Suscriptor digital

Por primera vez una mujer presidiría la Fundación El Libro, que renueva sus autoridades mañana

María Teresa Carbano, de la Cámara Argentina del Libro, sería la nueva presidente
María Teresa Carbano, de la Cámara Argentina del Libro, sería la nueva presidente Crédito: facebook
Silvina Premat
(0)
25 de septiembre de 2018  • 14:59

Mañana se renovará la mesa directiva de la Fundación El Libro, el organismo que organiza la Feria Internacional de Buenos Aires y, según todo lo hace prever, la conducción recaería por primera vez en cuatro décadas de historia en una mujer, María Teresa Carbano, de la Cámara Argentina del Libro (CAL).

También por primera vez en mucho tiempo las elecciones se harían con celeridad y sin inconvenientes. Habría consenso ya sobre el nombre de la sucesora de Martín Gremmelspacher quien, después de dos períodos como presidente, no se postulará como candidato y permanecerá en la Fundación como miembro consejero, al menos un año más.

Carbano es directora del Grupo Imaginador Ediciones, creado en 1991, y actual secretaria de la CAL. Además de su puesto, estaría consensuado también la permanencia de Alejandro Vaccaro en la vicepresidencia.

La responsabilidad de elegir un nuevo presidente es de los miembros del Consejo de Administración de la Fundación, representantes a su vez de las entidades que la componen desde su creación y que reúnen a todos los actores de la industria del libro. Los autores están representados por la Sociedad Argentina de Escritores (SADE); las imprentas y los papeleros, por la Federación Argentina de la Industria Gráfica y Afines; los editores, por la Cámara Argentina de Publicaciones (CAP) y la CAL; y los libreros por el Sector de Libros y Revistas de la Cámara Española de Comercio y la Federación Argentina de Librerías, Papelerías y Afines.

Martín Gremmelspacher, presidente saliente de la Fundación El Libro.
Martín Gremmelspacher, presidente saliente de la Fundación El Libro. Fuente: Archivo

A la nueva conducción le tocará, según Gremmelspacher, "el desafío de acompañar al sector editorial en la crisis tremenda que estamos viviendo". En diálogo con LA NACION, el presidente saliente agregó: "No quiero entrar en comparaciones de épocas, porque cada una tiene su particularidad, pero ésta es muy brava. El sector editorial la está pasando muy mal; perdió el 30% de sus ventas en estos dos años y medio y sufrió una caída estrepitosa en los últimos meses".

De hecho se suspendió la Feria del Libro de Tucumán, programada para el próximo mes, a raíz de los aumentos de precios. No obstante, para Gremmelspacher la realización de la 45° edición de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, que se realizará en La Rural entre el 26 de abril y el 14 de mayo del próximo año, no correría riesgos. "Es muy difícil que se caiga porque es el evento más importante del año para el sector editorial", considera el editor, durante cuya gestión la Fundación El Libro aumentó de dos a siete la cantidad de ferias en el país. "A mí me tocó una época de expansión de la Fundación. Con las ferias y las campañas y programas de difusión del libro y la lectura, se trató de ampliar el mercado y de facilitar a los expositores cada vez más y mejores servicios a un costo menor al aumento de los precios. Creo que eso se logró", afirma quien también es presidente de Ediciones Bonum.

Durante el lanzamiento de la próxima edición de la FIL Buenos Aires, a fines del mes pasado, Gremmelspacher informó que los precios para los expositores aumentaron un 26% en relación a los valores de la última edición, este año. "Pero nos quedamos cortos", admite ahora a LA NACION. "Cuando hicimos el presupuesto para 2019 teníamos un dólar de $ 28 y pensábamos en una inflación del 30%. Será un desafío encontrar nuevos recursos para tratar de no llevar aumentos al expositor", agregó.

La experiencia en ferias del interior, como las de Merlo y la próxima a hacerse en La Plata, en las que los respectivos intendentes se comprometieron con inversiones importantes, alientan a los miembros de la Fundación El Libro a aspirar a una mayor colaboración estatal también a nivel nacional. "Estas ferias necesitan mucho del aporte de los Estados, aparte de lo que pone el expositor y la Fundación, para llevarlas adelante", afirma Gremmelspacher, para quien no es buena señal "la retracción del Estado en todos los sectores, y en el área cultura en particular".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?