Bolsonaro quiere suavizar su imagen de extremista con un "Manifiesto a la nación"

El candidato ultraderechista brasileño busca repeler las críticas de que es autoritario, misógino, homofóbico y racista
El candidato ultraderechista brasileño busca repeler las críticas de que es autoritario, misógino, homofóbico y racista Crédito: DPA
Alberto Armendáriz
(0)
24 de septiembre de 2018  • 16:37

RÍO DE JANEIRO.- En un esfuerzo por suavizar su imagen de extremista, el candidato presidencial ultraderechista Jair Bolsonaro -favorito en las encuestas para las elecciones del 7 de octubre en Brasil - prepara un "Manifiesto a la nación" a través del cual pretende repeler las críticas de que se trata de un político autoritario, misógino, homofóbico y racista.

El representante del Partido Social Liberal (PSL), que se encuentra aún internado en el Hospital Albert Einstein de San Pablo tras recibir una puñalada durante una manifestación callejera el 6 de septiembre, divulgaría su mensaje en los próximos días, según publicó el diario Estado de S. Paulo. La idea es que tenga un fuerte tono emotivo y que sea grabado desde su propia habitación en la que se recupera de sus heridas del atentado que sufrió.

El manifiesto serviría también para dar garantías al mercado de que está comprometido con las reformas económicas liberales, luego de que la semana pasada el convaleciente diputado tuvo roces públicos con su principal asesor en la materia, el respetado economista Paulo Guedes, quien había insinuado que, en un eventual gobierno de Bolsonaro, se reinstalaría un impopular impuesto a las transacciones financieras.

En los últimos días, el candidato presidencial también tuvo que llamar a silencio a su compañero de fórmula, el general de reserva Hamilton Mourão, después de que éste generó gran rechazo al decir que los niños criados solamente por madres y abuelas, sin una figura paterna en el hogar, son más proclives a acabar en la criminalidad.

Bolsonaro,un segundo después de ser acuchillado, en Juiz de Fora, estado de Minas Gerais, el 6 de septiembre pasado
Bolsonaro,un segundo después de ser acuchillado, en Juiz de Fora, estado de Minas Gerais, el 6 de septiembre pasado Fuente: LA NACION

Ciertos sectores de la campaña del PSL creen que esas turbulencias internas afectaron la posibilidad de que Bolsonaro gane en primera vuelta. Y ven con preocupación el creciente movimiento impulsado en las redes sociales por mujeres y gays bajo los hashtags #elenão y #elenunca (#elno, #elnunca) en contra del diputado ultraderechista. De ahí la necesidad de divulgar a través de las mismas redes sociales el "Manifiesto a la nación", que responda a las críticas de su radicalismo y acerque su candidatura a los votantes de centro, más moderados, que hoy le temen.

Una iniciativa similar desplegó en 2002 Luiz Inacio Lula da Silva con su "Carta a los brasileños", que buscó ahuyentar los miedos de los agentes financieros y económicos a la candidatura del máximo líder del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT). Lula se comprometió entonces a que, si era elegido presidente, no tomaría medidas que significasen grandes cambios con la tradicional política económica brasileña. Aunque su postura decepcionó a algunos grupos de izquierda más radical aliados al PT, la jugada tuvo éxito: Lula salió en primer puesto de la primera vuelta electoral, con 46,44% de los votos, y luego se impuso con el 61,27% en el ballotage.

Documento anti-Bolsonaro

En tanto, ya anoche comenzó a circular un documento anti-Bolsonaro titulado "Democracia sí", al que adhirieron más de 300 artistas, intelectuales, deportistas, activistas y empresarios célebres de distintas corrientes políticas.

"Es necesario decir que, más que una elección política, la candidatura de Bolsonaro representa una franca amenaza a nuestro patrimonio civilizatorio primordial. Es preciso rechazar su normalización y sumar fuerzas en defensa de la libertad, de la tolerancia y del destino colectivo entre nosotros", señala la declaración firmada, entre otros, por los músicos Caetano Veloso, Chico Buarque, Gilberto Gil, Mano Brown y María Gadú; los actores Sonia Braga, Wagner Moura, Camilla Pitanga y Alice Braga; los cineastas Fernando Meirelles y Walter Salles; los empresarios Guilherme Leal (Natura) y María Alice Setúbal (Itaú); el atropólogo Luiz Eduardo Soares; el economista Bernard Appy; la caricaturista Laerte Coutinho; y el médico Drauzio Varella.

El texto recuerda que dos expresidentes, Jânio Quadros y Fernando Collor de Mello, fueron elegidos también en momentos de crisis porque se presentaron como "redentores de la ética y de la limpieza política que nos llevaron al desastre". Resalta que en el caso de Bolsonaro, el excapitán del ejército ha defendido la última dictadura militar y la tortura ocurrida durante aquellos años, y que su candidato a vicepresidente ya ha propuesto la formación de una Asamblea Constituyente en la que sus miembros no sean elegidos por los ciudadanos.

"Cuando nos deparamos con proyectos que niegan la existencia de un pasado autoritario en Brasil, flirtean explícitamente con conceptos como la producción de una nueva Constitución sin delegación popular, la manipulación del número de jueces en las cortes superiores o el recurso a autogolpes presidenciales, acumulan declaraciones abiertamente xenófobas y discriminatorias contra diversos sectores de la sociedad, refutan textualmente el principio de protección a las minorías y lamentan que las fuerzas del Estado no hayan matado menos disidentes, tenemos la consciencia inequívoca de que estamos lidiando con algo mayor y anterior a todo disenso democrático", subraya el documento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.