Declaran los investigadores que llevaron a Los Monos a juicio por narcotráfico

Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera
Germán de los Santos
(0)
25 de septiembre de 2018  • 07:00

ROSARIO. El juicio contra la banda de Los Monos se reanudó esta semana en el Tribunal Oral Federal N°3 de Rosario, donde los jueces cumplieron con el trámite de la identificación de los 39 imputados y les ofrecieron declarar, aunque ninguno lo hizo para fundamentar su inocencia sino para quejarse de las condiciones de detención durante el juicio, que siguen desde el penal bonaerense de Ezeiza a través de videoconferencia.

Este martes las audiencias que se llevan adelante en la sede del tribunal, ubicado en pleno centro rosarino, se centrarán en los testimonios de los investigadores, entre ellos, el de Raúl Hirsch, quien está a cargo de la delegación local de Drogas Peligrosas de la Policía Federal. Este subcomisario estuvo a cargo del operativo "Los Patrones", que a fines de 2015 dio inicio a esta, la primera causa que enfrenta el clan Cantero por producción y comercialización de estupefacientes.

Hasta ahora no aparecieron cabos sueltos en la investigación que realizaron en conjunto la fiscalía federal de Rosario y la Procuración de Narcotráfico (PROCUNAR). La pesquisa arrancó a partir de un kiosco de cocaína y siguió con el ascenso a través de la estructura de la organización hasta los líderes, Máximo Ariel Cantero, alias Guille, y Jorge Emanuel Chamorro, quienes estaban presos en ese momento en la cárcel de Piñero y desde allí daban órdenes a sus parejas, que junto con Celestina Contreras, la madre de Guille, eran el brazo ejecutor de sus designios.

Uno de los investigadores destacó, en diálogo con La Nación, que la pesquisa no sólo identificó a los miembros y los roles de la asociación ilícita montada para comercializar cocaína y marihuana; determinó, también, que en pleno centro de Rosario se había montado un laboratorio de cocaína donde transformaban la pasta base en clorhidrato de cocaína.

La "cocina" funcionaba en un edificio de Corrientes al 1900. "Esta idea la copiaron de narcos colombianos, que ya no operan con grandes laboratorios sino que usan varios más pequeños para evitar que cuando caiga uno les secuestren todo el estupefaciente. Es decir, reducen el riesgo ante una posible pérdida", explicó uno de los efectivos que encabezó la investigación. Uno de los "cocineros" era Horacio Castagno, que está siendo juzgado.

En otro departamento fue detenido Diego Cuello, dueño de la llamada "narcochacra" de Alvear, que en este caso aparece asociado a los líderes de Los Monos. En un departamento ocupado por él se hallaron casi 5 kilos de cocaína pura producto de la gestión de esta banda. Las reiteradas escuchas a su celular lo sitúan como un "importante proveedor".

En la tercera jornada del juicio, el tribunal les dio a los imputados la posibilidad de declarar. Guille Cantero desistió de hacerlo, pero pidió la palabra para quejarse de las condiciones de detención en Ezeiza, donde no puede ver a sus hijos. Y pidió a los jueces que lo trasladen al penal federal N°7 de Resistencia, Chaco. El fiscal Federico Reynares Solari retrucó: sostuvo que la queja era una estrategia de la defensa para dilatar el juicio. El tribunal, finalmente, rechazó el pedido de Guille.

"Estoy disconforme con el juicio. Nos levantan a las 6 o 7 de la mañana y nos tienen hasta las 6 de la tarde. Estoy casi sin comer. Nos meten en una jaula y nos dan un sándwich. No quiero formar parte de este juicio. Quiero volverme al Chaco porque allá recibía visitas", dijo el acusado.

En el penal federal de Ezeiza hay 22 imputados que siguen este juicio a través de videoconferencia.

La defensa de Guille pidió una serie de nulidades el viernes pasado justamente porque los principales imputados no están presentes en las audiencias. "La ausencia física de Cantero condiciona la inmediación y comunicación con la defensa", dijo Carlos Edwards.

También reclamaron que no haya un funcionario judicial en la sala del penal de Ezeiza para garantizar el derecho de defensa. Todos los planteos fueron rechazados por los jueces Ricardo Vázquez, Osvaldo Facciano y Eugenio Martínez.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.