Francisco visitó Lituania y alertó sobre los nuevos nacionalismos

Francisco reza en el antiguo gueto de Vilna, en Lituania
Francisco reza en el antiguo gueto de Vilna, en Lituania Fuente: AFP - Crédito: Petras Malukas
Habló sobre los "cantos de sirena" detrás de los rebrotes de "xenofobia"; pidió por las víctimas del Holocausto
(0)
24 de septiembre de 2018  

VILNA, Lituania.- El papa Francisco recordó ayer a las víctimas del Holocausto durante el segundo día de su visita a Lituania y advirtió de los "cantos de sirena" de nuevos nacionalismos y populismos.

"Hace 75 años, este país vivió la destrucción definitiva del gueto de Vilna, un hecho en el que culminó el aniquilamiento de miles de judíos", dijo el papa en una misa al aire libre en Kaunas.

Ante unas 100.000 personas, el Papa llamó a detectar "a tiempo cualquier rebrote de esta perniciosa actitud, cualquier aire que enrarezca el corazón de las generaciones que no vivieron aquello y que pueden dejarse llevar por esos cantos de sirena".

El Papa pidió, además, "atención para los excluidos y las minorías". "Se debe alejar de nuestros ambientes y de nuestras culturas la posibilidad de aniquilar al otro, de marginar, de seguir descartando a quien nos provoca fastidio y perturba nuestras comodidades", advirtió.

"Hace 75 años, esta nación presenciaba la destrucción definitiva del gueto de Vilna. Así culminaba el aniquilamiento de miles de hebreos, que ya había comenzado dos años antes", recordó.

En el mismo momento, una veintena de judíos reunidos en la única sinagoga no destruida de Vilna (de un centenar que había antes de la Segunda Guerra Mundial), enumeraban con tristeza el nombre de algunos sobrevivientes del gueto, donde murieron 70.000 personas.

El 23 de septiembre de 1943, hace exactamente 75 años, las fuerzas ocupantes alemanas desalojaron el último de los dos guetos judíos de la Ciudad Vieja de Vilna, la capital lituana. Quienes no habían sido trasladados ya a campos de exterminio nazis fueron deportados o asesinados.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el 40 por ciento de los habitantes de Vilna eran judíos. Durante la ocupación alemana, entre 1941 y 1944, los nazis y sus colaboradores locales mataron a más del 90 por ciento de los 200.000 judíos que vivían entonces en Lituania.

En la actualidad, no quedan más que 3000 judíos en Lituania, un país con unos 2,9 millones de habitantes.

Luego de la misa, el Papa visitó ayer el antiguo gueto de Vilna, donde depositó una corona de flores y pronunció un rezo en silencio.

Luego Francisco visitó el Museo de la Ocupación y de la Lucha por la Libertad en Vilna, dedicado a los crímenes del régimen soviético y ubicado en un antiguo edificio del exservicio secreto soviético KGB.

Ese edificio, donde había funcionado primero la Gestapo y luego la KGB (la agencia de inteligencia de la Unión Soviética), fue escenario de miles de ejecuciones, luego de detención y tortura para muchos católicos, incluidos cuatro obispos.

Durante la visita, el Papa vio las cámaras de tortura y el cuarto de ejecuciones.

"En este lugar de la memoria, te imploramos Señor que tu grito nos mantenga despiertos porque -acotó- no deja de resonar y hace eco en estas paredes que recuerdan los padecimientos vividos por tantos hijos de este pueblo".

"Lituanos y provenientes de diferentes naciones han sufrido en su carne el afán prepotente de quienes pretendían controlarlo todo", añadió el Pontífice, al honrar a miles de personas que padecieron tortura o la muerte en ese lugar.

Por último, el Papa pidió que Dios otorgue "el coraje" necesario para "no acostumbrarnos a las modas, a los eslóganes simplificadores y a toda tentativa de reducir y quitar la dignidad a cualquier persona".

Francisco estuvo acompañado por el arzobispo de Kauna Sigitas Tamkevicius, quien padeció el encierro en ese lugar y es considerado un ícono de la resistencia de la Iglesia en Lituania.

Hoy, el Papa viajará a Letonia y mañana concluirá en Estonia su viaje por los países bálticos, el 25º de su pontificado.

Agencias ANSA, AFP y DPA

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios