La renuncia de Caputo trastocó el viaje de Macri a Nueva York

Mauricio Macri en Nueva York
Mauricio Macri en Nueva York Fuente: LA NACION - Crédito: Rafael Mathus Ruiz
Rafael Mathus Ruiz
(0)
25 de septiembre de 2018  • 10:35

NUEVA YORK.- Mauricio Macri se despertó a las 6.30 de la mañana. Varios minutos después de las 8, la comitiva presidencial llevaba ya un rato esperándolo en una van a la salida del hotel Langham, bajo una copiosa lluvia. Macri seguía en su habitación. El motivo: una conversación con el presidente del Banco Central, Luis Caputo , y su jefe de Gabinete, Marcos Peña. Macri apareció en el lobby a las 8.20, muy serio, y se dirigió a paso firme a la camioneta que lo llevó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Una hora después, se conoció la noticia: Caputo, uno de sus hombres de mayor confianza, había renunciado.

La noticia cayó como una bomba, y trastocó por completo el viaje de Macri a Nueva York, que tenía un objetivo central: recuperar la confianza de los inversores y apuntalar la salida de la crisis económica y el programa económico, del que Caputo era un pilar central. Negoció la salida del default, manejó toda la estrategia financiera del "gradualismo" y se hizo cargo del dólar y la inflación en el momento más difícil del Gobierno, en plena corrida cambiaria.

Análisis: cómo reaccionaron los mercados y el gobierno tras la renuncia de Caputo

1:50
Video

Nada hacía presagiar, aquí, su renuncia en medio del viaje presidencial, en la antesala de un nuevo acuerdo. Hubo sorpresa y malestar en algunos miembros de la comitiva, no por la decisión -todos la descontaban-, sino por el momento. El timing. En Wall Street, algunos lo vieron como un desplante, o, cuando menos, una desprolijidad. El mercado reaccionó mal (luego rebotó).

Al final del día, Macri desactivó cualquier versión de pelea o portazo. "Le dijimos que eligiera el momento que para él fuera el más apropiado", afirmó, sobre la renuncia.

Hasta la bomba que soltó Caputo, la comitiva se había mostrado exultante. Las reuniones con inversores y el respaldo de Donald Trump y Christine Lagarde en la víspera habían arraigado el optimismo que caracteriza al oficialismo. La salida de Caputo, y el rebrote de las versiones de peleas con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, cambiaron el clima.

Fuentes oficiales reconocieron a LA NACION diferencias por la política monetaria, pero las relativizaron con el mensaje de que la renuncia estaba prevista: "Sabíamos que lo tenía en la cabeza", indicó una fuente. "Lo tenía decidido", agregó otra. Así y todo, nadie pensó que Caputo iba a decir basta horas antes de que se conociera el nuevo acuerdo con el Fondo. En el Gobierno esperaban que lo hiciera después del anuncio. Ese fue el debate con Macri y Peña.

"No nos gusta mucho lo que pasó", dijo una fuente oficial.

Dujovne negó que la noticia hubiera provocado sorpresa, y lo planteó como un "recambio lógico. "Eso es algo que ocurre en todos los gobiernos. La Argentina necesita dar señales de mucha claridad respecto de cuál es su política monetaria", indicó.

Fuentes cercanas a Caputo indicaron a LA NACION que él propuso renunciar antes del anuncio para no opacarlo. "Quedó perfecto. Desde el punto de vista del mercado, el timing fue perfecto", indicaron.

Ya a esa altura los bonos habían dado la vuelta, el riesgo país caía y el dólar recortaba la suba. Además, elogiaron el nuevo paquete que se anunciará en las próximas horas, en un intento por despejar la idea de que la partida de Caputo ocurrió porque se opuso a algunos puntos del programa: "Es un acuerdo muy sólido", indicaron. En Hacienda y en el mercado ofrecen otro panorama: Caputo tenía una visión más de trader, menos alineada con el Fondo, y quería más libertad para intervenir en el dólar.

El Fondo dijo que aspira a tener una "relación constructiva" con el sucesor de Caputo, Guido Sandleris.

"Esperamos continuar nuestra estrecha y constructiva relación con el BCRA bajo el liderazgo de Guido Sandleris. El staff del fondo y las autoridades argentinas continúan trabajando intensamente con el objetivo de concluir las conversaciones a nivel técnico en muy poco tiempo", dijo en un comunicado Gerry Rice, director de Comunicaciones del FMI.

El viaje de Macri a Nueva York ya tenía como trasfondo el cuarto paro general en la Argentina contra su gobierno. Pero, y también a pesar de ese conflicto, en la comitiva presidencial reinaba el buen humor por el respaldo que cosechó el Gobierno durante la cargadísima agenda presidencial de ayer. Un funcionario remarcaba que, en uno de los encuentros con inversores, había "85.000 millones de dólares sentados en la mesa". Otro, el respaldo de la elite global en la cena de gala, donde Macri cenó junto a Lagarde. Todos pasaron a hablar de Caputo. El recorrido del mercado, en forma de "U", generó alivio.

Las reflexiones de Luis Caputo sobre el FMI y la ayuda financiera al Gobierno

1:40
Video

El anuncio también tomó por sorpresa a Wall Street, donde luego, también, terminaron por mirarlo con buenos ojos ante la idea que la salida de Caputo evitará roces con la política monetaria con el Fondo.

"Definitivamente no esperado lo de Caputo. Difícil de entender o racionalizar", apuntó por WhatsApp un analista de un banco. "Es un shock de corto plazo, pero mejor a largo plazo. Más poder para Dujovne y Lagarde", evaluó un ejecutivo de un poderoso fondo de inversión. El cierre del mercado parecía darle la razón.

La reacción del mercado parecía darle la razón. Dujovne quedaba como el tantas veces reclamado Ministro de Economía, sin el cargo, pero como único referente. Esa era al menos una de las lecturas que predominaba: ahora, tras las renuncias que provocó la crisis en el Gobierno -Mario Quintana, Federico Sturzenegger, y, ahora, Luis Caputo-, el éxito o el fracaso del plan quedó en las manos de Dujovne y su equipo.

José del Río, sobre la renuncia de Luis Caputo, su relación con Dujovne y el sucesor Guido Sandrelis

13:10
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.