Ante la presión gremial, el PJ plantea sus objeciones

La oposición dice que "escucha" los reclamos sindicales, pero admite que no cambian el acuerdo político con la Casa Rosada
La oposición dice que "escucha" los reclamos sindicales, pero admite que no cambian el acuerdo político con la Casa Rosada Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Lucrecia Bullrich
(0)
26 de septiembre de 2018  • 12:33

Después de la presión gremial para que el Congreso no apruebe el "presupuesto del ajuste", los principales bloques opositores analizan introducir cambios en el debate parlamentario, aunque sin bloquear el proyecto.

Tanto la CGT como el moyanismo, las tres vertientes de la CTA y los movimientos sociales que protagonizaron el paro nacional de ayer y la masiva marcha a la Plaza de Mayo el lunes verbalizaron su reclamo para que la oposición no apoye el presupuesto 2019 que contiene el ajuste para alcanzar el déficit cero al que la Casa Rosada se comprometió con el Fondo Monetario.

Diputados del Bloque Justicialista y del Frente Renovador , que encabeza Sergio Massa , dijeron a LA NACION que "escuchan" a los gremios, que "están atentos" a sus demandas y que no votarán el presupuesto "a libro cerrado", pero también señalaron que quieren evitar dejar al Gobierno sin esa iniciativa.

"Es importante escuchar a todos los sectores. Pero nuestro trabajo va a ser el mismo. Creemos que el Gobierno tiene que tener presupuesto, lo que no significa que vayamos a votar [el presupuesto] a libro cerrado", dijo a LA NACION Marco Lavagna, diputado del Frente Renovador y vicepresidente segundo de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados.

Diego Bossio, diputado del Bloque Justicialista y segundo de la comisión, coincidió con Lavagna en que su bloque "escucha a todos" y sigue de cerca los planteos de los gremios. En la lista de interlocutores incluyó a los trabajadores, a los empresarios y al oficialismo. Y deslizó: "Falta mucho para emitir dictamen".

Lavagna advirtió que hay ejes del presupuesto con los que su bloque no está de acuerdo y los vinculó "más con la lógica del rumbo económico que con si en una partida hay 10 pesos más o 10 pesos menos". En ese cuestionamiento global al proyecto del Poder Ejecutivo coincidió con los gremios, que ayer exigieron al Gobierno, justamente un "cambio de rumbo económico".

El diputado del FR avanzó sobre los temas incluidos en el proyecto del Gobierno que más ruido generan en su bloque: la excesiva injerencia del Poder Ejecutivo en la reestructuración de la deuda, la posibilidad de utilizar fondos provenientes de créditos para afrontar gastos corrientes y cambios en el régimen de participación público-privada (PPP) que aumentaría la injerencia del Poder Ejecutivo en la definición de proyectos de obra, entre otros puntos. "El presupuesto va a salir, lo que no significa que vayamos a aprobar un ajuste impiadoso", concluyó el diputado.

Otro de los temas que están en la mira de la oposición, y que preocupa especialmente a la CGT, es el de las modificaciones al impuesto a las ganancias, contenido en el artículo 86 del proyecto de presupuesto.

El peronismo en el Senado dio señales de que el presupuesto se podría aprobar allí si se destraba la "gran negociación" que se dará en Diputados.

"Todo lo que tenga que acordarse va a acordarse en Diputados. Si [el presupuesto] sale en Diputados, es muy difícil que no salga en el Senado", dijo a LA NACION un integrante de la bancada que lidera Miguel Pichetto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.