Alfredo Ábalos: voz, filosofía y mensaje de chacarera

Gabriel Plaza
(0)
26 de septiembre de 2018  

Con solo escuchar la versión que grabó de "Zamba del ángel", de Ariel Petrocelli, se puede saber que Alfredo Ábalos fue uno de los más grandes intérpretes del folclore. Nació en San Fernando, pero fue Santiago del Estero el lugar que adoptó como su cuna musical, donde crio a sus hijos Martín, Santiago y Carolina y donde murió, a los 80 años, de una complicación cardíaca. Daba cátedra de buen gusto cuando interpretaba zambas y chacareras. Discos emblemáticos como Cuando de cantar se trata (1985), Con la conciencia tranquila (1993) y Una quimera más (2003) lo transformaron en un ícono. Su estilo sentencioso le dio la imagen de indomable: " No me gusta incomodar/ni conversar con cualquiera/y si alguno se aburriera/por culpa de lo que digo/ o se tapa los oídos o puede irse pa' fuera", cantaba en la "La doble sentenciosa". Ábalos fue un peleador existencialista y un filósofo que conocía a la perfección el sentimiento folclórico de su pueblo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.