Choque de hermanos: Adolfo y Alberto Rodríguez Saá se pelean por el poder en San Luis

El gobernador y el senador disputan el liderazgo provincial más allá de 2019; acusaciones cruzadas de corrupción
El gobernador y el senador disputan el liderazgo provincial más allá de 2019; acusaciones cruzadas de corrupción Fuente: Archivo
Jaime Rosemberg
(0)
24 de septiembre de 2018  

Alberto siempre admiró de su hermano mayor esa popularidad indestructible, forjada a fuerza de sonrisas gardelianas y gestiones de gobierno exitosas. Adolfo , en tanto, siempre se enorgullecía de las virtudes "intelectuales" y "artísticas" de su hermano menor, tanto que mostraba orgulloso a quienes ingresaban a su despacho uno de sus cuadros, en los que se destacaba la bandera argentina.

Pero el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá , y su hermano, el senador y expresidente, Adolfo Rodríguez Saá , parecen haber roto los lazos que los convirtieron, a modo de poder bifronte, en los dueños políticos de la provincia desde el retorno de la democracia, en 1983, hasta hoy.

Peleas abiertas entre adolfistas y albertistas, acusaciones de corrupción entre miembros de las propias familias y hasta amenazas de competencia interna son hoy parte del paisaje político provincial, un escenario que eclipsa por el momento las alternativas "por afuera", como la de Cambiemos, encabezada por el exministro Claudio Poggi, que los derrotara en las PASO del año pasado antes de sucumbir de manera sorprendente en las elecciones legislativas de octubre. Enfrentados en los últimos tiempos por la despenalización del aborto , el apoyo a Cristina Kirchner y la situación de la ministra de Educación puntana Natalia Spinuzza, reubicada luego de conocido su video fumando marihuana, los hermanos Rodríguez Saá parecen haber llegado a un punto de no retorno esta semana. Resta ver si, como sospechan en la oposición, algún acuerdo de última hora los volverá a alinear de cara a las elecciones del año que viene.

"Reúnan a todos los que están en el plan de inclusión. Les dicen: si están con el Alberto, se quedan; si están con el Adolfo, se van. ¡Recapaciten, así no se construye la unidad! Vayan y ganen la elección interna", les espetó en la cara y fuera de sí Adolfo a dirigentes del PJ local, el viernes. "Difaman a Gisela, me difaman a mí, todo el día, pagados por el Ministerio de Seguridad", gritó el exhombre fuerte de la provincia, hoy cuestionado por dirigentes cercanos al gobernador.

Las usinas albertistas hablan sin tapujos de un proyecto para que Gisela Vartalitis, la joven esposa del efímero presidente, sea la próxima candidata a gobernadora. Y critican que la "renovación" sea encabezada por Adolfo, hoy de 71 años.

Enrolado sin medias tintas en el proyecto kirchnerista -recorre el país como precandidato a presidente-, el gobernador no desautoriza las críticas de su propio entorno hacia su hermano. Zulema Rodríguez Saá, hermana de ambos pero cercana al gobernador, impidió días atrás la entrada de los adolfistas a la sede del PJ en La Punta, la ciudad "inventada" por Adolfo en sus años de gobernador. Luz Rodríguez Saá, una de las hijas de Alberto, acusó a través de las redes sociales a Vartalitis de estar "investigada por estafa" luego de que esta opinara -al igual que Adolfo- que la ministra Natalia Spinuzza debía renunciar a su cargo por el escandaloso video grabado en Amsterdam junto a su marido.

"Pasaron un límite. Hasta ahora nunca se habían acusado de esa forma dentro de la misma familia", afirmaron en off the record dos miembros de la oposición al poder.

"Quédense con el gobierno, el partido también sabe actuar (...) Las encuestas dicen que les gano a Poggi y el Alberto juntos. Voy a presentar una lista, y no va a ser con los que me atacan", volvió a amenazar Adolfo a los albertistas que lo escuchaban. Sobrevolaba el rumor de un adelantamiento de las elecciones provinciales, con Alberto nuevamente como candidato, para buscar un triunfo previo a su candidatura a presidente en 2019.

Desde su mansión en Potrero de los Funes, Adolfo llama sin éxito a Alberto, rodeado de estatuas y obras de arte en su casa de El Durazno. El diálogo entre ellos -dicen quienes los conocen bien- está cortado. El final está abierto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.