Suscriptor digital

Eduardo Amadeo dijo que el Gobierno no despide mayor cantidad de empleados públicos para evitar "una guerra civil"

El diputado nacional del Pro admitió que el ajuste estatal es "brutal" pero señaló que "gobernar tiene restricciones"
El diputado nacional del Pro admitió que el ajuste estatal es "brutal" pero señaló que "gobernar tiene restricciones" Fuente: Archivo - Crédito: Rodrigo Néspolo/LA NACION
(0)
25 de septiembre de 2018  • 13:09

El diputado del Pro, Eduardo Amadeo, aseguró que el ajuste de la planta de trabajadores estatales que hizo el Gobierno es "enorme" y aclaró que no se despide una cantidad mayor de empleados públicos para "mantener la paz social" y evitar "una guerra civil".

En una entrevista con radio Cultura, el referente de Cambiemos fue consultado sobre los alcances del recorte: "Tenemos que echar empleados públicos, deberíamos echar 300 mil empleados públicos", dijo. "[Durante] el kirchnerismo aumentó por tres la cantidad de empleados públicos. Fíjese en el Astillero Río Santiago, en Télam, donde triplicaron la cantidad. El kirchnerismo usó el dinero de la gente para pagar vagos".

Entonces se le preguntó: "¿Por qué no echan a los vagos?". Amadeo contestó: "Porque vamos a tener una guerra civil".

"¿O sea que si echan a los vagos tienen una guerra civil?", se le repreguntó.

"No, déjeme terminar la idea", contestó el diputado. "Gobernar implica tener en consideración lo que puede y no puede. Usted tiene que crecer, tener estabilidad y paz social. En general, los que piden ajustes brutales no toman en consideración la paz social. En ese caso la Argentina se convertiría en una sociedad con enormes violencias. Usted camina por un camino finito. Vea los casos, si los tipos del Astillero Río Santiago tomaron el Ministerio de Economía [de la Provincia], imagine lo que sería la Argentina si...".

"¿Somos rehenes de gente vaga, lo admite? ¿Admite que no los podemos echar porque sino tenemos una guerra civil?", lo interrumpió el periodista.

"Póngase en el lugar del Presidente, ¿usted firmaría un decreto echando a 500 mil empleados públicos?", retrucó Amadeo.

A continuación admitió que el Gobierno realiza "un ajuste enorme".

Y al final aclaró: "Yo no creo que podamos entrar en una situación de guerra civil, estoy angustiado por la huelga [de hoy], por las tomas. Gobernar es muy complicado porque tiene muchísimas restricciones", sostuvo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?