Suscriptor digital

Cardales, la estrategia de Gallardo con buenos resultados: qué busca el DT con la reclusión en la previa del duelo ante Independiente

Crédito: Prensa River
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
26 de septiembre de 2018  • 18:28

Unión y aislamiento para descomprimir. Así, con simpleza, se podría responder la pregunta de por qué Marcelo Gallardo elige trasladar la concentración de su equipo a Cardales cada vez que debe afrontar un partido crucial. Lejos está de ser tan solo una cuestión de cábalas, suerte, coincidencias o magia. El entrenador de River utiliza la mayor cantidad de recursos posibles para que sus jugadores estén tranquilos, asimilen lo que viene con confianza y puedan rendir al máximo pese a la alta tensión de un duelo definitorio. Por eso, desde el domingo volverá a optar por trabajar lejos de Núñez o Ezeiza para preparar el duelo de vuelta de los cuartos final de la Copa Libertadores que se jugará el martes desde las 19.30 ante Independiente en el Monumental.

Previo al cruce copero, deberá visitar el viernes a las 21.15 a Lanús por la séptima fecha de la Superliga, tras el triunfo en el superclásico con Boca. El DT optará por un equipo alternativo y le dará descanso a los habituales titulares para guardar resto físico: sabe que, tras el 0-0 en Avellaneda, no debe dar ni un centímetro de ventaja en casa. Y ultimará todos los detalles del partido desde el domingo en el Hotel Sofitel La Reserva Cardales, ubicado en el Kilómetro 61 de la Ruta Panamericana N°9, un lugar que le sienta bien.

Hace un mes atrás, decidió concentrar allí a sus dirigidos de cara al juego de vuelta con Racing por los octavos de final de la Libertadores. Estuvieron desde el lunes 27 de agosto hasta el miércoles 29, día del partido, y el resultado fue favorable: un contundente 3-0 con una gran actuación en líneas generales. "Ante partidos de esta exigencia optamos por descomprimir, y para eso vamos a Cardales. La idea es pasarla bien, compartir, reírnos, generar esa unión de grupo que tan bien nos hace, que tanto tiempo viene perdurando y que queremos seguir alimentándola. Esa es la base de un equipo", explicó Gallardo en conferencia de prensa tras eliminar a la Academia.

El lujoso hotel, de cinco estrellas, tiene acceso a un lago donde se pueden realizar deportes acuáticos, campo de golf de 18 hoyos, canchas de fútbol y tenis, gimnasio, cuatro piletas y spa, entre otras actividades. Un espacio con calma y tranquilidad para trabajar, alejado del bullicio y que le permite fortalecer los vínculos del plantel, potenciar el estado anímico y mantener la cabeza enfocada en el objetivo.

Este año también repitió la fórmula en la previa de la Supercopa Argentina ante Boca en Mendoza: el lunes 12 y martes 13 de marzo practicaron y concentraron en Cardales, previo al viaje a tierras mendocinas. Un día después, el miércoles 14 de marzo, River logró el histórico triunfo 2-0 en la final ante el clásico rival y levantó el octavo título del ciclo del Muñeco.

Con la concentración que comenzará el domingo, ya son siete las veces que el entrenador millonario decidió apostar por la calma del hotel situado a 60 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Además de las tres del presente año, otra de las veces que lo eligió fue en septiembre del año pasado, tras perder 3-0 en Bolivia con Jorge Wilstermann, cuando su equipo necesitaba una victoria épica para clasificar a las semifinales de la Libertadores. Y lo consiguió con un contundente 8-0, en la recordada noche inspirada de Scocco, quien marcó cinco goles.

"Fuimos el martes a Cardales. Fue regenerativo. Hubo un campeonato de truco a la noche. Participamos todos. Fue un día para descomprimir. El miércoles nos pusimos en la cabeza la determinación. Algunas cosas uno las siente y se dan de esa manera", contó el DT tras aquella goleada en el Monumental. Y luego repitió el ritual, con otro éxito: se hospedó antes del 1-0 en el partido de ida con Lanús de las semifinales. Para la vuelta, no se hizo por una cuestión de distancias: hay más de 80 kilómetros entre Cardales y el estadio del Granate.

¿Cuál fue la primera vez? En junio de 2015, cuando realizó una pretemporada del 22 de aquel mes al 2 de julio, en la previa de las semifinales y la final de la Libertadores que terminó ganando con triunfos ante Guaraní de Paraguay (2-0 y 1-1) y Tigres de México (0-0 y 3-0). Ese mismo año, volvió a elegirlo para realizar una semana intensiva de entrenamientos del 16 al 21 de noviembre, antes del duelo de vuelta por la semifinal con Huracán de la Copa Sudamericana (empató 2-2 y fue eliminado tras perder 1-0 en la ida) y del Mundial de Clubes.

El próximo martes, River se jugará su gran ficha del año: el partido ante Independiente es el objetivo central de un equipo que, una vez más, tendrá que demostrar su templanza en un duelo a todo o nada. Y Gallardo repetirá una estrategia que siempre le aportará un plus a su plantel de cara a futuro, más allá de cualquier resultado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?