Suscriptor digital

"Back in the USSR": a 50 años del comienzo del fin de los Beatles

Fuente: Archivo
Sebastián Ramos
(0)
25 de septiembre de 2018  • 11:15

Para muchos, aquel agosto de 1968 fue el principio del fin. Ninguno de los cuatro lo sabía, pero a pesar de los intentos por venir, los Beatles no volverían a trabajar nunca más con la cohesión que hasta alllí habían tenido y que los había ubicado en el pedestal de "ser más populares que Jesús". A cincuenta años de aquellas sesiones de grabación que pronto se conocerían como el álbum blanco de The Beatles , el 9 de noviembre habrá una nueva reedición del disco en múltiples formatos y desde ayer se puede escuchar su adelanto: tres versiones distintas de "Back in the U.S.S.R.", la canción que abría aquel histórico álbum y que marcó el fin de The Beatles pensado como una banda.

Beatles50 - Fuente: YouTube

01:18
Video

"Las cosas se estaban poniendo muy tensas en las sesiones de los Beatles. A los ingenieros se les pedía que se fueran. Decían: "Vayan a comer" o "Andá a tomar algo" y eso significaba que estaban teniendo discusiones y no querían a nadie alrededor", le contó el ingeniero de sonido Peter Vince a Mark Lewisohn, autor del fantástico libro Beatles Recording Sessions, que casualmente también por estos días está de cumpleaños (30 desde su primera edición).

"Ringo siempre estaba sentado en el área de recepción esperando, sentado allí o leyendo un diario", contó Ron Richards, hombre fuerte de Abbey Road. "Solía sentarse allí durante horas esperando que aparecieran los demás. Hasta que una noche no pudo soportarlo más y se largó". Así es: ni John Lennon ni Paul McCartney . El primero en abandonar la banda fue Ringo Starr.

Aquella misma semana, la Unión Soviética había invadido Checoslovaquia y McCartney llevó a esas sesiones uno de los temas que había compuesto durante su estadía en India, en el retiro de meditación trascendental de Maharishi Mahesh Yogi, en febrero de ese mismo año: "Back in the U.S.S.R.". Sin Ringo, el resto siguió con el plan de grabación y el jueves 22 de agosto de 1968 grabaron cinco tomas del tema.

"«Back in the U.S.S.R.» fue mi parodia de «Back in the U.S.A», de Chuck Berry", cuenta McCartney en su biografía más completa, a cargo de Barry Miles, Too Many Years From Now (1994).

"Es típico de los estadounidenses, que están lejos de su país, digan "Extraño mis donas y mi Howard Johnson's y mis lavaderos automáticos y extraño la conveniencia del Hyatt Hilton y es todo mucho mejor en mi país y la televisión tiene más canales.". Así que pensé: Genial, haré una sátira sobre eso. Se tratará de alguien que no tiene mucho pero que aun se sentirá tan orgulloso como un estadounidense. Es una ironía. Se trata de un ruso viajero que acaba de llegar de Miami Beach: ha venido del otro lado. No ve la hora de volver a las montañas de Georgia: «Georgia always on my mind (N.d.E.: título de la famosa canción de Ray Charles sobre ese estado norteamericano); hay muchas bromas en esta canción. Es chistosa, pero ahora también se ha vuelto como un himno. Fue una buena canción y me gustó mucho. Recuerdo que traté de cantarla con mi voz estilo Jerry Lee Lewis, de poner mi mente en ese sentimiento en particular. Agregamos armonías al estilo Beach Boys".

La idea de las armonías "al estilo Beach Boys" también surgieron en aquel trascendental viaje a la India (no tanto por lo espiritual, sino porque los cuatro Beatles ya no volverían a ser los mismos después de esa aventura). Mike Love, integrante de los Beach Boys, compartió con ellos los días de meditación y varios años después, contó: "Yo estaba sentado a la mesa del desayuno y McCartney vino con su guitarra acústica y se puso a tocar «Back in the U.S.S.R.» Le dije que lo que debía hacer era hablar de chicas de toda Rusia, de Ucrania y Georgia. Él era muy creativo y no necesitaba ninguna ayuda mía en las letras, pero le di la idea para esa pequeña sección humorística. Creo que fue una actitud alegre y humorística de ellos hacer una broma sobre los Beach Boys".

Así las cosas, el lugar de Ringo lo ocupó McCartney, quien también grabó las baterías del tema que se ubicaría inmediatamente después de "Back in the U.S.S.R." en el Álbum Blanco, "Dear Prudence". Ringo regresó después de un par de semanas y si bien esperaba que sus compañeros le hicieran "una escena", se encontró con su batería decorada con flores y un cartel de "Bienvenido". La grabación del álbum blanco continuó su marcha, pero ya nada sería igual.

Back in the USSR - Fuente: YouTube

04:55
Video

Para celebrar el 50° aniversario de aquel disco, el 9 de noviembre se lanzará una edición ampliada en varios formatos. La pieza central será una nueva remezcla a cargo del productor Giles Martin (hijo de George Martin) y mezclado en audio multicanal 5.1 por Sam Okell. Además habrá un CD triple, con un tercer disco compuesto por 27 demos acústicos , entre los que se encuentran 7 canciones que no llegaron al álbum (pero que años más tarde se publicarían en los distintos trabajos solistas de Lennon, McCartney y Harrison). Por último, para los más fanáticos, habrá una caja "Super Deluxe Edition", con 6 CD, más un Blu-ray y un libro de 168 páginas con el testimonio gráfico de la grabación.

Desde ayer, se pueden escuchar las tres versiones del tema que le dio apertura al álbum blanco: la versión remasterizada, una toma instrumental de lo más inspirada (con cierta cadencia reggae por momentos) y por último la versión de "Back in the U.S.S.R." registrada en uno de los bootlegs más buscados por los fans de los Beatles: los demos Esher.

El periodista norteamericano, quien fuera editor de la revista Rolling Stone, Rob Sheffield, contó así la importancia de esos demos: "Fines de mayo de 1968: los Beatles se juntan en Kinfauns, la cabaña de George Harrison en Esher. Recién llegados de la India, preparándose para ir a Abbey Road y empezar su siguiente disco, los amigos graban un par de temas acústicos en el moderno grabador de bobina abierta Ampex de Harrison. El resultado es una de sus grabaciones inéditas más extrañas y adorables: los demos Esher. En todo su catálogo no hay nada como esto. La mayoría de las 27 canciones terminaron en el Álbum Blanco, aunque no tienen nada de la tensión y el pavor de ese disco. En Esher se están divirtiendo; no se dan cuenta de las torturas que se van a infringir el uno al otro cuando hagan el Álbum Blanco. En lugar de eso, es un momento de calidez jovial e íntima; quizás por última vez podés escucharlos todavía enamorados de ser los Beatles todos juntos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?