Mauricio Macri en Nueva York: una jornada de descanso con malas noticias desde La Boca

(0)
23 de septiembre de 2018  • 23:44

NUEVA YORK.- El primer día de Mauricio Macri en Nueva York transcurrió en tranquilidad, sin actividad oficial, con varias horas dentro del hotel Langham, donde se hospeda parte de la comitiva presidencial, y un disgusto: la derrota de Boca en el Superclásico con River, nada menos que en la Bombonera.

Macri, que buscará en este viaje recuperar la confianza perdida de inversores frustrados y desilusionados, llegó al hotel temprano, apenas aterrizó en Nueva York desde Buenos Aires, y unas horas más tarde, luego de descansar, salió a almorzar con su mujer, la primera dama, Juliana Awada , y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne . Se lo vio cansado, aunque de buen humor. Cruzó dos palabras con los periodistas que hacían guardia delante del hotel antes de subirse a una van. Un par de transeúntes le expresaron su apoyo. "¡Vamos, Mauricio!", le dijo uno. "¡No afloje, no afloje!", fue el grito que le dejó otro.

Macri y Awada cambiaron de hotel. Esta vez, el Presidente eligió The Langham, un lujoso y moderno hotel ubicado sobre la 5ª Avenida, en el corazón de Manhattan, a tres cuadras del Empire State. El hotel tiene un spa "diseñado para crear un ambiente de tranquilidad para la contemplación y la inspiración" y salas para cenas o reuniones con espectaculares vistas del skyline de la Gran Manzana.

La revista Traveler, de Condé Nast, lo eligió el mejor hotel de Nueva York el año anterior. Los funcionarios y los voceros se alojaron en el mismo hotel, mientras que otra parte de la comitiva se alojó en el más humilde Hotel Pennsylvania, a unas cuadras de allí, y uno de los hoteles más económicos de Manhattan.Una noche en la suite más cara del Langham, con vista al Empire State, cuesta 2044 dólares. Las habitaciones en los pisos inferiores, llamados "cuartos superiores", en la cual, según trascendió, se hospeda el matrimonio presidencial, tienen un precio más módico: pueden reservarse por 875 dólares la noche. El hotel los describe como "un bolsillo de privacidad en la bulliciosa Gran Manzana". Cada uno con un lujoso baño revestido de mármol y ducha de lluvia.

Cambios

Macri se trasladará durante los dos días con agenda oficial acompañado por sus funcionarios y el embajador Fernando Oris de Roa, quien viajó desde Washington a Nueva York para recibirlo. Al igual que el resto de los mandatarios, Macri se moverá dentro de un perímetro fuerte custodiado por la Policía de la ciudad de Nueva York, y, también, por el Servicio Secreto, que transforma el centro de Manhattan en una zona fortificada por la presencia del presidente, Donald Trump .

Además del cambio de hotel en relación a su visita de noviembre del año pasado, en la comitiva oficial no estuvieron diputados ni senadores del PJ u otros representantes de la oposición, en plena negociación con el oficialismo en torno al presupuesto 2019 . El año pasado, diputados opositores como Diego Bossio y Marco Lavagna se habían mezclado con los legisladores oficialistas, y gobernadores como Juan Schiaretti (Córdoba) o Miguel Lifschitz (Santa Fe) compartían actividades junto al Presidente. El senador oficialista Esteban Bullrich fue, esta vez, uno de los pocos que se sumó a la delegación oficial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.