Suscriptor digital

Murió el astrónomo Marcos Machado, uno de los pioneros de la actividad satelital

Marcos Machado, director científico de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales
Marcos Machado, director científico de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales Crédito: ARCHIVO
Nora Bär
(0)
23 de septiembre de 2018  • 20:04

En 1987, una delegación de la NASA llegó a Buenos Aires para tomar contacto con un puñado de científicos que estaban intentando desarrollar un satélite made in Argentina. Entre los siete "aventureros" que darían el puntapié inicial a la actividad satelital en el país, estaba el astrónomo Marcos Machado, que acaba de fallecer en esta ciudad a los 69 años.

Recibido en la Argentina, y formado más tarde en Francia y los Estados Unidos, donde trabajó en proyectos espaciales de la NASA, Machado fue uno de los héroes poco conocidos del esfuerzo que llevaría a la Argentina a un lugar descollante del escenario internacional.

Animado por una pasión y un idealismo inagotables, decidió volver al país a principios de los 90 para construir aparatos capaces de auscultar el territorio y enviar desde el espacio valiosa información para prevenir emergencias y como insumo de distintas actividades económicas.

"Todo surgió en una cancha de fútbol del [Centro] Goddard", recordó alguna vez, con su habitual sentido del humor, el que hasta el jueves último fue director científico de la Conae: en una charla después de un partido, Mario Acuña, otro argentino que trabajaba en la NASA, le propuso hacer un satélite.

Lo que siguió fue una epopeya que combinó dosis equivalentes de pericia técnica, audacia y talento, y que a él y sus colegas les hizo vivir historias impensadas, como mantener dos trabajos porque ganaban algo más de 300 dólares mensuales o tener que dormir en la embajada argentina en Washington para ahorrar en alojamiento.

Machado tuvo tres hijos: Mercedes, Marcos y Matías. "Era tan discreto, que a veces nos enterábamos por otros de lo que lograba", recuerda Mercedes. Aunque tenía cáncer desde hace dos años, siguió yendo a su oficina como de costumbre. Y hasta participó de la última reunión de Directorio.

"Me acuerdo de que cuando lanzaron el Sputnik I, yo tenía ocho años -recordó Machado en una entrevista-. Ese día le pregunté a mi viejo, que era matemático, cuándo la Argentina iba a construir un satélite. Él me contestó 'Lo más probable es que se lo compremos a los que saben hacerlos'. Eso me quedó grabado. Me dije que no podía ser, que teníamos que lograrlo. Para mí, fue el sueño del pibe."

Por: Nora Bär

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?