Daniel Osvaldo, duro contra el Mellizo: "En Boca éramos 12 los que fumábamos y me echaron a mí"

Daniel Osvaldo, contundente contra el DT de Boca
Daniel Osvaldo, contundente contra el DT de Boca
(0)
24 de septiembre de 2018  • 15:19

Su adiós del fútbol estuvo marcado por el hastío y también por su controvertida salida de Boca . Daniel Osvaldo ni se calla nada, y en declaraciones al diario español Marca, castigó con rigor a Guillermo Barros Schelotto , el entrenador que le marcó la puerta de salida del club de la Ribera.

Sobre su despedida de Boca, Osvaldo contó: "Siempre tengo una reacción, no me puedo quedar callado. Llegó Guillermo Barros Schelotto a entrenar a Boca, que en Europa ni estuvo, salvo de vacaciones... Me echó por fumar en el vestuario. En la selección italiana fumaba, hasta el seleccionador podía acercarse a pedirme fuego. Si te molesta, vení y planteamelo cara a cara. Si querés echar a un jugador, con la trayectoria que tenía yo cuando llegué a Boca, nos sentamos a tomar un café y que me diga busquemos la mejor forma para que salgas. No hacés público que me fumé un cigarrillo. No tuvo respeto y fue un cagón. Éramos 12 los que fumábamos y al que echaron fue a mí. Y él los veía, ¿eh? Les decía que no se podía, nada más. A mí ni me dijo. Pero mejor que me estuviera fumando un cigarro en ese momento, porque si no le arranco la cabeza: me había sacado minuto y medio en el partido como si tuviera 14 años. Ahora a Tévez le está haciendo lo mismo, no se anima a echarlo y lo está provocando de forma sucia".

Osvaldo también explicó que una de las razones por las que dio un paso al costado fue por el ambiente futbolístico: "¿Si se extraña jugar un superclásico? Futbolísticamente sí, pero no en lo psicológico, sabiendo todo lo que vas a sufrir si pierde Boca... La gente está loca. Yo también quiero meterle cinco a River. Entrás a la cancha pensando: "Si pierdo, ¿me matan? ¿no puedo ir al parque con mi hijo?". Me parece que no soy yo el que está mal. Yo me voy a tocar la guitarra, que si la pifio en un acorde nadie me insulta".

En el mismo sentido, remarcó: "Me sentía cada vez más agobiado con el ambiente del fútbol, que también fue mutando. Ojo, no reniego en absoluto del fútbol: lo amo y es lo mejor que me pasó en la vida. Pero al final me sentía como sapo de otro pozo, un bicho raro. Yo me fui a los 19 años a Europa y no mamé el fútbol argentino. Cuando regresé a Argentina sentí ese golpe fuerte, en lo social fue un abismo". Osvaldo criticó que en el fútbol argentino "todo el mundo quiere opinar y vivir la vida de los demás cuando no saben vivir la propia. Los personajes públicos tienen los mismos problemas que el que vende verdura en la esquina. Hay gente que se siente frustrada en Argentina, a pesar de ser el país más maravilloso del mundo, pero vivir ahí no es fácil. Supongo que por eso a veces se ponen contentos cuando al otro le va mal. Ahora vuelvo de otra manera a Argentina. El entorno de la música es más bohemio".

Y por último, se refirió a Lionel Messi: "No me gustaría ser Messi. Me gustaría jugar como él. Me cagaría a piñas con todo el mundo porque, pobrecito, ¡no tiene vida! Vive en una cárcel de oro. No podría estar aquí tomándose una copa. Quizás no le importa eso, a mí sí. A esos niveles no estás ni en tu casa. Te comprás el televisor más grande del mundo y luego no pisás tu salón. ¿Para qué querés una Ferrari si vas de tu casa al entrenamiento, que está a 15 minutos? Nunca me importó el dinero, pero, ojo, yo también gasté en estupideces. Y ahora también, pero más baratas".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.