La viuda de Douglas Tompkins viaja en ómnibus y se ilusiona con un nuevo parque

"Queremos que la gente pueda entrar a los lugares maestros de su propio país", dice Kristine, de 68 años
"Queremos que la gente pueda entrar a los lugares maestros de su propio país", dice Kristine, de 68 años Crédito: Rafael Ubin
Solo falta que el Congreso sancioneuna ley para que su donación de tierras en Iberá se convierta en área protegida; la filosofía ambientalista, detrás de su obra
María Ayzaguer
(0)
23 de septiembre de 2018  

SAN ALONSO, Corrientes.- Dentro de dos días, Kristine McDivitt, viuda del millonario conservacionista estadounidense Douglas Tompkins, tomará un ómnibus coche-cama, en el que viajará toda la noche, para llegar a una serie de encuentros en el Hotel Four Seasons de Buenos Aires. Acaba de regresar del Impenetrable chaqueño, "un lugar extraordinario", dice, del que volvió con algunas picaduras de garrapatas. "A veces me canso", cuenta sonriente esta estadounidense de 68 años que abandonó una exitosa carrera profesional para dedicarse a comprar terrenos y, luego, donarlos y crear parques nacionales en la Argentina y Chile.

Ahora está en la Estancia San Alonso, unas 56.000 hectáreas de ensueño en medio de los Esteros del Iberá, apenas lo suficiente como para reunirse con su equipo y conversar con periodistas. Casi no tiene tiempo libre, pero se sienta amable y conversa sin apuro. A casi tres años de la muerte de su marido y muy cerca de que se convierta en ley el Parque Nacional Iberá, que soñaron juntos hace dos décadas, Kristine continúa su legado proteccionista trabajando de forma hiperactiva.

Si se le pregunta dónde considera que está su hogar, dirá que su "base" la conforman la Argentina, Chile, California y un poco de Europa. Trata de pasar cada invierno en Iberá, un lugar que conoció en 1997, detestó en un principio y hoy ama. "Hacía mucho calor y había demasiados bichos. Le dije a Doug: ?Vayamos de acá'. Pero él vio otra cosa y gracias a Dios lo hizo. A mis espaldas, compró lo que hoy es San Alonso", señala para describir este oasis, que alberga pastizales, macizos de palmeras, islas de vegetación y montes, donde viven más de 189 especies de aves identificadas y 31 de mamíferos. Algunos de ellos, como el venado de las pampas, el oso hormiguero gigante y el aguará guazú estaban extintos en la zona y fueron reintroducidos recientemente por los biólogos de The Conservation Land Trust (CLT, la fundación que dirige). Pronto se sumarán a la lista dos crías de yaguaretés que nacieron ahí.

Basta con entrar en camioneta desde el Portal San Nicolás, uno de los accesos públicos al Parque Iberá a 190 kilometros de Corrientes, para ver la sucesión de distintos terrenos uno al lado del otro, pero con distinto nivel de protección ambiental para comprender la obsesión de Kristine en crear parques nacionales. Considerados "el estándar dorado de la conservación", en el mundo representan los lugares que mejor guardan el legado natural de un país, evitan la explotación y permiten disfrutar de la naturaleza.

Orgullo

"Forman parte de la imagen de un país. La marca parque nacional es global, es como decir National Geographic o Coca-Cola. ¿Qué hace uno cuando quiere viajar a un país que no conoce? Busca los parques naturales. Y aunque uno no sepa qué hay ahí, seguro algo hay", explica. Para ella, los parques nacionales en los Estados Unidos forman parte del orgullo de la sociedad porque pertenecen a todos. "No es una cosa que, simplemente, está a tu lado, tú puedes pelear. Si alguien toca tu parque nacional, puedes gritar como un mono. Eso es algo que acá, en la Argentina, no han entendido todavía", agrega.

Desde que comenzaron su misión por proteger espacios naturales y a lo largo de 20 años, los Tompkins lograron crear cuatro grandes proyectos de conservación en la Argentina y siete en Chile. En el país son: el Parque Nacional El Impenetrable, 128.000 ha donadas en la provincia del Chaco; el Parque Provincial El Piñalito, 3764 ha en Misiones; El Rincón, una expansión de 15.000 ha del Parque Nacional Perito Moreno, en Santa Cruz, y el futuro Parque Nacional Iberá, 138.140 ha (ver infografía).

Esta obra es la que considera más completa en términos de logros. Para completarse debe convertirse por ley en parque nacional, algo que ya se aprobó por unanimidad en el Senado en abril pasado y espera la sanción de Diputados. Cada vez que CLT dona tierra a un Estado nacional, los costos de mantenimiento pasan a ser de los Estados, como sucede en Iguazú o en los glaciares del sur.

