Suscriptor digital

Trump propone negar la residencia a quienes reciben planes sociales

Impulsa una nueva legislación para que no se conviertan en "cargas para los contribuyentes"
Impulsa una nueva legislación para que no se conviertan en "cargas para los contribuyentes" Fuente: AFP
(0)
24 de septiembre de 2018  

WASHINGTON (AFP).- En una nueva medida contra los migrantes, el gobierno de Donald Trump propuso negar la residencia permanente a los inmigrantes que se benefician de políticas públicas como bonos de alimentación o cupones para vivienda, informó el Departamento de Seguridad Interior (DHS).

Trump prometió durante la campaña de 2016 hacer más difícil la inmigración a Estados Unidos, así como reducir el número de personas a las que se les permite permanecer en el país.

El DHS dijo que según la nueva propuesta ser un actual o antiguo receptor de ciertas ayudas públicas sería estimado como "un factor de peso altamente negativo" para obtener la residencia permanente (conocida como green card).

"La reglamentación propuesta instrumentará una ley aprobada por el Congreso que busca promover la inmigración autosuficiente y proteger los recursos finitos asegurando que no se conviertan en cargas para los contribuyentes estadounidenses", dijo la secretaria de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen.

Ya se solicita a los inmigrantes que solicitan la green card que prueben que no se convertirán en "una carga pública", considerando los recibos de beneficios en dinero. Pero la nueva norma incluye un amplio espectro de beneficios públicos no monetarios que podrían ser descalificadores, como bonos de alimentación, cupones para vivienda y descuentos en las recetas de medicamentos por bajos ingresos.

El DHS dijo que la normativa afectaría a poco más de 382.200 inmigrantes que aspiran a ser residentes permanentes cada año.

La reglamentación afectaría principalmente a inmigrantes legales o personas que buscan ingresar legalmente al país, pues los inmigrantes indocumentados no son elegibles para recibir beneficios públicos.

En junio, en un informe que examinó los potenciales efectos -basados en un borrador filtrado-, el Instituto de Política Migratoria advirtió que muchos inmigrantes y sus familias pueden renunciar a beneficios y servicios para los que son elegibles "por temor a consecuencias reales o percibidas".

Los defensores de los migrantes también expresaron temores a que las familias podrían verse en la disyuntiva de elegir entre mantener la familia unida o acceder a las necesidades.

La reglamentación "coloca la riqueza por encima de la familia, negando a las familias trabajadoras comunes un lugar en Estados Unidos", dijo Olivia Golden, directora ejecutiva del Centro Legal de Políticas Sociales. La propuesta estará sujeta a un período de comentarios de 60 días antes de entrar en vigor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?