El keniata Kipkemboi rompió los relojes y ganó la Maratón de Buenos Aires con tiempo récord

El keniata Kipkemboi rompió los relojes
El keniata Kipkemboi rompió los relojes Crédito: Ignacio Sanchez
Ezequiel Brahim
(0)
23 de septiembre de 2018  • 18:49

En la Maratón Internacional de Buenos Aires estallaron los relojes. El keniata Saina Emmanuel Kipkemboi -de 26 años recién cumplidos-, voló como nunca antes lo hizo otro mortal en suelo sudamericano y escribió 2h05m21s en los libros de historia del atletismo. Nadie lo imaginaba que la décima mejor marca del año saldría de sus piernas en Buenos Aires. La organización lo había contratado como "liebre", un atleta que marca el ritmo a los posibles ganadores. Y su trabajo consistía en correr controlado hasta el kilómetro 30 y allí abandonar la competencia. Pero Saina se tuvo la fe que no le tuvo nadie. "Hace una semana me pidió permiso para terminar la carrera", declaró a LA NACIÓN el italiano Federico Rosa, manager del keniata, "me dijo que se sentía muy bien". Y vaya que lo demostró. Saina Emmanuel Kipkemboi bajó el récord de la carrera por 4m42s y colocó a Buenos Aires como la sexta maratón con mejor registro masculino del planeta.

Uno de los grandes candidatos, el ganador del años pasado, Barnabas Kiptumy corrió incluso más rápido que en el 2017, pero no le alcanzó. Con una 2h09m19s, cuando Kipkemboi cortaba la cinta victorioso, Barnabas se encontraba a casi un kilómetro y medio de la llegada, lejos de los aplausos. Y aun quedaban sorpresas para el último escalón del podio.

No fue africano, sino peruano, Cristhian Pacheco quien con 2h11m19s se ganó el tercer lugar, y a su vez se consagró Campeón Sudamericano, el título que ponía en juego esta edición número 34 del Maratón de Buenos Aires. El podio del subcontinente lo completaron el paraguayo Derlis Ayala (2h13m41s) y Perú sumó otro representante: Nelsón Ito (2h16m29s). Muy cerca estuvo un argentino, que merece un párrafo aparte.

"Llegué con mucha fuerza al final, pero no me animé a pegar el cambio ya en el kilómetro 30", reconoce el mejor argentino este domingo, Miguel Ángel Barzola, que con 2h16m47s estuvo a cien metros de la medalla sudamericana. "Hoy corrí con las mejores sensaciones, no me sentía así desde los Juegos". Barzola fue el único argentino en la maratón olímpica de Londres 2012 y es dueño de la cuarta mejor marca argentina. Fue en el kilómetro 34 donde apretó el paso, se despegó de su compatriota Martín Mendez y fue a la búsqueda de Mariano Mastromarino. En el parcial del 37 supera al marplatense y se posiciona como el mejor argentino hasta el final."Me tenía de hijo el Colo [Mastromarino] en las maratones", sonríe Barzola "hoy me desquité".

Fue el concordiense Martín Mendez el segundo argentino con 2h18m04s. Mastromarino completó el podio en 2h20m48s, pero su cara de frustración lo dijo todo en la llegada, quien nos representara en Río 2016 fue a buscar mucho más a Buenos Aires, salió fuerte desde el inicio, pero no encontró su carrera.

La hora de las damas

El podio internacional no dejó lugar a ninguna atleta sin pasaporte africano. El 1-2 fue para Kenia: Vivian Jerono atravesó una barrera que nadie había logrado en Buenos Aires, las dos horas y media, con 2h29m07s escribió el nuevo récord. Leah Jerotich la escoltó con 2h32m58s y en el tercer puesto irrumpió una atleta del país archirrival, Etiopia. Fue Amelework Bosho con 2h34m59s. Los otros cuatro continentes representados en la maratón las miraron desde atrás.

El Campeonato Sudamericano, al igual que en hombres, tuvo dos banderas peruanas, aunque ninguna pudo contra la ecuatoriana Rosa Chacha de Ecuador, que con 2h35m29s se llevó el oro regional. Luego sí Clara Canchanya (2h39m28s) y Gladys MacHacuay (2h40m58s) le dieron a Perú dos medallas más para ser el país más dominante del subcontinente en Buenos Aires.

"En mi cabeza resonaba, en cada entrenamiento: ganadora de la maratón de Buenos Aires", confiesa Mariela Ortiz apenas cruzar la llegada con 2h42m11s como la argentina más rápida. "Ahora sí, una de esas hamburguesas con papas bien grandes", muestra con las manos como tomando una pelota de futbol Ortiz y describe su recompensa después del cuidado extremo que requiere la preparación para la maratón. Cerca estuvo la chaqueña Marcela Gómez, radicada hace muchos años en Brasil, con 2h42m38s y completó el podio la dos veces olímpica María de los Ángeles Peralta al marcar 2h43m48s en su debut en Buenos Aires.

En una mañana primaveral, 19 grados recibieron a los casi 10.000 corredores que fueron parte de una edición histórica del Maratón Internacional de Buenos Aries. Los mejores tiempos jamás logrados y su reciente calificación como nivel bronce de la IAAF lo ponen en la vidriera internacional. Junto con las grandes marcas de la media maratón, hacen de este año el mejor de los últimos tiempos para el atletismo que surca el asfalto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.