Suscriptor digital
srcset

Qué ver en teatro: Lorca en las trincheras de Madrid

Alejandro Lingenti
(0)
26 de septiembre de 2018  

Año 1983. Se cerraba en Argentina el largo y oscuro capítulo de la última dictadura militar y empezaba a aparecer la necesidad de recuperar el espacio público, después de unos cuantos años de silencio, terror y paranoia. En ese marco nació el Grupo de Teatro Catalinas Sur, que cumple 35 años de trayectoria y lo celebra con el reestreno de Lorca en las trincheras de Madrid, adaptación de Adhemar Bianchi de El retablillo de Don Cristóbal en la que actrices, actores, músicos y títeres reviven algunas de las más populares canciones de la época de la guerra civil española.

La directora de esta versión, programada en un momento en el que también se cumplen 120 años del nacimiento del gran poeta granadino, es Ximena Bianchi, hija de Adhemar (uno de los fundadores del Grupo Catalinas) y en permanente contacto con la actividad teatral desde su niñez.

En el nutrido elenco de la obra hay unos cuantos nietos de españoles exiliados en Argentina a causa de la guerra civil. "De alguna manera, ellos le transmitieron al resto del elenco esas historias familiares que, en muchos casos, también son las que llegaron a este barrio, La Boca, forjado en buena medida por inmigrantes", explica Bianchi, de 47 años. "Esos recuerdos transmitidos de generación en generación aportaron un costado muy personal, sensible y emotivo, que se percibe en la obra. Porque esa sensibilidad está cruzada con los datos históricos, que fueron fundamentales a la hora de construir los personajes de la obra y de dirigirlos para darles vida propia".

¿Es sencillo lograr en una obra la convivencia de dos lenguajes diferentes (títeres y actuación)? No siempre. Pero en este caso, señala la directora, el origen de la obra facilitó la tarea. "La obra original de Lorca fue escrita para títeres y pide ese lenguaje", sostiene. "Nuestros personajes actores toman parte del lenguaje de los títeres y adquieren muchas de sus formas. De ese modo, se produce una suerte de continuidad entre el lenguaje de los muñecos y el de los actores y las actrices. Y aunque en ese proceso se origina cierto contraste entre ambos lenguajes, la puesta en escena adquiere un condimento muy realista, que es fundamental para darle profundidad al espectáculo".

Más allá del dato estadístico del aniversario del nacimiento del poeta, fusilado por los falangistas en agosto de 1936, hay en Lorca en las trincheras de Madrid una resonancia que la conecta con la actualidad. Así lo entiende la directora: "Las heridas que dejó el franquismo, que son muchas, aún continúan abiertas. Basta ver la discusión que sigue en España sobre la cantidad de víctimas del franquismo y los esfuerzos de las asociaciones de víctimas por recuperar la memoria histórica y saber qué fue de sus antepasados. O las tensiones generadas en torno a la decisión de sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos, donde reposan los restos de más de 30.000 españoles que murieron durante la guerra civil", apunta.

Para Bianchi, Lorca fue sin duda un gran artista, un idealista comprometido, provocador y consecuente con su arte y su forma de pensar. Pero sobre todo, destaca: "Fue un artista popular, que pensó su arte dentro de un contexto social y político y lo hizo jugar un rol en el escenario de la vida". Ella prefiere rescatar ese perfil porque Lorca, lejos de lo que pueda pensarse a partir del prejuicio, no creó una obra hermética o elitista: "Su lenguaje trabaja en los resonadores de lo popular y, al mismo tiempo, tiene distintos niveles de entendimiento y un diálogo permanente con su época. Y hay temas que claramente trascienden las fechas del calendario. Por ejemplo, luchar por un mundo mejor".

Lorca en las trincheras de Madrid, dirigida por Ximena Bianchi. Viernes a las 22, en El Galpón de Catalinas, Benito Pérez Galdós 93, CABA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?