Suscriptor digital

Medellín busca limpiar su imagen, pero le cuesta dejar atrás a Pablo Escobar

La ciudad colombiana aún no logra olvidar al capo narco, que fue abatido por la policía hace 25 años
La ciudad colombiana aún no logra olvidar al capo narco, que fue abatido por la policía hace 25 años Fuente: Archivo
(0)
23 de septiembre de 2018  • 18:21

MEDELLÍN, Colombia.- El alcalde de Medellín apareció blandiendo una maza y se paró frente a la que fue la casa de Pablo Escobar , el tristemente célebre capo narco cuyo imperio basado en el tráfico de cocaína lo hizo figurar en la lista de los más ricos y también de los más buscados del mundo.

Escobar vivió durante años en el Edificio Mónaco, una construcción de seis pisos con penthouse y el nombre de la familia Escobar todavía escrito en letras descoloridas sobre la fachada.

En 1988, el edificio fue bombardeado por los rivales de Escobar, y poco después fue abandonado. La entrada de autos se fue cubriendo de maleza y en la antena parabólica se acumularon las hojas secas. Así que durante un tiempo, Medellín pudo ignorar ese edificio vacío.

Hace poco, sin embargo, el edificio ha vuelto a convertirse en un sitio de interés, fogoneado por la interminable seguidilla de libros, series y películas sobre la vida de Escobar.

Ahora los turistas se acercan hasta la reja, se sacan fotos y las postean en Instagram, y los micros de los tours guiados se detienen frente a la puerta. Hasta apareció un exsicario del cartel, reconvertido en estrella de YouTube, que vende un DVD donde cuenta sus "hazañas" junto a escobar y anécdotas del día en que el edificio fue bombardeado.

Asqueado por esta situación, en abril el alcalde de Medellín decidió intervenir. "Ese símbolo de maldad, de la ilegalidad, debe ser demolido y ahí debe ser construido un parque en honor a las víctimas", afirmó Federico Gutiérrez.

Pablo Escobar, en 1984
Pablo Escobar, en 1984 Fuente: AP

La transformación del Edificio Mónaco, de sitio ignoto en atracción turística mundial y de allí en proyecto de demolición que acapara la atención de los medios, se explica por la incómoda relación que tiene Medellín con su hijo más famoso: Pablo Escobar. Veinticinco años después de haber sido abatido por la policía en la terraza de un edificio, la ciudad no logra olvidarlo, por más esfuerzos que haga en enterrar su leyenda.

La ambivalente reacción ante el Edificio Mónaco -bochorno municipal o oportunidad para la selfie-, es también un ejemplo patente de los problemas que tiene Medellín para definir un relato sobre Escobar: ¿Quién debería contar la historia de la guerra narco? ¿Dónde debe contarse, en la calle o en los museos? ¿Y quiénes son sus protagonistas, los villanos o las víctimas?

El boom de la ciudad

La ciudad vive actualmente un boom: los arquitectos internacionales compiten por ganar prestigiosos proyectos de construcción y las inversiones en emprendimientos tecnológicos proliferan a la par de restaurantes que marcan tendencia. La ciudad tiene una red de subtes que la atraviesa de punta a punta y hay escaleras mecánicas que suben la ladera de los barrios pobres, encaramados en las laderas del fértil valle donde se asienta la ciudad.

Los medellinenses, un pueblo orgulloso al que se conoce como "los paisas", parecen saber muy bien hacia dónde se encamina la ciudad, pero están menos dispuestos a decir de dónde viene: de las profundidades de la era de la cocaína, que trajo no sólo el horror de Escobar sino también el dinero que se usó para construir la ciudad, incluido el Edificio Mónaco.

"Como dicen los paisas, los trapitos sucios se lavan en casa", dice Juan Mosquera, un escritor de Medellín, cuando se le pregunta por qué los paisas evitan hacer mención al Edificio Mónaco. "Era la mansión del terror. Ahí no sólo vivía su familia, sino que mataban y torturaban gente, y también planeaban sus grandes golpes en toda la ciudad."

El gobierno de Medellín clausuró la semana pasada un museo de Pablo Escobar, que funcionaba en la casa de su hermano Roberto conocido como "Osito" por no tener permiso municipal
El gobierno de Medellín clausuró la semana pasada un museo de Pablo Escobar, que funcionaba en la casa de su hermano Roberto conocido como "Osito" por no tener permiso municipal Fuente: AFP

Pero por más que la ciudad quiera lavar su ropa sucia en privado, Narcos, la popular serie de Netflix, cuya primera temporada sigue el ascenso y caída de Escobar, sacó esos trapitos al sol ante millones de telespectadores de todo el mundo.

Medellín se opuso a la serie desde un comienzo. El equipo de filmación tuvo problemas para conseguir los permisos para rodar en la ciudad, y los vecinos se irritan ante la sola mención de la serie.

Pero la propia Medellín ocupa un rol protagónico en Narcos, y los fans de la serie viajan de a miles a esta ciudad para recabar más anécdotas sobre la vida de Escobar. Sus escalas obligadas son la Hacienda Nápoles, el rancho de Escobar en las afueras de la ciudad, la tumba de Escobar en el cementerio local, y La Catedral, la prisión construida según su propio diseño.

Daniel Vásquez, director de Promoción del Lazo Social del Museo Casa de la Memoria de Medellín, parece exasperarse cuando le preguntan por qué los visitantes se interesan más por la vida del mayor villano de la ciudad que por visitar a esta institución dedicada a las víctimas de la guerrilla narco en la ciudad durante los últimos 50 años.

Un museo de Pablo Escobar que fue clausurado por el gobierno de Medellín, la semana pasada
Un museo de Pablo Escobar que fue clausurado por el gobierno de Medellín, la semana pasada Fuente: AFP

"Pablo Escobar ha pasado a ser el ícono pop de esta historia", dice Vásquez. "La ciudad no vio la urgencia de contar esta parte de la historia. Para el gobierno, nunca fue una prioridad, hasta que se convirtió en un problema y de pronto empezamos a ver narco-tours guiados por Popeye circulando por la ciudad."

"Popeye", nombre de guerra de Jhon Jairo Velásquez, sicario de Escobar, empezó a vender DVD y a hacer visitas guiadas por la ciudad después de salir prisión, en 2006. También tiene un negocio paralelo como personalidad en YouTube, con un canal propio llamado "Popeye Arrepentido".

En esta ciudad donde las heridas dejadas por Escobar todavía no cierran, el exsicario parece todo menos arrepentido. En una de sus series de videos, "Tumbas Famosas", Velásquez visita las tumbas de sus víctimas y relata cómo las asesinó.

En mayo de este año, Popeye fue arrestado nuevamente, acusado de extorsión, entre otros cargos.

Nápoles, la estancia del excapo narco, a tres horas de Medellín se transformó en otro punto turístico en los últimos años
Nápoles, la estancia del excapo narco, a tres horas de Medellín se transformó en otro punto turístico en los últimos años Crédito: The New York Times

El alcalde Gutiérrez, de 43 años, recuerda el día en que el Edificio Mónaco fue atacado."¿Qué sentí? Miedo", dice Guetiérrez. "No solo miedo por lo que había pasado, sino miedo por lo que nos iba a pasar."

Hace una pausa."¿Por qué, como alcalde, decidí demoler el Mónaco?", se pregunta Gutiérrez. "Para demostrar que la ciudad había renacido, y que la ley había triunfado sobre el caos."

Pero más que nada, Gutiérrez quería demoler el Edificio Mónaco porque Medellín está harta de seguir contando, una y otra vez, la historia del mismo villano.

The New York Times

Traducción de Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?