Gisela Dulko posa por primera vez junto a sus hijos, Mateo, Antonella y Daniele

A seis años de su retiro del tenis profesional, se muestra en su faceta más tierna y habla de su historia de amor con el futbolista Fernando Gago. "Para mí, la opción de seguir en los courts y ser madre al mismo tiempo estaba totalmente descartada", dice.
A seis años de su retiro del tenis profesional, se muestra en su faceta más tierna y habla de su historia de amor con el futbolista Fernando Gago. "Para mí, la opción de seguir en los courts y ser madre al mismo tiempo estaba totalmente descartada", dice. Fuente: HOLA - Crédito: Matías Salgado
Paula Galloni
(0)
26 de septiembre de 2018  • 15:33

"Estoy cero metida en el mundo del tenis", dice Gisela Dulko (33), mientras sostiene en sus brazos a su bebé Daniele (cinco meses) y hace malabares para atar los cordones de Antonella (3) y acomodarle la camisa a Mateo (5), sus hijos junto al 5 de Boca, Fernando Gago (32). Sus palabras parecen ajenas a la tenista que fue: empezó a jugar a los 7 años, se radicó en el exterior siendo adolescente y en 2010 alcanzó el primer puesto en el ranking de dobles de la WTA junto a la italiana Flavia Pennetta.

Una de las amigas más cercanas de Gisela es Isabel Macedo, a quien eligió como madrina de Antonella. "Cuando volvimos a vivir a Argentina, nos conocimos en una comida y desde ese momento, no nos despegamos más"
Una de las amigas más cercanas de Gisela es Isabel Macedo, a quien eligió como madrina de Antonella. "Cuando volvimos a vivir a Argentina, nos conocimos en una comida y desde ese momento, no nos despegamos más" Fuente: HOLA - Crédito: Matías Salgado

Está claro que desde que se retiró, en julio de 2012, su prioridad pasó a ser formar una familia: "Hoy mi vida pasa por ver sonreír a mis hijos. Con eso soy feliz", reconoce.

-Mamá de tres y muy seguidos.

-Era el plan, con Fernando queríamos hacer el trabajo de una. Cuando dejé el tenis lo hice porque quería ser madre y establecerme. Y a los dos meses de haber tomado esa decisión, quedé embarazada. Yo siempre dije que quería dos o tres hijos; Fernando, cuatro. Ahora está repensándolo. [Se ríe]. Para mí, estamos completos. Es hermosa y complicada la maternidad. Con tres ya no te dan las manos, pero es lo más lindo que me dio la vida. Cada uno es especial y diferente.

-¿Cómo son tus hijos?

-Mateo es el típico hermano mayor: cuida siempre a los más chicos. Es estructurado, necesita saber todo lo que va a hacer durante el día para seguirlo al pie de la letra. Es muy bueno, tranquilo e independiente, aunque un gran compañero. Antonella es el terremoto de la familia, está siempre en movimiento, es explosiva. Y Daniele, el menor, es pura alegría. Llora poco, duerme de noche. Al tercero lo supe acomodar mejor a la rutina familiar. No estoy tan cansada como me pasó al principio, la tengo más clara. Aprendí muchas cosas y vale la pena porque el amor de un hijo es único e irrepetible.

-¿Se te cruzó ser madre y seguir jugando, como lo hizo Serena Williams?

-Nunca. Yo ya había cumplido una etapa con el tenis y sabía que no iba a volver. Lo de Serena es increíble y admirable. Yo ni me imagino y ¡menos con tres! Aparte, por la profesión de mi marido, jamás me hubiera podido acompañar a los torneos. Por eso, en mi caso, la opción de seguir en los courts y ser madre al mismo tiempo estaba totalmente descartada. Además, soy muy estructurada.

-¿Siempre fuiste así?

-Creo que mi profesión me hizo de esta manera porque de chica era bastante terremoto, como Antonella. Con el tenis empecé a ser más prolija, a cumplir horarios. Imaginate que a los 7 años viajé por primera vez al exterior con otros chicos, entre ellos, Pico Mónaco. Nos acompañó un delegado a Venezuela. De ahí, no paré. Y las giras eran más largas año a año. Tuve que crecer de golpe.

El 30 de julio de 2011, Gisela y Fernando se casaron en la iglesia Santiago Apóstol de Núñez. A principios de 2019 cumplirán diez años juntos.
El 30 de julio de 2011, Gisela y Fernando se casaron en la iglesia Santiago Apóstol de Núñez. A principios de 2019 cumplirán diez años juntos. Fuente: HOLA - Crédito: Matías Salgado

Como muchas parejas, con Fernando pasamos buenos y malos momentos. Creo que en todas las relaciones pueden existir los problemas, pero cuando hay amor todo es para adelante
Gisela Dulko

En sus épocas de gloria como tenista: en 2010, logró el puesto número uno en dobles.
En sus épocas de gloria como tenista: en 2010, logró el puesto número uno en dobles. Fuente: HOLA - Crédito: Matías Salgado

-¿Te gustaría que tus hijos siguieran tus pasos?

