Sobornos: las coincidencias entre los pagos de Centeno y los vuelos del Corcho

Cada vez que el lobbista volvía de Uruguay, el chofer registraba un pago en sus cuadernos en sincronía con el período de coimas de Odebrecht
Hugo Alconada Mon
(0)
24 de septiembre de 2018  

Una y otra vez, el mismo día, al día siguiente o 48 horas después de que Jorge "Corcho" Rodríguez regresara de un viaje relámpago al Uruguay, el chofer del Ministerio de Planificación Federal Oscar Centeno registró en sus cuadernos la entrega de bolsos rebosantes de dinero, según detectó la Oficina Anticorrupción (OA), tras cruzar datos de los registros migratorios con los "cuadernos de la corrupción".

La correlación entre los viajes al Uruguay y los bolsos que recibió el equipo íntimo del entonces ministro de Planificación Federal Julio De Vido ocurrió entre julio y octubre de 2013, período en que Odebrecht confesó en Brasil que transfirió millones de dólares a las cuentas de Sabrimol Trading en Uruguay para pagar las coimas acordados por el proyecto para soterrar el tren Sarmiento.

Los datos recabados muestran además la relación existente entre Rodríguez, el financista "arrepentido" Ernesto Clarens y el banquero Jorge Brito, cuyo nombre continúa en un segundo plano en esa y otras investigaciones, como el llamado "caso Ciccone".

Consultado por LA NACION, no obstante, Rodríguez rechazó esa supuesta correlación entre sus viajes y los pagos que anotó Centeno. "Yo voy a Uruguay desde 1997. Tengo inversiones allá. Viajo casi todos los fines de semana y una vez entre semana o cada diez días desde hace años. Son más de 200 viajes en los últimos años. ¡Por supuesto que alguno va a coincidir con lo que anotó Centeno, pero hay que utilizar el sentido común!", reclamó.

El primer viaje ocurrió entre el domingo 21 y el martes 23 de julio, cuando el Corcho viajó desde el aeropuerto de San Fernando en su helicóptero LV-CFO. Un día después, el miércoles 24, Centeno anotó que llevó a un colaborador de Roberto Baratta, Nelson Lazarte, a un encuentro con el primo y empleado del Corcho Carlos Alberto Rodríguez, que le entregó un bolso con dinero y retornaron al ministerio. Y cinco días después, el lunes 29, se repitió la operatoria, con los mismos protagonistas y otro bolso.

El segundo viaje se registró entre el sábado 17 y el lunes 19 de agosto, otra vez desde San Fernando y en el mismo helicóptero LV-CFO. También, al día siguiente, Centeno llevó a Lazarte a encontrarse con el automóvil del primo del Corcho, un Volkswagen Gol, en el que le entregaron otro bolso.

"Corcho" Rodríguez, empresario
"Corcho" Rodríguez, empresario Fuente: Archivo

El tercero fue el jueves 5 de septiembre, siempre de 2013, cuando el Corcho fue y volvió en el día de San Fernando a Uruguay en otra unidad registrada a nombre de su sociedad Helicopter Corporation, matrícula LV-FGK, en la correlación acaso más endeble que encontró la OA. ¿Por qué? Porque en los cuadernos de Centeno recién aparece otro encuentro de Lazarte con el Gol del primo del Corcho el 24 de septiembre, cuando consignó que recibieron US$500.000 y volvieron al ministerio.

El cuarto viaje, por el contrario, ocurrió entre el sábado 19 y el domingo 20 de octubre, cuando el Corcho viajó con Brito y otros cuatro pasajeros en el primero de sus helicópteros, LV-CFO. Y dos días después de retornar, el martes 22, Centeno consignó que debió llevar a Lazarte a encontrarse con alguien en el Gol patente IYJ 320 del primo del Corcho, en la esquina de Paseo Colón y Venezuela, donde le entregaron otros US$500.000 y se los llevaron a Baratta al ministerio.

