Suscriptor digital

El brujo Manuel, bajo la lupa de Damonte: "Esto es creer o reventar, él siente cosas y te las dice"

Manuel, objeto de debate dentro del ambiente del fútbol
Manuel, objeto de debate dentro del ambiente del fútbol
Diego Borinsky
(0)
4 de octubre de 2018  • 07:59

Aunque ha cobrado protagonismo en los últimos tiempos por sus apariciones en partidos de Estudiantes, Independiente y el seleccionado nacional, con el que viajó especialmente a Quito cuando parecía que Argentina se quedaba sin Mundial de Rusia, Manuel Valdez, más conocido como "el Brujo Manuel", sigue siendo objeto de debate en un ambiente en el que a las cábalas se les asigna tanta importancia como a las indicaciones tácticas. E Israel Damonte habla de él, en esta nota de las 100 preguntas dedicada al jugador de Huracán.

-¿Conocés al Brujo Manuel?

-Obvio. No es un brujo; es un sanador, una persona por la que tengo un respeto muy grande. Esto es creer o reventar. Manu siente cosas y te las dice. ¿Cómo sabe? No sé.

-¿Qué te dijo?

-Muchas cosas. Una pareja amiga no podía tener hijos, hizo mil tratamientos y nada. La llevé a Gorina, donde trabaja Manuel. Era una mujer grande, que no creía en nada. Le insistí. Manu les dijo que iban a poder y al poco tiempo lo logró. Le pusieron "Israel" al hijo. Les dije que estaban locos, que le pusieran Manuel [ríe].

-¿Recurrir a Manuel no desmerece el trabajo de todos los días?

-Manuel no hace ganar. Si alguien piensa que porque va a los partidos, ganamos, está equivocado. Nunca escuché a un jugador afirmar "ganamos 3-0 por Manuel". Mucho menos se lo atribuye él. Eso dicen los periodistas; también lo enfocan cuando se gana, y no cuando se pierde. No es su culpa.

-¡Pero lo llevan a los partidos!

-Porque él siente cosas. Te da un abrazo en el vestuario y te dice algo, no anda tirando polvitos por los rincones. A mí me agarró un botín y nunca hice tres goles como Messi en Quito [ríe], pero lo tomo por el lado de no lesionarme y que no me pase nada. Me hace bien, entonces. Mientras no j... a nadie, ¿cuál es el problema? Han ido a verlo para que le fuera mal a otra persona, y él no hace eso.

-¿Vas a su consultorio?

-Sí. Es una habitación chiquita. Entro, lo saludo, me toca, me dice cosas, reza por uno. Manu no le cobra a la gente; el que quiere le deja algo. Muchas veces le llevan comida y después la regala. Creo en la buena y la mala energías; hablo con los pibes del club para armar grupos sanos. Eso es fundamental: ser positivo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?