Suscriptor digital

Con un doblete de Chávez, Aldosivi le ganó a un Belgrano que ya camina por la cornisa en los promedios

Crédito: Prensa Aldosivi
Darío Palavecino
(0)
24 de septiembre de 2018  • 16:12

MAR DEL PLATA.- Aldosivi entró en estado de gracia. Sin jugar bien, a veces con dosis de suerte o como esta tarde con puro oportunismo, suma, sube y sueña. Ante Belgrano de Córdoba le alcanzó el olfato de gol y la contundencia de Cristian Chávez para ganar un partido duro, trabado, poco jugado y muy disputado.

Y, a fuerza de recientes triunfos en condición de visitante, ahora cumpliendo con esta deuda pendiente que tenía con el público local, se trepó al tercer puesto y más importante aún: a fuerza de victorias gana casilleros en su objetivo más importante, que es alejarse tanto como se pueda de la chance de un nuevo descenso de categoría.

Recién en el último cuarto de hora se definió este encuentro en el que habían escaseado las oportunidades de gol. Incluso, Belgrano había demostrado algo más de aplomo y ambición, con algunos chispazos de Matías Suárez (falló al resolver un mano a mano en los primeros minutos) y el despliegue de Federico Lértora y Gastón Gil Romero en el medio campo. Con poco, los dirigidos por Lucas Bernardi prometían más.

Flojo de calidad y todavía más pobre en emociones resultó el segundo tiempo, con más fricción que creación. Fue parejo siempre y, como en la etapa inicial, Belgrano asomaba como más ordenado y mejor perfilado para generar peligro en el área rival.

Y en medio de tan poco fútbol, un error abrió el partido. Lértora dejó corto un pase atrás, a metros de la medialuna, y antes que los defensores centrales llegó Chávez, experto en aprovechar estas oportunidades. Enfrentó a Rigamonti y lo venció con un disparo bajo y esquinado.

La reacción de la visita fue poco criteriosa y no hizo más que favorecer el lucimiento del tándem Yeri-Godoy en el medio y la sociedad Amor-Galeano en la puerta del área, donde despejaron todo lo que por allí pasó. Incluida la chance clara de empate que Galeano evitó sobre la línea, tras una serie de rebotes que siguieron a una débil salida del arquero Pocrnjic.

La desesperación de los cordobeses generó espacios para el contraataque que Aldosivi supo aprovechar. Castillón, que había ingresado por Ozuna, desbordó por la derecha y envió un centro bajo que capitalizó Chávez, solo y cómodo para convertir su segundo gol y definir el partido cuando comenzaba a correr tiempo adicionado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?