Trump alude a un posible golpe y sanciona al círculo de Maduro

Dijo que el presidente venezolano podría ser "derrocado rápidamente" si los militares "decidieran hacerlo"; el Departamento del Tesoro castigó a la primera dama, entre otros
Dijo que el presidente venezolano podría ser "derrocado rápidamente" si los militares "decidieran hacerlo"; el Departamento del Tesoro castigó a la primera dama, entre otros Fuente: Archivo - Crédito: DPA
Daniel Lozano
(0)
26 de septiembre de 2018  

CARACAS.- Donald Trump acudió a la Asamblea General de las Naciones Unidas con un as bajo la manga, dispuesto a embestir con sanciones y acusaciones contra la revolución bolivariana 12 años después del histórico "aquí huele a azufre" entonado por Hugo Chávez contra George W. Bush .

"El régimen de Maduro podría ser derrocado rápidamente por los militares, si decidieran hacerlo. ¿No vio usted cómo salieron corriendo los militares a la primera bomba [durante el presunto intento de magnicidio del 4 de agosto]. Los marines no salen corriendo al oír una bomba, ellos correrían hacia ella", profetizó el mandatario, sentado junto al presidente colombiano, Iván Duque, y esgrimiendo de nuevo la posibilidad de una intervención militar.

La Casa Blanca había afinado previamente su puntería a través de sanciones contra el círculo del poder que rodea y protege a Maduro: su mujer, Cilia Flores, primera combatiente revolucionaria; la vicepresidenta Delcy Rodríguez y su hermano Jorge, el todopoderoso ministro de Comunicación, y el general Vladimir Padrino López, ministro de Defensa y encargado de la importación y distribución de alimentos y productos básicos.

Cuatro piezas centrales en el rompecabezas del poder bolivariano, en el que también figura en posición preferencial Diosdado Cabello, líder radical y actual presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Estados Unidos sancionó a quien considera su principal testaferro, incluido también en la lista de sancionados hecha pública ayer.

Con su paquete de sanciones entre las manos, Trump se sintió más fuerte para reclamar a sus aliados que se "unan al restablecimiento de la democracia en Venezuela ".

Un nuevo vendaval diplomático en medio de múltiples batallas: la riña de Venezuela con Colombia, Chile y México a costa de las acusaciones contra diplomáticos proferidas durante las confesiones de involucrados en el "atentado" de agosto; los ataques directos en la tribuna global de Nueva York de antiguos aliados, como el presidente ecuatoriano Lenín Moreno, que parafraseó al prócer cubano José Martí para subrayar que "cuando un pueblo emigra, sus gobernantes sobran" (ver aparte); la inminente denuncia hoy de la Argentina, Chile, Perú, Paraguay y Colombia ante la Corte Penal Internacional para que abra una investigación por delitos de lesa humanidad; incluso el altercado con el gobierno de Portugal tras la detención de una veintena de comerciantes lusos en Venezuela.

Un conflicto tras otro, a los que Caracas se enfrentó con su habitual arsenal: Maduro reclamó "un encuentro cara a cara con Trump", y su canciller, Jorge Arreaza, previno ante cualquier intervención militar porque "el ejemplo de Vietnam se quedaría corto". Mientras tanto, el ejército bolivariano se desplegaba en la frontera con Colombia, la misma que cruzan todos los días 50.000 personas en busca de alimentos, dinero o una vida nueva.

"Si ustedes quieren atacarme, ¡atáquenme a mí, pero no se metan con mi familia! El único delito de Cilia es ser mi esposa, y como no pueden con Maduro se van contra Cilia. Pero tampoco podrán con ella, porque es una mujer aguerrida, revolucionaria, combatiente, bolivariana y antiimperialista", reprochó el presidente al gobierno de Washington, y añadió que se trata de "una ofensa a la mujer venezolana y a la dignidad de las Fuerzas Armadas". Las sanciones de Washington suponen el bloqueo y reporte a la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) de las propiedades e intereses en Estados Unidos de los dirigentes revolucionarios señalados.

Se trata sin dudas de un golpe en el centro del poder político revolucionario, ya que Flores no solo es la primera dama, sino también la dirigente revolucionaria con más poder dentro de la rama civilista del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Los hermanos Rodríguez, a su vez, son la mano derecha y la izquierda del primer mandatario. La excanciller Delcy presidió la ANC hasta que fue nombrada número 2 del gobierno y Jorge es el principal mullidor de los diálogos con la oposición y el director de las campañas electorales del presidente.

El general Padrino López, junto a Cabello, es el encargado de mantener prietas las filas militares, donde el malestar reinante entre mandos medios y tropa ha provocado la persecución y la detención de casi un centenar de uniformados.

La lista de nuevos sancionados la completan el supuesto testaferro de Cabello, Rafael Sarría, y José Omar Paredes, piloto de la aeronave, valorada en 20 millones de dólares, que también fue confiscada ayer. "El Tesoro va a seguir imponiendo cargas financieras contra aquellos responsables del trágico declive de Venezuela y las redes y los testaferros que utilizan para esconder su riqueza ilícita", sentenció Steven Mnuchin.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.