El quinto fue aún más singular. Rodríguez fue y volvió en el día a Uruguay desde San Fernando el día después del pago anterior, el miércoles 23 de octubre de 2013, para solo 24 horas después repetirse la entrega de un bolso con US$500.000 a bordo del Gol blanco que trasladaron hasta el ministerio para dárselo a Baratta.

El sexto viaje, por último, resultó casi idéntico al anterior. Rodríguez voló de San Fernando a Uruguay el miércoles 30 de octubre y retornó ese mismo día, en tanto que al día siguiente, jueves 31, Centeno trasladó a Lazarte y a Baratta hasta la calle Gorostiaga al 2300, donde atendía el psicólogo del funcionario y en la calle los esperaba el mismo Gol patente IYJ 320 del primo del Corcho. Fue Lazarte quien se acercó, retiró un bolso con la marca El Argentino y esperó junto al chofer que Baratta terminara su sesión de terapia. Entonces llevó a Baratta hasta su departamento, donde se apeó con el dinero.

Corcho, Brito y Clarens

¿El Corcho trajo el dinero a la Argentina desde Uruguay que Odebrecht giró a la sociedad Sabrimol Trading? No, según el lobbista, quien no solo reafirmó su inocencia ante los jueces a cargo de las causas por los "cuadernos de la corrupción" y el capítulo argentino del Lava Jato, sino que incluso negó ser el dueño de Sabrimol, como evalúa la Justicia uruguaya.

"Las firmas que me adjudican en documentos que tiene la Justicia uruguaya son falsas y así se va a demostrar. Del mismo modo que cualquiera puede corroborar que siempre que despego del aeropuerto de San Fernando, personal de la Aduana y de la PSA [por la Policía de Seguridad Aeroportuaria] revisa mi helicóptero, procedimiento que se repite en Montevideo o Punta del Este. ¿Qué dinero puedo transportar? ¡Vamos!", replicó Rodríguez a LA NACION.

Al analizar la situación de los primos Rodríguez, por su parte, Bonadio dio por ciertos los pagos que registró Centeno en sus cuadernos. Pero los consideró ajenos a la matriz propia de los "cuadernos de la corrupción" y los vinculó a los sobornos que admitió Odebrecht por el soterramiento del tren Sarmiento, por lo que se declaró incompetente y remitió el material a su colega Marcelo Martínez de Giorgi.

En ese contexto, la OA completó el cruce de datos disponibles en las causas por los "cuadernos de la corrupción" y Odebrecht, que también instruye el juez federal Sebastián Casanello, y aportaría sus conclusiones en tribunales en las próximas horas.

Allí consta también otros vuelos que el Corcho Rodríguez compartió con Brito y Clarens, en el helicóptero LV-CGX, el Cessna Citation Jet matrícula LV-CIQ y en otro helicóptero, el LV-CIC, pertenecientes al Macro y a la firma Pircas de Tupungato SA -también de Brito-, entre mediados de 2012 y de 2014, como también en otro helicóptero, el LV-FQN, propiedad de la firma Helicopter Corporation, del Corcho, en mayo de 2015.

Esos registros muestran que el piloto del Corcho cuando recurrió a sus unidades de Helicopter Corporation fue Pablo Montes, quien para esa empresa también trasladó desde y hacia Uruguay a Clarens, a dos hijos de Brito, al ex número uno de Odebrecht en la Argentina Flavio Bento e Faría -también involucrado en el pago de sobornos- y a Eduardo Alberto Cantón, más conocido como el Pacha, referente ineludible en Carmelo.

¿Qué hay, en tanto, detrás de Pircas de Tupungato SA? Por un lado, su primer presidente fue Guillermo Enzo Neyra, quien aparece en múltiples registros de varias sociedades con socios y familiares directos de Clarens. Por el otro, esa sociedad quedó vinculada al financiamiento de The Old Fund tras tomar el control de Ciccone Calcográfica, por lo que el fiscal Jorge Di Lello pidió citar a declarar al presidente y tesorero de Pircas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios