Suscriptor digital

Con algo de temor y bajo perfil, las empresas hacen lo posible por no perder el día

Las fábricas más pequeñas están en funcionamiento, con bajo perfil
Las fábricas más pequeñas están en funcionamiento, con bajo perfil Crédito: Cooperativa de Monje
Paula Urien
(0)
25 de septiembre de 2018  • 16:42

Los cálculos de la Fundación Observatorio Pyme estiman que la pérdida del sector pyme (empresas con menos de 200 ocupados) de todos los sectores - excluida la agricultura y la minería- por un día de inactividad es el siguiente. Las micro pierden 30.000 pesos, las pequeñas 250.000 pesos y las medianas 1.250.000 pesos. Hay que recordar que aunque se pierda el día de trabajo, se mantienen sus costos fijos, por ejemplo, en salarios.

Entre el día del empleado de comercio, celebrado ayer, un clásico que mantiene cerrados, entre tantos adheridos, a supermercados y shoppings, y el paro de hoy, la consigna es tratar de "zafar" y trabajar pese a todo. El 70% del comercio permanece abierto, según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), pero, a pesar de ello, solo entre industria y comercio calculan pérdidas de 20.941 millones de pesos. "Durante un día de paro se caen el 50% de las ventas de un día normal", aseguran en CAME.

"Se nota una cierta precaución a la hora de abrir un negocio o concurrir a trabajar, pero la gente lo hace y es cuidadosa, sin exponerse. No solo cuidan su trabajo sino también su integridad"., dice Fernando Podestá, VP de Manpower Group. La Secretaría de Emprendedores y Pymes, en diálogo con La Nación, confirma que un día de trabajo representa una pérdida económica muy importante para las empresas medianas y pequeñas, que son el 99% del total en el país, y que general el 70% del empleo.

Fuentes oficiales se refirieron a las pérdidas ocasionadas por este paro en torno a los 31.600 millones, un 0,2% del PBI. "Este costo se mide como la diferencia entre el valor agregado que se genera en un día normal y lo que se genera en un día de paro", explican desde la Secretaría Pyme.

El contexto recesivo no permite dejar de lado la actividad y menos durante dos días seguidos. Así se vio en el día de ayer a las grandes cadenas de supermercados cerrados, pero a los almacenes de barrio y los supermercados "chinos" abiertos, además de verdulerías y otros negocios. Desde la CAME dicen que las empresas hoy, sobre todo medianas y pequeñas, piden "libertad y seguridad para que las personas puedan trabajar. En la zona del centro, cada paro significa el destrozo de vidrieras, por lo que los comercios cierran no porque quieren, sino por miedo, sobre todo en las zonas calientes de la movilización".

Dificultades

En Unilever, las fábricas pararon en todas sus sedes: Tortuguitas, Pilar, Gualeguaychú, Rosario, Mendoza y La Rioja. En cuanto al trabajo de oficina, los charters que trasladan a la gente no salieron ya que los transportes temen por su seguridad y por la de las personas que llevan. "Dejamos a criterio de la gente que se movilice por su cuenta el que puede, o que trabajen desde su casa, ya que de por sí tenemos dos días de trabajo remoto", dice Pablo Maison, responsable de RRHH de Unilever.

También hubo otros impedimentos para ir a trabajar. "De acuerdo al reporte de nuestra red propia de OPESSA (red de estaciones de YPF), las estaciones de Capital, Gran Buenos Aires Norte y Sur, Rosario y parte Córdoba, han estado operando parcialmente por presión de representantes de Soesgype, el Sindicato de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio, Garages, Playas de Estacionamiento. En el interior del país en casi todos los casos la operación ha sido casi normal", informaron a La Nacion desde la compañía.

Desde Manpower Group, Podestá confirma que funciona solo el sector administrativo de las plantas más grandes, pero que "las más chicas y de menor exposición afirman que la gente ha concurrido a trabajar. El mayor problema en este sentido ha sido la falta de transporte".

Estrategias para no faltar

Las mayores pérdidas se generan por el paro en fábricas y centros de distribución, aunque hay algunas excepciones. "En Ledesma las plantas de Jujuy (donde trabajan 6.300 personas de las 8.000 que emplea la compañía) están operando normalmente, el presentismo es como el de cualquier día", dicen desde la compañía. "Acá en Buenos Aires, donde está la administración central, la política fue que cada área definiera el trabajo para hoy de acuerdo a las limitaciones del transporte. Muchos están haciendo trabajo remoto desde la casa".

Al igual que durante paros anteriores, estrategias como carpooling, vales de nafta, bicicleta, una buena caminata, todo vale en un día que hoy para acercarse al trabajo. Y si se hace difícil, está el trabajo remoto, que es cada vez más válido para quienes están en una oficina

"Con la incorporación de tecnología, las modalidad de trabajo remoto permite que todos los empleados puedan realizar sus actividades desde cualquier lugar. Así que hoy mucha gente está conectada trabajando desde su casa", comentan en YPF. "Y para aquellas actividades que requieran la presencia de los equipos se coordina para garantizar las guardias mínimas. Se promueve el carpooling y otras alternativas para que todos los que necesitan puedan llegar a su lugar de trabajo".

Desde el Banco Galicia, su responsable de RRHH., Rafael Berges, dice que lo mas importante es que siempre se garantizaron los servicios mínimos necesarios. "En general los colaboradores que pudieron llegar están trabajando normalmente, muchos lo hacen desde sus casas o desde otras sedes mas cercanas a sus domicilios. En las sucursales hay gran nivel de asistencia pero poco público y poco movimiento de clientes. Lo principal es estar cerca de los clientes y respetar el derecho de los que quieren trabajar y los que quieren hacer paro", sostuvo.

Cuidado con la desconcentración

¨De acuerdo con el paro de 24 horas y movilizaciones del día de hoy, en IPLAN mantenemos operativos los equipos de trabajo, sobre todo aquellos que tienen que ver con la prestación de servicios a clientes. Hemos dispuesto sin embargo, que aquellos líderes que consideren que sus equipos pueden trabajar en forma remota, lo coordinen de manera de asegurar su funcionamiento", explican desde la compañía. "También en los casos de empleados que, por necesidad, deban asistir a clientes, estamos contemplando que sean trasladados de manera segura y eficiente. Hemos indicado que se eviten los traslados de equipos de trabajo a la hora de desconcentración de la zona de Plaza de Mayo y alrededores, en horario cercano a las 17:30", finalizan.

Cuidar el trabajo es prioridad para muchos de los empleados que concurren a sus puestos, quienes, aunque vieron este año disminuir su poder adquisitivo con salarios perdedores ante la inflación, privilegian cuidar su entrada mensual ante la seguridad de que lograr otro empleo es hoy no imposible pero sí difícil.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?