Una síntesis que viaja al pasado y al futuro de Juan Diego Flórez

Con Vincenzo Scalera al piano, el tenor peruano regresa al Teatro Colón para interpretar las arias y canciones que describen su repertorio actual
Con Vincenzo Scalera al piano, el tenor peruano regresa al Teatro Colón para interpretar las arias y canciones que describen su repertorio actual Crédito: Juan José Bruzza/ T. Colón
Helena Brillembourg
(0)
24 de septiembre de 2018  

En su presentación de 2005 en el Teatro Colón, Juan Diego Flórez dejó muy claras las razones por las cuales se lo considera uno de los mejores tenores belcantistas de las últimas décadas. Pero entre esa visita y la de pasado mañana pasaron trece años, tiempo suficiente para que sucedieran otras cosas. Y es que durante este período el tenor peruano decidió que había llegado el momento de atreverse con otros repertorios para ir abriéndose paso con el cambio vocal que de manera natural experimentan las voces. Y será precisamente el resultado de este transitar lo que viene a mostrar en esta ocasión.

Acompañado del pianista Vincenzo Scalera, promete un viaje por algunas de las arias y canciones que lo mantienen al frente de los principales escenarios de todo el mundo. Una oportunidad para apreciar la evolución de un artista que no se conformó con su rol más seguro y también para confirmar si es cierto lo que dice la crítica: que no se equivocó al hacerlo.

"Este recital narra un poco lo que soy actualmente, y por eso están incluidas cosas que he hecho junto a otras que estoy haciendo y que haré. Es una especie de fotografía que a la vez proyecta mi futuro. Comienzo con Mozart, un compositor que siempre me ha acompañado en mis conciertos a pesar de no haber interpretado nunca un rol en escena, algo raro porque mi voz siempre ha sido ideal para ello; espero que suceda en algún momento. Por ahora estoy en conversación con la ópera de Viena para hacer La flauta mágica. El único compositor que se repite de mi antiguo recital y que no podía faltar es Donizetti. La Traviata dirá presente, puesto que es una ópera que nunca había hecho y que debutaré este año en el Met de Nueva York. Luego, para la segunda parte del concierto, están los franceses: Massenet con Manon, que haré el año que viene en París y Viena, y Werther, con la cual debuté recientemente y que presentaré en Covent Garden. También está el Fausto de Gounod, porque estreno una nueva producción en Viena. Creo que el programa va a gustar mucho", afirma el tenor.

Después de ese debut afortunado en el Festival de Pésaro de 1996 que lo catapultó a la fama, no dejó nunca más de trabajar. Ya son 22 temporadas ininterrumpidas que, según dice Flórez, marcan de alguna manera la mitad de su carrera. Solo basta ver su agenda, copada hasta 2023, para saber que es así. "Una buena carrera, si te cuidas, puede durar 50 años. Siento que he ido viviendo vidas diferentes a través de los años. Iniciarme con Rossini para después ir a Donizetti y Bellini e incursionar también en el barroco, el romántico francés y la ópera contemporánea ha sido todo un proceso vocal. Como artista, es un recorrido que me da gran satisfacción y me ha hecho más completo".

Vive en Viena, la ciudad con más alta calidad de vida del mundo, pero Juan Diego Flórez no olvida su Perú natal. Y así lo demuestra a través de una obra que creó en 2011, "Sinfonía por el Perú", inspirada en el Sistema de Orquestas venezolano. Le interesó como sistema social para transformar la vida de los chicos más pobres a través de la música. "En apenas siete años ha crecido bastante, es algo que ya es parte de mí y de lo que hago. En todos los programas de mis conciertos hay un espacio dedicado a esta obra para que la gente se entere y pueda ayudar. Ya tenemos 8000 niños formándose y una orquesta central fantástica que está interpretando obras de peso. Busco que tanto los políticos como la sociedad entiendan la importancia que tiene".

Un concierto exclusivamente de arias implica una exigencia vocal muy grande, pero el tenor afirma estar acostumbrado, puesto que desde su primer recital, en 1996 en Irlanda, nunca ha dejado de hacerlos. "Es un arte, yo les digo a todos los jóvenes que se perfilan con una carrera que lo aprendan y hagan conciertos también. Este mundo de internet creo que hace que la gente pierda un poco el significado del mundo real y no todo es tan sencillo como se ve en las redes sociales; detrás de toda carrera hay un trabajo muy fuerte".

Famoso por sus bises, con los que ha llegado incluso a romper tradiciones de décadas, ha creado una propia para él. Al finalizar sus recitales, acostumbra a volver de nuevo al escenario, pero acompañado de su guitarra y para cantar temas latinoamericanos. "Esta experiencia de cantar con mi guitarra es una manera de mostrar quién soy y cómo crecí. Me pasé mi juventud cantando temas de música peruana, populares y hasta tangos junto a mi familia y mis amigos. Y si no aparezco con la guitarra como sucedió recién, que me fracturé los dedos jugando fútbol, es casi como una decepción para el público. Por eso decidí grabar un disco con una selección de todos esos temas que interpreto en mis bises. La salida al mercado de Bésame mucho coincide con esta gira, así que también en el Colón estos temas tan nuestros dirán presente junto a Mozart, el belcanto y el verismo".

Juan Diego Flórez, tenor

Acompañado del pianista Vincenzo Scalera

Miércoles, a las 20.

Teatro Colón, Libertad 621.

Entradas, desde 175 pesos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.