Alibrate, una biblioteca de Babel con los anaqueles más inesperados

Novelas que transcurren entre las paredes de una cocina o que fueron escritas desde la cárcel, autores favoritos de los latinoamericanos y lectores que reseñan a cuatro manos; recorrido por una comunidad virtual amante de las listas
Novelas que transcurren entre las paredes de una cocina o que fueron escritas desde la cárcel, autores favoritos de los latinoamericanos y lectores que reseñan a cuatro manos; recorrido por una comunidad virtual amante de las listas
Cecilia Martínez
(0)
26 de septiembre de 2018  • 12:55

Que El Principito es el libro más leído por mujeres argentinas. Que Moby Dick es el que tiene el mejor comienzo. Que La Illíada y la Odisea integran la mayor saga de todos los tiempos y que Borges y Cortázar son los autores locales más leídos en Latinoamérica son revelaciones que pueden generar sorpresa, debate y hasta alguna contradicción (ya sabemos lo que los rankings y las listas ocasionan). En este caso, la información surge de una colosal base de datos sobre literatura en habla hispana que se está armando en la primera red social de lectores en español, Alibrate

El sitio, lanzado en enero de este año y que también tiene su propia aplicación, es la página en español que más reseñas de libros aglutina. Reúne a 60.000 usuarios de habla hispana (14% de México, 13% de Argentina, 12% de España, 10% de Colombia, 5% de Venezuela, 5% de Perú, 4% de Chile) y cada uno cuenta con su propia biblioteca digitalizada en este espacio virtual.

Como en casa, en estas estanterías digitales los lectores pueden agrupar sus ejemplares y catalogarlos, reseñarlos, puntuarlos e intercambiar comentarios con otros. Se puede ojear anaqueles ajenos y, a través de un catálogo general, de 560.000 títulos, nutrirse de las reseñas de ávidos lectores que, a modo de críticos literarios, comparten sus experiencias y opiniones respecto a las obras.

Toda esta información está generando clasificaciones y listas de todo tipo: desde las clásicas agrupaciones por género, autores o ventas, hasta otras más novedosas como las de "libros que ayudaron a cambiar el mundo" ( El origen de las especies, de Charles Darwin; Brevísima historia del tiempo, de Stephen Hawkins), "éxitos de autores anónimos" ( Cantar del Mio Cid, Poema de Gilgamesh) o "novelas que suceden en la cocina" ( Calor, de Bill Buford; Como agua para chocolate, Laura Esquivel).

Fuente: Archivo

También hay rankings de lectores con más seguidores (encabezado, hasta la fecha, por una usuaria mexicana), de los mejores reseñadores (con la argentina Megl en el puesto número uno) o de los lectores más empedernidos, con varios locales y españoles en las posiciones más altas.

"La suma de los libros que hay en las bibliotecas de todos los usuarios ya es de 800.000 libros y vamos camino a tener un millón antes de fin de año", vaticina Carlos Tramutola, creador de esta red social. Su afición por la lectura y la idea de crear una comunidad digital llevó a este ingeniero industrial, de 44 años, a dejar su cargo de gerente de Desarrollo Social en Techint y arriesgarse a este emprendimiento. La inspiración le llegó después de leer uno de los "peores" libros que habían pasado por sus manos y de reflexionar acerca de por qué nadie le había advertido sobre ello.

Carlos Tramutola, fundador de Alibrate
Carlos Tramutola, fundador de Alibrate Fuente: Archivo

¿Qué títulos empezó a leer el creador de Alibrate gracias a recomendaciones de los usuarios? "Acabo de terminar el mejor de este año para mí: El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura. No había leído nada de este autor y me decidí a hacerlo porque lo vi tercero en el ranking de novelas históricas y por las buenas reseñas que tenía", cuenta.

Muchos lectores se sorprenden cuando el fundador de la red responde sus comentarios. "Algunas madres nos cuentan que sus hijos de diez años se entusiasman calificando los libros que leyeron y otros nos dicen que gracias a Alibrate quieren iniciarse o retomar el hábito de la lectura o que hagamos una lista de libros para ellos ".

