A 20 años de¿Dónde están los ladrones?: la historia llena de obstáculos del disco que transformó a Shakira

Tomás Balmaceda
(0)
29 de septiembre de 2018  • 00:44

Nadie, ni siquiera ella misma, lo sospechaba, pero cuando el 29 de septiembre de 1998 Shakira editó su cuarto álbum, ¿Dónde están los ladrones?, abrió el capítulo más exitoso de su carrera y dio pie a un fenómeno que terminaría con la consolidación de la música latina en uno de los públicos que más le había dado la espalda a los temas en español: los Estados Unidos. Sin embargo, fue una obra con una gestación tan ambiciosa como difícil, que estuvo a punto de naufragar varias veces.

Shakira Mebarak Ripoll nació en Barranquilla en 1977, en una familia de ascendencia libanesa. Según sus padres, ya siendo una niña se interesó en la lectura y la poesía. Tal es así que a los 7 años pidió de regalo de cumpleaños una máquina de escribir.

En su adolescencia comenzó a modelar, a estudiar teatro y a presentarse en pequeños festivales de su región con una guitarra. Gracias a la insistencia de una profesora, logró una audiencia con un productor en 1991 y firmó un contrato por tres álbumes.

Con 14 años lanzó su primer disco, titulado Magia, en donde incluyó composiciones propias con sonido dance pero fue un absoluto fracaso que sólo vendió 1000 copias. Pero esto no la detuvo y con su segundo disco, Peligro, logró llegar a Viña del Mar, en donde tampoco pudo triunfar. El éxito llegaría cuatro años más tarde con Pies descalzos, que incluía las canciones "Estoy aquí" y "¿Dónde estás corazón?"

Con estos temas, la morocha demostró que tenía lo necesario para poder llegar a una audiencia más grande, lo que animó a su compañía, Sony, a invertir en ella. Y entonces apostó por el productor del momento, Emilio Estefan, cuya misión era compleja y delicada: debía mantener el impulso rebelde y rockero de Pies descalzos pero fusionarlo con ritmos que pudieran sonar en las radios de todo el continente y agradar a un público más amplio que solamente los jóvenes.

Se sabía que Shakira no era como otros fenómenos latinos como Ricky Martin , Cristian Castro o Chayanne : ella escribía sus propias canciones, no hacía el clásico pop radial y no temía volverse autobiográfica e hipercrítica. Sin embargo, estaba encerrada en un sonido que no era lo suficientemente "for export" para las radios de fines de la década del 90.

Estefan fue el encargado de acercarle nuevas influencias, como las trompetas de mariachis en la genial "Ciega, Sordomuda" que abre la placa o el grunge que estaba tan de moda para la oscura balada "Inevitable", en donde la barranquillera vuelve a demostrar que es la mejor a la hora de cantar muchísimas palabras en poquísimos segundos.

Shakira "Ciega sordomuda" - Fuente: YouTube

4:27
Video

"Ciega, sordomuda es mi personalidad llevada a otras coordenadas geográficas. En este caso, Tijuana. Es la combinación de trompetas mexicanas con un loop completamente dance y el tremor de una guitarra eléctrica. Y todo con una letra pasada de drama", describiría.

Poder lograr la alquimia de estos distintos factores hizo dificultosa la elaboración del disco, que demoró casi nueve meses y que mantuvo insegura hasta el final a la misma Shakira, quien según el día amaba u odiaba los resultados finales. En más de una ocasión, confesó que pensó en dejar el proyecto.

Y es que no faltaron percances ni obstáculos. De hecho, la placa recibió su inusual nombre por uno de sus temas que compuso llena de odio cuando, al llegar de uno de sus muchos viajes a Miami, en el aeropuerto de Bogotá le robaron su valija con todas las composiciones y demos que tenía hasta ese momento.

Una tímida Shakira presenta "Dónde están los ladrones" - Fuente: YouTube

3:12
Video

" ¿Dónde están los ladrones? conserva los tres pilares de Pies descalzos: el dance, el pop y la balada. Y lo trabajamos muchísimo y por eso es un niño que tardó 9 meses en nacer y espero que crezca y se convierta en algo muy querido para la gente porque ya lo es para mí", le confesó Shakira a la prensa.

Por fortuna, el público se enamoró de inmediato de la placa, que tuvo un lanzamiento simultáneo e internacional con el mayor presupuesto para un artista latino ese año. Se calcula que ese 29 de septiembre se vendieron 300 mil copias físicas en todo el continente y que para fin de octubre ese número había crecido hasta rozar el millón.

Los críticos del momento, sin embargo, no se pusieron de inmediato a los pies de la cantante y compositora. Lo cierto es que, por ejemplo, "Ciega sordomuda" sonaba como una continuación de "Estoy aquí" y muchos temas parecían una mejora de ediciones anteriores. Pero había novedades, como "Ojos así" , el primer tema inspirado en sus orígenes árabes que la puso a practicar el baile del vientre ahora frente a todo el mundo.

Con una presencia arrolladora en los escenarios, el disco fue la excusa para que se presentara en cientos de ciudades de todo el continente, en donde dejaba con la boca abierta a la audiencia. En el 2000 se embarcó en un tour por muchas ciudades de América latina cerrando la gira en Buenos Aires, donde tuvo mucha repercusión y, por supuesto, también fue estrella invitada en nuestra televisión.

Shakira canta "Ojos así" en "La movida del verano" - Fuente: YouTube

4:00
Video

El disco, además, sirvió para que Shakira desembarcara en Estados Unidos de la mano de Estefan. Quizá porque no podían colocarla en la misma liga que los artistas latinos de ese momento, que se movían en sonidos tradicionales de cada uno de sus países, pronto fue comparada con Alanis Morissette y Joan Osborne.

Al año siguiente volvió a grabar casi todas las canciones de ese disco, a excepción de Que vuelvas, para un acústico en MTV. Shakira MTV Unplugged fue su primera placa en vivo y logró vender más de 5 millones de unidades en todo el globo.

En 2001 llegaría la consagración global absoluta con Servicio de Lavandería, con muchas canciones completamente en inglés y algunas en ambos idiomas ("Suerte" tuvo su doblaje como "Whenever, wherever" y "Te aviso, te anuncio" se tradujo como "Objection") que sin dudas apuntalaron su ingreso al mercado anglosajón. Por entonces estaba en pleno idilio con Antonio de la Rúa, y apareció con un cambio estético que impactó a sus fanáticos y que muchos vivieron como una tradición: el pelo totalmente rubio y un estilo "más yanqui". De hecho, junto con Ricky Martin fueron la punta de lanza de un fenómeno que llegó a su pico con "Despacito": música en castellano sonando en Estados Unidos por fuera de la comunidad latina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.