Suscriptor digital

La hora de las verdades

Ricardo Esteves
Ricardo Esteves PARA LA NACION
Tan criminal como haber engendrado una organización mafiosa desde el poder es haber dejado al país atrapado en una situación de quiebra estructural muy difícil de revertir
Tan criminal como haber engendrado una organización mafiosa desde el poder es haber dejado al país atrapado en una situación de quiebra estructural muy difícil de revertir Fuente: LA NACION - Crédito: Alfredo Sabat
(0)
24 de septiembre de 2018  

A diferencia de lo que ocurrió con la crisis de 2002, a la que automáticamente se identificó con el menemismo, el "astuto" asesor de Pro logró algo que parecía imposible: desenganchar al kirchnerismo, ante la opinión pública, de la encrucijada actual, de la cual es el gran responsable, ya que dejó un país inviable (más allá de que la situación ha sido agravada por la secuela de desaciertos de gente que, aun bien intencionada, mostró ser poco avezada en política y en economía, como la que hoy conduce el país).

Fueron varios los pasos a los que tuvo que apelar el asesor para lograr el desenganche. El primero, cuando apenas asumió el gobierno de Cambiemos: planteó que la sociedad no quería oír "pálidas" (es obvio, ¿quién quiere oír "pálidas"?) ni hablar del pasado, que había que vender ilusión, con el riesgo que implicaba, lo mismo que al apoyar la explosiva "reparación histórica" a los jubilados. Luego planteó que convenía mantener vigente a Cristina Kirchner y no atacarla, para poder confrontar políticamente con ella; que había que abandonar el debate mediático, ya que ahora todo pasa por las redes sociales, y en enero de este año, que "no se hable más de la herencia", entre otros brillantes consejos.

A raíz de la inviabilidad que dejó el kirchnerismo, en marzo de 2016, a tres meses del cambio de gobierno, publiqué en esta sección una nota titulada "Los riesgos de ir hacia un nuevo default". Estaba convencido entonces de que con los cambios estructurales que produjo el kirchnerismo, de la manera brutal que elevó el gasto público con la casi duplicación de la plantilla de "abonados" al aparato estatal, donde cerca de 20 millones de argentinos, casi la mitad de la población, dependen del Estado vía salario, jubilación o subsidio, se desembocaría indefectiblemente en default y se condicionaría el destino del país.

Por eso, tan criminal como haber engendrado una organización mafiosa desde la cúpula del poder para robar es haber dejado al país atrapado en una situación de quiebra estructural muy difícil de revertir.

Con relación al escándalo de la corrupción que desnudó las más perversas pasiones humanas frente a los millones de argentinos que vivían y viven en situación de precariedad, convengamos en que responde de algún modo a algo cultural que trasciende al kirchnerismo, aunque no lo exculpa. Recuerdo de joven que cuando se llegaba a un cine sobre la hora de la película se ponía una propina sobre la ventanilla y se solicitaba "deme dos de las buenas, por favor" (las buenas eran entre las filas 8 y 12 del sector central, que estaban reservadas por los propios vendedores, en muchos casos a sabiendas de los dueños de los cines -otro gesto de astucia-, que lo permitían como una manera de compensación salarial). Ese mismo criterio se aplicaba a otras instancias de la vida cotidiana. Nadie quería renunciar a esas supuestas ventajas. Ahora bien, nunca se pensó que "aquello", que se suponía apenas un acto de picardía, podría desembocar algún día en "esto", en una asociación delictiva en el corazón del Estado, con la deplorable complicidad de empresarios de diversos sectores.

Para anestesiar a la sociedad mientras perpetraba el saqueo, el kirchnerismo elevó irresponsablemente el consumo general buscando congraciarse con las mayorías. Para lograrlo, controló precios y tarifas con "efectividad policial" y propició aumentos salariales muy por encima de la productividad. Al mismo tiempo, fue cobijando en el Estado a todos los que quedaban fuera del sistema por el achicamiento del aparato productivo, que fue perdiendo competitividad además por una suba brutal de impuestos, para financiar precisamente a los nuevos incorporados al ejido estatal. Y convenció a sus afines de que el capital -y el modo de obtenerlo vía coimas- era esencial para sostener la causa. La misma línea argumental de la guerrilla en los años 70 para justificar los secuestros.

En simultáneo, el kirchnerismo proclamó el mantra de la inclusión y del mercado interno, y culpó a las políticas de los años 90 del achicamiento del aparato productivo y de los millones de argentinos que el Estado debió amparar. Un manejo magistral del relato, en las antípodas del pobrísimo papel que en ese terreno ha hecho el actual gobierno, que incluso manifiesta no tener un relato.

Han pasado 17 años de un default y el país está nuevamente ante la amenaza de cesación de pagos (no es una apreciación personal, es la percepción de los mercados). ¿Cómo es posible, luego de haber transitado casi una década de bonanza sin igual en la historia de América Latina?

En este plano también, nuestra conducta ante el gasto colectivo responde a una actitud cultural. La Argentina se muestra al mundo como un país que no tiene ninguna capacidad de autocontrolarse. Ningún argentino, grupo o partido tiene la autoridad para ponerle un límite. Por eso, los límites los impone siempre el mundo exterior, ya sea el FMI o el sistema financiero internacional. Y por eso también el odio visceral y el resentimiento popular hacia esos agentes y hacia el mundo exterior.

"¡Inviertan en el país!" es la demanda de todos los gobiernos al sector empresario. ¿Para qué? ¿Para financiar sus despilfarros? ¿Para cubrir los casi 20 millones de cheques personales que emite el Estado mensualmente?

Sería muy triste, con la poca inversión productiva que ha habido estos años, que el producido de la estratégica inversión en Vaca Muerta (o en el litio) se canalice a satisfacer las necesidades o las demandas de los muchos sectores postergados (supuestos o reales: maestros, aeronáuticos, camioneros, salud, seguridad... son tantos) en lugar de que sirva para sentar las bases de un proceso de desarrollo para el que será necesario bajar impuestos y crear infraestructura y en el que la inversión y el empleo genuino deberán jugar un rol preponderante.

Situados en el día de hoy, con las obligaciones sociales como primer compromiso y con este valor del dólar y este nivel de deuda, ¿tendrá el país en el futuro los pesos para afrontar aunque más no sea los intereses de la deuda sin recurrir a la emisión descontrolada y acabar en hiperinflación?

Es cierto que esta crisis es bien distinta a la de 2001. Hoy no está el corsé del 1 a 1 con el dólar, y los bancos, las empresas y los particulares se volvieron más precavidos. Si bien hay deuda, es menor que entonces. El país contaba en 2001 con un extraordinario colchón de inversiones que garantizó la prestación de servicios de calidad hasta no hace muchos años. Sin embargo, dos importantes elementos juegan hoy en contra: un nivel de gasto público infinanciable (en aquel entonces el problema era la deuda, no el gasto) y una presión impositiva en niveles prohibitivos para el sector productivo.

Ojalá que este gobierno pueda enderezar la economía en el tiempo de mandato que le resta. Es fundamental para nuestro destino. Pero si no lo lograra, de todas maneras habrá cumplido una misión fundacional al haber permitido que la Justicia destape el proceso de corrupción más inmundo y perverso que podría haberse gestado en la Argentina. Dudo que las otras opciones a este gobierno hubieran podido tolerar este proceso judicial. Solo por eso, el gobierno de Cambiemos merece un lugar en la historia. De una forma u otra, el país está destapando todas sus verdades y todos sus vicios están saliendo a luz. En eso radica la esperanza.

Empresario y licenciado en Ciencias Políticas

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?