Un amplio operativo de seguridad evitó la mayoría de los cortes de la izquierda

Hubo momentos de tensión, pero sin choques entre las fuerzas policiales y los manifestantes, que buscaban diferenciarse del paro general sin movilización decidido por la CGT
Hubo momentos de tensión, pero sin choques entre las fuerzas policiales y los manifestantes, que buscaban diferenciarse del paro general sin movilización decidido por la CGT Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Marcelo Veneranda
(0)
26 de septiembre de 2018  

Con un amplio despliegue de efectivos federales, el Ministerio de Seguridad logró desactivar ayer los cortes en los accesos de la Capital Federal planteados por partidos y gremios de izquierda, que buscaban manifestarse contra el acuerdo con el FMI y las políticas de Cambiemos con protestas activas y marchas, para diferenciarse del paro nacional "dominguero" -así lo definieron- decidido por la CGT.

Desde temprano, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich , advirtió que no se iban a permitir los bloqueos y piquetes. "La decisión es que no haya cortes. El objetivo es que la gente que quiera trabajar pueda hacerlo, más allá de los aprietes", señaló Bullrich.

"Hay una obstrucción permanente, todos los días hay una marcha, cuatro paros generales y los discursos que dicen que hay que sacar al Gobierno", agregó la ministra.

Desde muy temprano, un conjunto de manifestantes de las organizaciones y los gremios enrolados en el Frente de Izquierda y los Trabajadores accedieron al Puente Pueyrredón, que une la Capital con el partido de Avellaneda. Pero el corte terminó de concretarse cuando las fuerzas de seguridad impidieron a los manifestantes que siguieran avanzando.

Mediante un amplio operativo, que incluyó camiones hidrantes, la protesta se terminó desactivando luego de las 10 y el puente quedó liberado para el escaso tránsito de la mañana. En el lugar se encontraban los dirigentes Néstor Pitrola (Partido Obrero), Myrian Bregman y Nicolás del Caño (PTS), entre otros. La legisladora porteña denunció que recibió amenazas de muerte en su celular, similares a las que registró anteayer el diputado Del Caño.

"El paro fue monumental, el más importante de los cuatro contra el gobierno de Mauricio Macri . Lo que le faltó a este paro fue convertirse en un canal para las protestas de las masas, porque la burocracia sindical eligió contener y, así, seguir negociando sus propios beneficios con el Gobierno", señaló Pitrola.

En Panamericana, las fuerzas de seguridad frustraron temprano un intento por acceder a la autopista desde la ruta 197. Buena parte de esos manifestantes se trasladaron entonces hasta la avenida Henry Ford, donde los trabajadores de Kraft y otras empresas de la zona montaron una olla popular. La avenida Ford y el acceso a la colectora quedaron cortados.

"Ante los reclamos de los trabajadores y el paro general, la respuesta del Gobierno y la ministra Bullrich es la misma de siempre, represión. Quieren mostrar fuerza y muestran debilidad. Cada día que se queda este gobierno estamos peor, ¡Macri y el FMI se tienen que ir!", denunció desde esa manifestación Vilma Ripoll, dirigente del MST. En diálogo con LA NACION señaló que no hubo choque con las fuerzas de seguridad.

En simultáneo otro grupo de manifestantes del MST y el Nuevo Mas lograban cortar la autopista Buenos Aires-La Plata, en diagonal 74. Sin poder llegar al trazado del Acceso Oeste, lo mismo intentó otra movilización que se congregó frente al Hospital Posadas, en apoyo a los trabajadores despedidos.

Los únicos cortes que se mantuvieron pasado el mediodía fueron en Lomas de Zamora, en inmediaciones del Puente La Noria, y en el kilómetro 27 de la ruta 3, en La Matanza. En este caso, protagonizados por la Corriente Clasista y Combativa, Barrios de Pie y Movimiento Evita, entre otras organizaciones.

Dentro de la ciudad, un grupo menor, identificado en su mayoría con los reclamos de docentes universitarios, cortó parcialmente la rotonda del Obelisco, para luego ubicarse sobre las veredas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.