Kristine cuenta que muchos le preguntan por qué crea parques naturales en vez de simplemente comprar el terreno y mantenerlo privado. "Queremos que la gente pueda entrar a los lugares maestros de su propio país, es donde uno puede enamorarse de su propio país. Mucha gente no entiende eso. Si yo compro un Picasso y lo pongo acá [señala la pared]: ¿quién va a verlo? Pero si lo pongo en el Malba o en el MOMA de Nueva York, millones de personas van a verlo. Entonces, para nosotros crear los parques accesibles al público es un tema de democracia". Y agrega: "Si tú vas hoy a San Miguel, o Concepción o Carlos Pellegrini [las localidades de acceso al Parque], vas a ver una economía completamente cambiada por lo que ha pasado en la cuenca del Iberá. Lo llamamos el desarrollo económico como consecuencia de la conservación". Y cita el ejemplo del pantanal de Brasil, que solo con sus jaguares atrae millones de dólares de turismo.

Se ríe cuando se le pregunta lo que le deben haber preguntado cientos de veces: por qué dos personas invertirían sus fortunas en comprar terrenos para luego regalarlos. "Después de casi tres décadas de un mundo empresario Doug dijo: ?Me cansé, estoy produciendo cosas que nadie necesita'. En mi caso, empecé en la empresa Patagonia a los 22 años y cuando cumplí 40 ya era gerenta y empecé a preguntarme si quería hacer solamente eso el resto de mi vida. Estoy todavía en el directorio, pero no podría imaginar que mi vida fuera solo una cosa", explica.

Acusaciones

Desde entonces, se cruzaron con muchos detractores. "Cuando empezamos en Chile hubo muchas sospechas de que veníamos a robar el agua para vendérsela a los chinos, o que íbamos a cortar Chile en dos. También pensaron que queríamos crear un Estado judío nuevo -aunque no somos judíos-; un basurero nuclear para los Estados Unidos; una base de la Argentina para invadir Chile; y hasta sacar todo el ganado para criar búfalos". Según señala, en todos lados siempre se produce el mismo ciclo: al principio hay sospechas y rechazo al proyecto, y en cuanto las comunidades de alrededor del parque comienzan a mejorar, cambia totalmente la sociedad para proteger esa área. "De pronto, las comunidades de alrededor comienzan a cambiar su producción hacia lo que hay en el parque , aparecen áreas de campings, senderistas, botánicos, fotógrafos. Eventualmente, se van a olvidar del nombre de Tompkins y eso está bien", cuenta.

Antes de morir, Douglas Tompkins definió en su testamento que sus dos hijas no recibirían ni un dólar de su fortuna. Para ello, generó un fideicomiso ( trust) regido por la ley de California, del que Kristine es la única heredera. Summer Tompkins Walker, hija de Douglas, demanda ser reconocida como heredera forzosa según la legislación de Chile, donde su padre residió los últimos 20 años de su vida. Reclama US$50 millones. Consultada al respecto, Kristine dijo que prefiere no hablar del tema porque no tiene que ver con ella, sino con los bienes de Douglas y una de sus hijas. "Esto no tiene nada que ver con las donaciones de terrenos, que ya están hechas, y en todo caso el juicio entre su hija y sus bienes no tiene nada que ver con la fundación", dice.

Los proyectos de CLT en la Argentina

Futuro Parque Nacional Iberá, en Corrientes

La reserva está compuesta por 40% de tierras fiscales y 60% de propiedades privadas. Los biólogos de Conservation Land Trust (CLT) reintrodujeron osos hormigueros gigantes, aumentaron la población de ciervos de las pampas, y trabajan para restaurar los jaguares y otras especies desaparecidas. CLT donó para el parque 138.146 ha

Parque Nacional El Impenetrable, en Chaco

Hay hábitats para poblaciones de pumas, lobos de crin, armadillos gigantes y tapires, entre otros. Se encuentran bosques de altura de quebrachos, de riparianos, de palmeras y de cactus cardón, entre otros. Fueron donadas 128.000 ha

Parque Provincial El Piñalito, en Misiones

En el lugar, se encuentran cinco especies de felinos: jaguarundí, ocelote, margay, oncilla y puma. Estas conviven con especies amenazadas, como el mono aullador rojo, que está casi extinguido en el país. CLT donó 3764 ha

Expansión del P. N. Perito Moreno, en Santa Cruz

En 1992, Tompkins compró la estancia El Rincón, de 15.000 ha, un enclave privado dentro del parque. El objetivo era restaurar sus pastizales nativos, mejorar el hábitat para la vida silvestre y donar la propiedad. Algo que se hizo en 2013

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.