que jamás ganarían tanto en la actividad privada. Basta de jubilaciones de privilegio en los tres poderes del Estado. Basta de licencias laborales eternas, de jornadas reducidas, en fin, de poco sacrificio a cambio de muchos beneficios. La función pública no debe ser el lugar indicado para ganar dinero. La función pública, en cualquier caso, supone ante todo "vocación de servicio". Aquel que quiera ganar más dinero que se vaya a la actividad privada, donde seguramente con mucho esfuerzo, sacrificio y, por supuesto suerte, conseguirá su objetivo. Financiar ese déficit operativo con más impuestos sobre los ciudadanos y con endeudamiento es una mala práctica gubernamental que tarde o temprano chocará de frente contra una realidad bien desagradable.

Federico J. Pavlovsky

DNI 12.046.088

Fueros al revés

Los fueros deberían ser al revés, para que a los ciudadanos nos cuiden de los políticos devenidos en funcionarios.

Julio Sánchez Ruiz

jsanchezruiz@gmail.com

El desempleo

Se informó en estos días que el desempleo es del ¿9.6 %? La situación de la Argentina es incomprensible. Miles de extranjeros, la mayoría latinoamericanos, ocupan puestos, asumen funciones o desarrollan actividades que podrían desempeñar argentinos. ¿Hay razón para ello? Aquellos quieren trabajar y trabajan. Quieren comprar y vender. Y compran y venden. Quieren desempeñar funciones en distintos ámbitos y lo hacen. Paralelamente, muchos argentinos viven de planes y mecanismos asistenciales; no trabajan. Y sirven a intereses que los mantienen en la ignorancia, la mendicidad y la mentira. La Argentina -los argentinos- soporta un presupuesto, en 2018, que destina el 65,43% del total a servicios sociales. Hay casos de personas que no trabajan porque la acumulación de planes rinde más que el trabajo; sobre todo el informal. El argentino común, el contribuyente permanente, responsable y cumplidor, se pregunta si la desocupación es auténtica o fomentada; si existen adecuados mecanismos de control para evitar que la desocupación sea un hurto al erario público.

Jorge Lo Valvo

DNI 5.999.493

Celibato sacerdotal

En su carta, el lector Bastitta Heguy relaciona los casos de pedofilia por sacerdotes de la Iglesia Católica, excepto los del rito oriental -añadimos- con el celibato que eligen comprometerse a cumplir. Los que hemos tenido una intensa experiencia en este difícil y duro campo hemos comprobado que los abusadores, tanto hombres como mujeres, son predominantemente personas muy allegadas a los niños, principalmente familiares y luego cuidadores o personas asimiladas a estos o del segundo hogar, que es la escuela. La mayor parte de estos actores tienen vidas sexuales activas, a veces maritales, en las que "han crecido y multiplicado" y otras hasta promiscuas. Por cierto, la antítesis de mantenerse célibes. También hemos visto pedófilos entre algunos sacerdotes y religiosas de otras confesiones que no tienen el celibato como norma. Por ello resulta difícil asegurar, desde el punto de vista de la clínica psiquiátrica, que el celibato predispone a la pedofilia. Sería una lectura lineal sobre un tema de gran complejidad.

En cuanto a que esa elección se hace más difícil hoy por la avalancha de tentaciones en el mundo contemporáneo, una novela muy intensa de André Gide, Thais, nos relata las tremendas vicisitudes entre un monje anacoreta y una muy bella bailarina y cortesana de ese nombre en los albores del cristianismo. Se ve claramente que los demonios más temidos han sido y son siempre los que llevamos adentro.

Eduardo J. Padilla Quirno

Médico psiquiatra

epadillaq@gmail.com

Multas en la ruta 2

El 6 del actual, a las 15, en la ruta 2 hacia Mar del Plata, fui detenida por un control policial en el kilómetro 366, Vivoratá. Mi auto patentado en CABA 2015, dominio terminado en 0, con 33.000 km. Me piden la constancia de VTV. Expliqué que me correspondía hacerla en octubre, exhibí constancia CABA y la ley 2265/06, que estableció un cronograma según la terminación de las patentes. Ningún argumento fue considerado y el sargento ordenó labrar la infracción y retener la licencia. Debo retirarla en el Tribunal de Faltas de Mar del Plata. No la remiten a la jurisdicción más cercana como dice la ley 13.967. Debo pedir licencia en mi trabajo, hacer un viaje de 400 kilómetros para explicarle a un juez lo que dice la ley, y otros 400 para volver. Eso sí, voy a hacer la verificación técnica vehicular en octubre antes de presentarme por si el juez opina igual que el sargento. Desde ya si el juez decide aplicar la ley reclamaré todos los daños que la ignorancia o la finalidad recaudatoria de un municipio me provocan.

Silvia Cimino

DNI 13.386.140

Imprudencia

Todos los días veo a madres, abuelas, etcétera, que esperan que cambie el semáforo para cruzar una calle con un cochecito para bebe o con niños en la misma acera en lugar de hacerlo en la vereda. ¿Se podrá hacer algo para multar o apercibir a esas personas por esa conducta tan peligrosa, que pone en riesgo sus vidas y las de los demás?

Educadores de la Argentina, den la voz de alerta.

Claudio M. Levi

Levi.claudio@gmail.com

En la Red

Sin transporte en el paro del 25

Facebook

"Sin transporte es de la única manera que pueden tener un paro general" - Maricel Lallana

"Esta es la clase de dirigente gremial que desde hace 70 años trabaja para su bolsillo, no el del trabajador. Vos tenés que salir igual porque, si no, no comés, no pagás impuestoy no vivís..." - Rosana Christol

"Los más beneficiados de las políticas de Macri hacen paro;con colectivos nuevos, con subsidios y metrobús por todo el país" - Daniel López

"Los pobres sindicalistas... el país está incendiado y ellos quieren flan, flan, flan" - Maqui Soro

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?