El BCRA mantuvo al dólar bajo control, pero se interrumpió la recuperación de bonos y acciones argentinas en el exterior

Fuente: Archivo
Javier Blanco
(0)
24 de septiembre de 2018  • 19:14

El Banco Central (BCRA) volvió a intervenir hoy en el mercado cambiario para evitar que un salto del dólar quebrara el clima de tranquilidad con que la plaza había terminado de operar el viernes, cuando el billete cambió de tendencia hasta terminar cayendo 6% la semana pasada por un reflujo de capitales externos hacia el país.

Pero la firme tendencia a la recuperación que venían mostrando los activos financieros argentinos más negociados en el exterior se interrumpió hoy, lo que quedó a la vista por un rebote cercano al 4% en la tasa de riesgo país, que quedó nuevamente por encima de los 600 puntos, lo que pareció reflejar un renovado brote de recelo hacia la exposición de los inversores en papeles locales.

En el frente cambiario, el BCRA acudió a acotadas ventas directas (por un total de US$8 millones) y repitió a la vez el esquema de subastas que le "aconseja" el FMI, y que no llevaba adelante desde pasado viernes 14 para inyectar otros US$112 millones en el mercado tres minutos antes del cierre de la rueda, con la clara intención de limitar el avance del billete.

Logró ese objetivo, si se toma en cuenta que la divisa, que venía de cerrar a $37,15 la semana anterior y había comenzado la jornada a $37,50, cerró el día a un promedio de $37,33 para la venta mayorista. Eso permitió que el precio de venta al público prácticamente no registre ese avance al cerrar a $38,18, según el relevamiento del BCRA. Nivel apenas 4 centavos por encima de los $38,14 de clausura del viernes.

Los operadores consideraron que el rebote estuvo en parte auspiciado por la tendencia alcista que el dólar mostró en toda la región (subió 1% en Brasil, 0,7% en México, 0,5% en Chile y 0,2% en Colombia, por caso), pero a la vez fue impulsado por un leve aumento de la demanda local, la que vincularon con la cercanía de fin de mes y las limitaciones que la plaza podría enfrentar mañana, dado el paro general de actividades convocado por la CGT.

Pero, a la vez, repararon que esto sólo fue posible por una retracción de la oferta financiera. "Si algo quedó claro es que no hubo ingreso de fondos del exterior, como se había notado entre jueves y viernes. Algo que luego se pudo verificar por el cierre bajista de acciones y bonos argentinos en el exterior", explicó un operador bancario.

"La semana comenzó con renovada actividad oficial para acotar la fluctuación del dólar en el segmento mayorista. El BCRA volvió a utilizar todos los mecanismos de intervención, con ventas directas y una subasta de divisas sobre el cierre y hasta puntuales intervenciones en futuros", observó el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios.

"La diferencia con las últimas ruedas de la semana anterior fue el regreso de una oferta privada más retraída: no quedó claro si porque no validaba la baja del billete o fue por las idas y vueltas oficiales sobre el monto y los alcances de la asistencia financiera extra que aportaría el FMI", apuntó por su parte Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios.

La diferencia entre oferta y demanda respecto de las ruedas previas queda a la vista cuando se observa que, al fin y al cabo, el volumen operado en la jornada, que alcanzó los US$570 millones, fue 3% menor al negociado el viernes (US$584 millones) y estuvo en línea con el promedio diario de US$577millones transado en la semana previa. Eso fue, en definitiva, lo que obligó al BCRA a suplementar la oferta privada para evitar un mayor impacto en el precio del billete.

Brote de recelo

Lo que también dio cuenta de un brote de recelo en el mercado con el riesgo argentino, a diferencia del optimismo de la segunda parte de la semana previa, fueron los movimientos de precios registrados por los activos locales más operadores en el exterior: habían comenzado la jornada con alzas o bajas acotadas por toma de ganancias, pero la cerraron con rojos generalizados.

"Los bonos en dólares habían arrancado tomadores a la mañana, pero se fueron desinflando con el correr del día hasta terminar con bajas de 1 dólar en promedio para el tramo medio de la curva y de 1,5 dólares para el tramo largo", indicó Sebastián Cisa, jefe de mesa de operaciones del Grupo SBS.

"Creo que el tema es que el mercado había comprado el rumor sobre una asistencia del FMI que se ampliaría en 15.000 o 20.000 millones de dólares, y se decepcionó con la versión que indicó que sólo serían 5000 millones", consideró Norberto Sosa, director de Invertir en Bolsa (IEB).

"En la Argentina, cada vez que se discute con el Fondo Monetario se añade un grado de incertidumbre que afecta el nivel del dólar, las tasas y los flujos de fondos", dijo Daniel Marx, socio de la consultora Quantum Finanzas y exsecretario de Finanzas.

Con el retroceso de los bonos de hoy, la tasa de riesgo país volvió a subir para colocarse por encima de los 600 puntos: quedó en 613 puntos tras haber tocado un piso de 588 puntos básicos el viernes. A su vez, la ola de ventas (en parte activada para asegurar ganancias tras las fuertes mejoras de los últimos días) dejó retrocesos de entre 7 y 8% (en los casos de Loma Negra Grupo Supervielle y Central Puerto) entre las acciones argentinas que se negocian en Wall Street, un reacomodamiento que derramó sobre la Bolsa porteña e hizo caer 3,4% al índice Merval, que venía de acumular una seguidilla de 7 alzas consecutivas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.