Suscriptor digital

Kicillof y Lammens, ejes de las especulaciones para provincia y la capital

Axel Kicillof, exministro de Economía del kirchnerismo
Axel Kicillof, exministro de Economía del kirchnerismo Fuente: Archivo
El exministro y el titular de San Lorenzo suenan como alternativas contra Vidal y Larreta
Gabriel Sued
(0)
23 de septiembre de 2018  

A la espera de lo que suceda con la posible candidatura presidencial de Cristina Kirchner, el kirchnerismo abrió la discusión sobre las estrategias electorales para la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal. En los primeros debates dos nombres ocupan el centro de la escena: Axel Kicillof y Matías Lammens.

El exministro de Economía anunció que será candidato el año que viene y dejó entrever lo que fuera de micrófono muchos kirchneristas dan por hecho: intentará competir por la gobernación de la provincia de Buenos Aires. El presidente de San Lorenzo figura en los planes de una rama del kirchnerismo porteño, como receta para ampliar el espacio hacia sectores del progresismo que no responden al liderazgo de Cristina.

El objetivo principal de Kicillof, explican en su entorno, será recorrer la provincia para confrontar con María Eugenia Vidal. "Con el desastre que es la provincia no podemos permitir que ella salga ilesa", dicen. La instalación como contrafigura de la gobernadora podrá derivar o no en una candidatura a la gobernación, aclaran, para evitar fricciones anticipadas con los intendentes, que aspiran a ese lugar.

"A mí se me agota el mandato en diciembre del año que viene, así que yo bien tendría que renovar la banca, buscar otra o participar en elección con un cargo ejecutivo. Es indudable que voy a ser candidato", declaró Kicillof esta semana a El Destape Radio. El exministro cambió el año pasado su domicilio de la Capital al partido de Pilar, en la provincia, una jugada que contó con el visto bueno de Máximo y Cristina Kirchner.

El sector del kirchnerismo que impulsa la candidatura de Lammens en la Ciudad, encabezado por Nuevo Encuentro porteño, lanzó el mes pasado Marea Ciudadana, un frente antimacrista también formado por agrupaciones como Patria Grande (tanto la corriente de Itai Hagman como la de Martín Ogando), el Movimiento Evita, Vamos Buenos Aires y Seamos Libres, y organizaciones sindicales, como la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

"La idea es tratar de reconstruir el progresismo en la Ciudad de Buenos Aires, tratar de mostrar algo que sea superior a la suma de las partes", dijo a LA NACION la diputada Gabriela Cerruti, de Nuevo Encuentro.

La lógica de construcción planteada por Marea Ciudadana es avanzar en la conformación de un frente del que el kirchnerismo forme parte, pero que sea lo suficientemente amplio para interpelar al electorado porteño que en el pasado votó a Aníbal Ibarra, Pino Solanas o al propio Martín Lousteau. En esa línea se entusiasman con una candidatura de Lammens. "Tenemos que cambiar de estrategia si queremos romper el techo del 20 por ciento", argumentan.

De este armado no participan los sectores mayoritarios del kirchnerismo porteño, agrupados en La Cámpora, por un lado, y en el grupo UMET, por otro, con Víctor Santa María como referente y Daniel Filmus como figura electoral.

"Nuestro objetivo es construir un frente lo más amplio posible que exceda los límites de Unidad Ciudadana. Lo estamos haciendo en cada una de las discusiones y disputas que se dieron en los últimos meses", fijaron posición desde La Cámpora. Mariano Recalde mantiene sus aspiraciones a pelear por la jefatura de gobierno.

Esta discusión podría quedar saldada si, como dicen en la Casa Rosada, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, avanza en la unificación de las elecciones porteñas con los comicios presidenciales. En ese caso, la pelea nacional absorberá y determinará las fronteras del escenario electoral en la Ciudad. Sobre todo, si Cristina encabeza la boleta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?