Cuándo empezó la historia de "el jugador que no mira en las fotos": la explicación de Israel Damonte

Fuente: Archivo
Diego Borinsky
(0)
4 de octubre de 2018  • 08:19

David Damonte era el mayor de los cinco hermanos, el ídolo y referente de Israel, el tercero. Falleció en la Nochebuena de 2009 en un accidente de auto y, desde entonces, Israel lo homenajea mirando hacia el costado en las fotos de los equipos que ha integrado. La historia recién se conoció públicamente en abril de este año cuando un periodista descubrió la coincidencia del gesto del volante en diferentes fotos y lo expresó en un hilo de Twitter. Hoy, Israel sigue conmocionado por las repercusiones. Y así lo contó en una extensa entrevista con LA NACION, en el marco de "las 100 preguntas".

El homenaje a David Damonte

-¿Cómo fue el accidente en que murió tu hermano?

-El 24 de diciembre de 2009. David vivía cerca de Luján, y se fue con la mujer y el chiquito de 8 meses a llevar al perro a la guardería, para después juntarse en Salto con la familia. Subió a la autopista y de golpe se le vino una Traffic desde del otro lado y cruzó el cantero, no se sabe bien por qué. Era un hombre grande el que manejaba. Dio un salto y lo impactó de frente. Murieron los tres en el acto; al de la Traffic no le pasó nada. Los médicos me dijeron que mi hermano no llegó ni a verlo; tenía el golpe en la cabeza. La mujer, en cambio, sí; intentó cubrirse con un brazo. Y Valentino, mi ahijado, murió desnucado.

-¿Cómo te enteraste?

-Estaba jugando en Grecia y me fui con mi mujer y los chicos a Barcelona a pasar Navidad. Cenábamos en un hotel, esperábamos las 12 para brindar, sonó mi celular y pensé que me llamaban de Argentina para saludar. Era mi hermano Iván. "Murieron David, Silvina y Valentino en un accidente", me tiró de una. No entendía nada.

-¿Qué hiciste?

-Tengo recuerdos dispersos. Me largué a llorar, llamé a mi representante para que me ayudara a volver y al Flaco Alayes, porque su mujer tiene agencia de viajes. Me consiguieron pasajes a Roma para el día siguiente pero no llegué al entierro. Me quedé un par de semanas en Salto llorándolo con la familia, y el club [Asteras Trípolis] me dijo que volviera cuando quisiera; se portó muy bien. Al volver, me lesioné una rodilla y al toque me desgarré un cuádriceps, algo que nunca me había pasado. El psicólogo me dijo después: "El dolor físico hace que el sujeto olvide sus propios infiernos". Y es un poco así.

-¿Cómo empezó la historia de la foto mirando al costado?

-Me saqué una vez una foto con mis hermanos y cuando mi mamá la reveló, un mes después, estaba David mirando al costado y ella se enojó. Repetimos la foto e hizo lo mismo. Después, cuando explotó todo esto hace unos meses, muchos amigos de David me mandaron fotos en las que está mirando al costado. Parece que lo hacía siempre. De chistoso, nomás.

-¿Vos lo imitabas?

-Sí, porque era mi ídolo. En la foto del viaje de egresados de la primaria salí mirando al costado. Mi mamá me retó, porque la foto salía cara: "¡Hacés lo mismo que tu hermano!". Estando vivo David empecé a hacerlo en la foto del equipo. El día anterior a la final de la Sudamericana, David vino a visitarme al hotel y le conté que iba a salir mirando al costado. "No seas b..., es la foto del campeón", me dijo. Pero lo hice. Cuando falleció, empecé a hacerlo siempre. Es una forma de tenerlo presente, de recordarlo.

Homenaje a su hermano David
Homenaje a su hermano David

-¿Tus compañeros no se daban cuenta?

-Nico Sánchez, en Godoy Cruz, me preguntó una vez: "B..., ¿puede ser que mires al costado?". Lo mismo Augusto Solari, en Estudiantes: "Che, con mi señora miro fotos del equipo para hacer un cuadro. ¿Puede ser que en todas estés mirando a otro lado?". Les conté. En La Plata me preguntó el periodista Joaquín Tabares y después lo agarró Lopresti, un productor de TyC Sports, y ese tuit tuvo muchísima repercusión.

-¿Qué te impactó de las repercusiones?

-Que muchos de amigos de David empezaran a mandarme fotos. Que una tía que vive en España que vio en el noticiero la foto de David me llamara porque no sabía nada de esta historia. Que me escribiera el dueño de la guardería donde habían dejado a Teo, el perro, antes del accidente. Muchas cosas.

Damonte con su hermano David
Damonte con su hermano David

-¿Qué sentiste vos?

-A mí me gusta hablar de mi hermano. No lo tomo como un tema tabú; es la vida. Fue muy lindo ver su imagen por todos lados, que me escribieran sus amigos. Aparte, no es algo que yo busqué. Antes de cada partido, cuando formo, pienso en él, es algo mío, viene a mi mente. Mi hermano era futbolero "mal"; ya de chico me insistía en que me entrenara fuera de horario del club.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.