-Yo me alejé de mi familia, mis afectos, estuve mucho tiempo sola viajando con un entrenador. No quiero que mis hijos se vayan tan chicos. Sé que mamá lo padeció, pero me dejó hacerlo para que yo pudiera seguir mi pasión. Se lo voy a agradecer toda la vida, pero como madre tengo el miedo de que mis hijos vuelen muy rápido.

-Además de la maternidad, estás cumpliendo otro sueño.

-Sí, mi marca de ropa para chicos. Stai Zitta surgió hace años en mi cabeza. Cuando yo jugaba al tenis compraba ropa y la guardaba para inspirarme cuando tuviera mi marca. La presentamos hace un año. Primero, hicimos e-commerce y hace seis meses abrimos nuestra tienda en San Isidro.

-La primera campaña la hiciste con toda la familia, incluido Fernando, que no suele dar notas.

-Cuando se trata de algo así, se recontra prende. Nosotros somos perfil bajo porque nuestra prioridad es la familia, nunca tuvimos ganas de exponernos de más. En mi caso, recibí propuestas para hacer mil cosas, como ir al "Bailando por un sueño", pero no. Hace unos meses estuve relatando Wimbledon en ESPN. Fue una experiencia buena, más aún estando tan alejada del tenis, pero para el US Open ya no lo pude hacer porque Fernando había empezado a jugar más, tenía que dejar muchas horas a los chicos y no me animé. El mundo del tenis para mí es una puerta que ya se cerró, estoy feliz haciendo otra cosa. No necesito nada para estar mejor.

-Con Fernando están juntos desde 2009 y se casaron hace siete años.

-Desde el día que nos empezamos a hablar, nunca nos separamos. Coincidimos en Buenos Aires y fue amor a primera vista. Después convivimos en Madrid, Roma, Valencia... Como muchas parejas, pasamos buenos y malos momentos, creo que en todas las relaciones pueden existir problemas, pero cuando hay amor todo sigue adelante.

-Cuando tu marido está concentrado, ¿te cuesta quedarte sola al cuidado de los chicos?

-Sinceramente, no. No tengo niñera, me dan una mano mamá o mi suegra. Si Fernando se va, ellas vienen el fin de semana y se quedan en casa. Otras veces, alguna amiga.

Desde que se retiró, en 2012, Gisela perdió contacto con el mundo del tenis hasta hace unos meses, que comentó los partidos de Wimbledon para ESPN.
Desde que se retiró, en 2012, Gisela perdió contacto con el mundo del tenis hasta hace unos meses, que comentó los partidos de Wimbledon para ESPN. Fuente: HOLA - Crédito: Matías Salgado

Siempre dije que quería dos o tres hijos; Fernando, cuatro. Ahora lo está repensando. Pero, para mí, ya estamos completos
Gisela Dulko

"Todo lo que tiene que ver con el tenis para mí es una puerta que ya se cerró, estoy feliz haciendo otra cosa. Me da tranquilidad la vida que estoy llevando", dice.
"Todo lo que tiene que ver con el tenis para mí es una puerta que ya se cerró, estoy feliz haciendo otra cosa. Me da tranquilidad la vida que estoy llevando", dice. Fuente: HOLA - Crédito: Matías Salgado

-En los últimos años, tu marido sufrió varias lesiones. ¿Cuál es tu rol en esos momentos difíciles?

-Antes que nada, le tengo mucha admiración. No sabía si iba a poder seguir jugando al fútbol y hoy está de vuelta. Atravesó un montón de cosas duras y jamás se cayó. Nosotros, su familia, hicimos todo lo posible para no dejarlo caer. Siempre estuvimos apoyándolo y tratando de que en casa pueda quitarse la presión del trabajo. Con tres hijos y los cuatro perros tenía para entretenerse.

-¿Sos celosa?

-Lo normal. Y Fer, lo justo y necesario. Jamás en la vida me va a decir qué me tengo que poner.

-¿Tenés alguna cuenta pendiente? ¿Algún sueño que no cumpliste?

-Ya no. Logré armar mi marca, era lo que quería a nivel profesional. Después, sólo quiero que mis hijos estén bien y que Fernando pueda jugar. Quiero acompañarlo y que cuando entre a la cancha, disfrute. Soy una agradecida a la vida, creo que no puedo pedir más.

Maquillaje: Luli de la Vega para @delavegamakeup con productos Revlon. Peinado: Eddie Rodríguez para Cerini con productos L´oréal Pro. Agradecimientos: Azares eventos (@azareseventos), Mercedes y Cat Courreges Wedding Decorator (@catcourreges), Akiabara, Little Akiabara, Stai Zitta y Justa Osadía.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.