El cine español pone manos a la obra para lograr la equidad de géneros

#MásMujeres, la inscripción en los abanicos que mostraron las autoridades
#MásMujeres, la inscripción en los abanicos que mostraron las autoridades Crédito: Festival San Sebastián
Como en la última edición de Cannes, se firmó la "Carta por la paridad y la inclusión de las mujeres en el cine", con el objetivo de alcanzar la equidad en el corto plazo
Julia Montesoro
(0)
24 de septiembre de 2018  

SAN SEBASTIÁN.- En el marco de su 66» edición, el Festival de San Sebastián se sumó ayer a las iniciativas que reivindican la equidad de género e inclusión de las mujeres en el mundo del cine, un tema que el movimiento #MeToo contribuyó a instalar con fuerza en el escenario de la industria del entretenimiento.

En horas del mediodía, mientras algunos aprovechaban las playas con 30° de temperatura y muchos otros poblaban las salas para conocer las últimas novedades del cine mundial, en un concurrido y breve acto se firmaba la "Carta por la paridad y la inclusión de las mujeres en el cine", con la presencia del director del festival, José Luis Rebordinos, la vicepresidenta del gobierno español, Carmen Calvo; el ministro de Cultura y Deportes, José Guirao; el presidente del consejo de administración del festival y alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, y la presidenta de la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA), Cristina Andreu.

Con esta carta, que también había sido presentada por el colectivo 5050x2020 en la última edición de Cannes, el Festival de San Sebastián se compromete a "recopilar estadísticas desagregadas por género", tanto aquellas que se refieran al número de películas recibidas para su selección como a las elegidas y programadas para "disponer de datos fiables y reales sobre la presencia de proyectos liderados por mujeres". Asume asimismo el compromiso de "hacer pública la lista de miembros de los comités de selección y programación" y "establecer un calendario de cambios en los órganos ejecutivos del festival con el fin de alcanzar la paridad en el actual período de mandato de dichos órganos".

Rebordinos, al frente del festival desde hace varias ediciones, destacó que si bien San Sebastián "ya es un festival con mirada de mujeres", porque cuenta con un comité de dirección compuesto por cuatro mujeres y tres hombres, y ocho de las nueve áreas restantes del festival están conducidas por mujeres, aún queda "trabajo por hacer para alcanzar la paridad absoluta" en el certamen. Así y todo, cabe subrayar algunos datos ciertamente ilustrativos respecto de la presencia de directoras en San Sebastián: este año, de los dieciocho títulos de la Sección Oficial, cinco están dirigidos por mujeres (uno más que en la pasada edición), una "cuota" femenina mucho más destacada en la competencia central de la que se da en otros festivales de primera categoría, como Venecia y Cannes. A su vez, quince directoras están presentando sus nuevos trabajos en otros segmentos competitivos del 66º San Sebastián, entre ellas, las argentinas Inés Barrionuevo ( Julia y el zorro concursa en New Directors); María Alché, con su ópera prima, Familia sumergida, programada en Horizontes Latinos, al igual que Ana Katz, con Sueño Florianópolis; Albertina Carri, con Las hijas del fuego, y Lola Arias, con Teatro de guerra, ambas películas a concurso en Zabaltegi Tabakalera.

La inequidad de género también quedó expuesta en un informe presentado en el marco de este festival por la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA), en el que la entidad revela, entre otras cuestiones, que los hombres ocupan más del 70% de los cargos de responsabilidad en las 131 películas españolas estrenadas a lo largo de 2017, un año en el que, además, la presencia de la mujer en el sector disminuyó respecto de los dos años anteriores. Una realidad, por otra parte, alrededor de la cual se multiplican los debates tanto aquí como en otras destacadas vidrieras del cine mundial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.