Suscriptor digital

Reactivan la causa por la compra de aviones Embraer

El directorio de Aerolíneas decidió presentarse como querellante; se investiga si se pagaron sobreprecios de US$4,5 millones por 22 aeronaves
Diego Cabot
(0)
23 de septiembre de 2018  

La causa no avanzó nunca. Cuando no hubo pruebas, nadie corrió por ellas, pero tampoco se movió el expediente en el momento en que las acercaron. Finalmente, la parálisis del juicio en el que se investiga la compra a Brasil de 22 aviones Embraer de Aerolíneas Argentinas terminó por decantar un hecho que le podría dar un fuerte impulso.

El viernes, el directorio de la empresa decidió presentarse como querellante en una denuncia penal, en la que se trata de determinar si aquellos aviones que usa Austral fueron adquiridos con un sobreprecio de 4,5 millones de dólares.

La causa es vieja -se inició en 2009 con una denuncia de Ricardo Moner Sanz- y permanece en estado vegetativo desde hace tiempo. Está quieta. Pero hace unos meses, Aerolíneas tomó la decisión de vender esa flota de aviones. Entonces, encargó un dictamen a abogados externos para saber cómo había sido aquella operación y cómo estaba la causa "NN sobre defraudación contra la administración pública", en trámite en el Juzgado Federal N° 12, a cargo de Sergio Torres.

El dictamen de los abogados externos recomendó "tener una intervención material en el proceso, para lo cual se aconseja la constitución de la compañía (Austral) en calidad de parte querellante".

El viernes, el directorio de la empresa tomó ese informe legal y lo aprobó y dio curso. En la firma creen que Austral, como querellante, "no solo podrá tener conocimiento cierto y oportuno de las diligencias procesales que se lleven adelante, sino que ello posibilitará proponer la producción de nuevos pedidos de informes, solicitar testimonios que no se hayan recabado hasta la fecha, propugnar la realización de peritajes, en los que se incluyan puntos de pericia adecuados para la profundización de la investigación, así como requerir la realización de toda otra diligencia probatoria que resulte de interés, a los fines de la instrucción y en salvaguarda de los intereses de la compañía".

El punto es que justo hace un año, en septiembre de 2017, la empresa presentó un escrito para solicitar la realización de pruebas, y el juez no concretó ninguna. Además, Aerolíneas encontró registros electrónicos que podrían contener copia de los correos electrónicos intercambiados en la negociación de la compra de los aviones. Pero, al parecer, el juez no avanza.

Los investigadores de la línea aérea se toparon con un problema: todo estaba borrado de las computadoras. Toda mención había sido pisada por otros archivos de los registros que podían marcar el rumbo de aquella compra.

Austral tiene 26 aviones Embraer 190, un modelo de 94 asientos, de los cuales 22 son propios. De ese número, 20 fueron comprados en la gestión de Ricardo Jaime como secretario de Transporte y Julio Alak como presidente de la compañía. Los otros dos, durante el mandato de Mariano Recalde.

Se pagaron US$34,9 millones por cada una de la aeronaves, mientras que en el mercado costaban no más de US$30 millones. Toda la operación estuvo financiada por el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (Bndes).

Pero la búsqueda llegó a buen puerto. En unos servidores de la compañía encontraron, muy tapados por otros archivos, los viejos registros de la millonaria compra.

Era necesario desencriptarlos con sistemas de software avanzado. Los abogados fueron los encargados de trabajar con esos correos electrónicos.

La mano derecha de Jaime

Lo primero que surgió es que, efectivamente, Vázquez y los negociadores brasileños fueron los encargados de cerrar la compra.

Además, descubrieron varios reportes de empleados calificados de la empresa que escribían en reportes internos y declaraban la inconveniencia de la adquisición de esas aeronaves, por considerarlas muy caras.

Pero la pieza clave la entregó el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, donde Embraer fue investigada. "Según la información obtenida por las autoridades estadounidenses, el precio final de cada aeronave que Austral compró a Embraer fue inflado hasta US$4,5 millones", termina el dictamen que determinó la decisión del directorio de la compañía.

Aerolíneas Argentinas y Austral no se habían presentado como querellantes, sino que era una denuncia que no las tenía como parte. Pero la situación cambió y en la reunión de directorio del viernes los mayores responsables de la compañía aprobaron por unanimidad la moción de presentarse en la causa.

La compra siempre estuvo sospechada de ser una operación impregnada por los sobornos. De hecho, aquellas computadoras de Jaime y de su asesor, Manuel López, que fueron alguna vez decomisadas por la Justicia, ya tenían sobrados registros del intercambio entre Vázquez y los responsables de Embraer.

En abril de 2013, Embraer confirmó en los Estados Unidos que inició una causa interna por la venta de aeronaves E-190 a cinco países, entre ellos, la Argentina. Lo hizo a través de un comunicado enviado a la Comisión Nacional de Valores.

El 29 de agosto de 2015, se determinó que la compra de 20 aviones Embraer para Austral se habría pactado por un precio final de US$729 millones, casi US$30 millones por encima de lo que por entonces informaron las autoridades de la Argentina y de Brasil.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?