La red social permite descargar libros de dominio público y comprar ejemplares físicos vía otras tiendas (Amazon, Mercado Libre, Cúspide). Además, en el plazo de un mes se podrán adquirir a través de la página unos 20.000 e-books. Además, firmó un acuerdo con Libranda, el mayor distribuidor del mundo de publicaciones digitales en español (compañía fundada por los grupos internacionales Planeta y Penguin Random House), y mantiene vínculos con varias editoriales que publicitan allí sus catálogos o comparten sus bases de datos.

¿Se están generando amistades entre los usuarios? "Sí, hay muchas relaciones entre lectores de distintas ciudades o países que hablan el mismo idioma y que tienen los mismos gustos de lectura. Ya hay 20.000 reseñas, que muchos likean o comentan. También hay un chat por el que se comunican miles de usuarios diariamente", añade Tramutola.

Benditas listas

En base al registro de la red, de Argentina, por ejemplo, los autores más leídos en el resto del continente, además de Cortázar, Borges y Sabato, son Quino, Jorge Bucay, José Hernández, Adolfo Bioy Casares, Manuel Puig, Magalí Tajes y Ricardo Piglia.

¿Y si el lector quiere sumergirse en una historia solitaria que transcurra en una isla? Los usuarios de Alibrate dieron forma a un listado con las obras que consideran como las mejores propuestas narradas con estos paraísos naturales: Robinson Crusoe, de Daniel Defoe; La isla del tesoro, Robert Louis Stevenson; La invención de Morel, Adolfo Bioy Casares; El conde de Montecristo, Alejandro Dumas; o Jurassic Park, Michael Crichton, son algunas de las sugerencias. Entre otros sorprendentes criterios de agrupación para un estante de la biblioteca, está también el chart sobre relatos escritos desde el encierro de una cárcel. En ese rubro, los usuarios proponen El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, que Cervantes escribió privado de libertad; Mi lucha, de Adolf Hitler; De profundis, de Oscar Wilde; El largo camino hacia la libertad, de Nelson Mandela; o Justine o los infortunios de la virtud, del Marqués de Sade. Las historias postmortem, como París era una fiesta, de Ernest Hemingway también tienen ya su propio catálogo.

Ante la indecisión sobre qué nuevo libro comenzar a leer, detenerse en las reseñas de otros lectores con gustos afines puede servir de inspiración y en Alibrate ya prometen confeccionar un ranking sobre los principales títulos pendientes o de los más abandonados, una guía que definitivamente podría resultar de gran ayuda.

Algunas listas que llamarán la atención

10 libros con los mejores comienzos

1. Moby Dick, Herman Melville

2. Orgullo y prejuicio, Jane Austen

3. El arco iris de gravedad, Thomas Pynchon

4. Cien años de soledad, G. García Márquez

5. Lolita, Vladimir Nabokov

6. Ana Karenina, León Tolstoi

7. El ruido y la furia, William Faulkner

8. 1984, George Orwell

9. Historia de dos ciudades, Charles Dickens

10. El hombre invisible, Herbert George Wells

10 Libros más leídos por mujeres argentinas

1. El principito, Antoine Saint-Exupery

2. Cien años de soledad, G. García Márquez

3. Crónica de una muerte anunciada, G. García Márquez

4. La casa de los espíritus, Isabel Allende

5. El amor en los tiempos del cólera, G. García Márquez

6. La metamorfosis, Franz Kafka

7. El diario de Ana Frank, Ana Frank

8. Orgullo y prejuicio, Jane Austen

9. El código Da Vinci, Dan Brown

10. Harry Potter y la piedra filosofal, J. K. Rowling

10 libros escritos desde la cárcel

1. El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes

2. Mi lucha, Adolf Hitler

3. De profundis, Oscar Wilde

4. Cuadernos de la cárcel, Antonio Gramsci

5. El largo camino hacia la libertad, Nelson Mandela

6. Justine o los infortunios de la virtud, Marqués de Sade

7. El libro de las maravillas del mundo, Marco Polo

8. De los nombres de Cristo, Fray Luis de León

9. El diablo en la cruz, Ngugi Wa Thiongo

10. Cancionero y romancero de ausencias, Miguel Hernández

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.